Trastornos mentales

Trastornos del estado de ánimo: qué son, síntomas, causas y tratamiento

Trastornos del estado de ánimo: qué son, síntomas, causas y tratamiento
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
14.6.2023

El trastorno del estado de ánimo es una de las afecciones psicológicas más frecuentes y, como el nombre indica, provoca alteraciones importantes en el estado de ánimo. 

Entre los más extendidos y conocidos se encuentra la depresión. En España, a mediados de 2020, había 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo, el 5,25% de la población mayor de 15 años de todo el país. 

En nuestro artículo hablaremos de los trastornos del estado de ánimo, qué son, cómo reconocerlos, y veremos si tienen cura. Empecemos por definir qué es un trastorno del estado de ánimo.

Trastornos del estado de ánimo: definición

Los trastornos del estado de ánimo afectan a las esferas emocional, cognitiva y conductual y se caracterizan por una alteración disfuncional y duradera del estado de ánimo, por lo que también se denominan trastornos del humor.

Esto lleva a experimentar, por ejemplo, tristeza profunda, apatía, irritabilidad o euforia. Estos estados suelen afectar negativamente a la vida diaria, complicando el trabajo, las relaciones y las actividades cotidianas. 

La clasificación DSM-5 de los trastornos del estado de ánimo incluye dos categorías principales: trastornos del estado de ánimo unipolares y bipolares. Además, existen trastornos menores del estado de ánimo, como por ejemplo:

Estos trastornos del humor se manifiestan con síntomas menos intensos que otros tipos de depresión, como la depresión mayor, y pueden aparecer en respuesta a acontecimientos vitales estresantes o en determinadas épocas, como en el caso de la depresión estacional (seguro que has escuchado hablar, por ejemplo, de la depresión otoñal y la depresión navideña).

Trastornos del estado de ánimo: cuáles son y sus características

Los trastornos del estado de ánimo unipolares se caracterizan por periodos de tristeza, falta de interés, baja autoestima y pérdida de energía que pueden durar semanas o meses, mientras que un trastorno bipolar se caracteriza por alternar episodios depresivos con otros episodios de tono maníaco o hipomaníaco. 

Una particularidad del trastorno bipolar del estado de ánimo son los ciclos rápidos. Se caracteriza por la presencia de cuatro o más episodios de depresión, manía, hipomanía o episodios mixtos en un año, que se alternan rápidamente y pueden ser muy intensos. A continuación, te dejamos una breve lista de trastornos del estado de ánimo bipolares y unipolares.

Trastornos del estado de ánimo unipolares:

  • trastorno depresivo mayor
  • trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo
  • trastorno depresivo persistente (distimia)
  • trastorno disfórico premenstrual

Trastornos bipolares del estado de ánimo:

  • trastorno bipolar I
  • trastorno bipolar II
  • trastorno ciclotímico (definido por su característico trastorno del estado de ánimo de ciclo rápido)
  • trastorno bipolar inducido por sustancias
  • trastorno bipolar y trastornos relacionados con otra especificación
  • trastorno del estado de ánimo no especificado.
cuales son los trastornos del estado de animo
Foto de Pixabay

Síntomas de los trastornos del estado de ánimo

Los trastornos del estado de ánimo unipolares pueden causar tristeza intensa, soledad, pérdida de interés, abulia, falta de energía, trastornos del sueño, cambios en el apetito, dificultades de concentración, astenia y disminución del deseo sexual

En el caso de los trastornos bipolares del estado de ánimo, los síntomas de la fase maníaca incluyen euforia, irritabilidad, comportamiento impulsivo, disminución del juicio y deterioro de las funciones cognitivas, aumento de la energía, insomnio y alta autoestima.

El comportamiento suicida es un riesgo grave asociado a los trastornos del humor y está vinculado principalmente a la fase depresiva. Es crucial subrayar que, aunque los trastornos del estado de ánimo y el suicidio pueden estar relacionados, no hay que olvidar que el suicidio es multifactorial.

Causas de los trastornos del estado de ánimo  

Pasemos ahora a la etiopatogenia de los trastornos del humor.

Los trastornos del estado de ánimo son complejos y multifactoriales, y en su desarrollo pueden influir diversas causas, entre ellas factores psicológicos (piénsese en el fenómeno de la indefensión aprendida), factores sociales, factores biológicos (como desequilibrios químicos en el cerebro) y predisposición genética. 

En algunos casos, ciertos trastornos endocrinos (relacionados con la tiroides) o neurológicos (como tumores o enfermedades degenerativas) pueden provocar un trastorno del estado de ánimo. 

Además de los componentes orgánicos, también cabe destacar las posibles causas iatrogénicas, es decir, las inducidas por sustancias o el uso de sustancias psicotrópicas. Los trastornos del humor también pueden estar vinculados a determinados acontecimientos vitales dolorosos, y surgir tras una pérdida o trauma, como un duelo complicado.

Correlación entre esquizofrenia y trastornos del estado de ánimo

Las personas con esquizofrenia pueden tener dificultades para expresar y percibir emociones, por lo que también manifiestan disfunciones emocionales. Además, en esta afección, las personas suelen experimentar un estado de ánimo negativo, que puede alterar de forma permanente y disfuncional su estado de ánimo. 

Algunos estudios han demostrado una fuerte correlación entre la esquizofrenia y el trastorno del estado de ánimo, caracterizados ambos por la presencia de psicosis. 

Sin embargo, la diferencia entre la psicosis en la esquizofrenia y los trastornos del estado de humor radica en que, mientras que en la esquizofrenia la psicosis es un síntoma central, en el trastorno del estado de ánimo generalmente sólo se manifiesta durante los episodios maníacos o depresivos.

Trastornos de ansiedad y del estado de ánimo

La comorbilidad entre los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo es frecuente, y se encuentran síntomas simultáneos de ansiedad y depresión en los pacientes. El trastorno de pánico presenta altas tasas de comorbilidad con el trastorno bipolar durante las fases depresivas. En estos casos, la persona puede sentirse incapacitada y experimentar un mayor miedo a perder el control o volverse loca. 

La coexistencia de trastornos de ansiedad, como el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno de ansiedad generalizada, y del estado de ánimo se asocia a una mayor gravedad del trastorno, con un empeoramiento tanto de la ansiedad como de los síntomas afectivos.

Trastornos del estado de ánimo y trastornos de la personalidad

El trastorno del estado de ánimo y los trastornos de la personalidad son dos categorías diferentes de trastornos psicológicos, pero a menudo se dan juntos y pueden influirse mutuamente. 

En particular, los trastornos de la personalidad suelen caracterizarse por percepciones distorsionadas de uno mismo y de los demás y por dificultades en las relaciones interpersonales, en las que el componente emocional desempeña un papel fundamental. 

Esto explica la correspondencia entre el trastorno del humor y los trastornos de la personalidad y por qué estos trastornos coexisten. Las personas con un trastorno del humor también pueden desarrollar trastornos de la personalidad debido a la influencia de la experiencia de determinados estados emocionales prolongados en la percepción de uno mismo y de los demás.

Trastornos del estado de ánimo y trastorno límite de la personalidad

En cuanto a la correlación entre trastorno del estado de ánimo y trastorno de la personalidad, el trastorno límite de la personalidad en particular puede relacionarse con el trastorno del humor, ya que una sintomatología típica de este trastorno son los frecuentes e intensos cambios de humor y emocionales, así como la dificultad para gestionar las propias emociones.

trastornos del humor
Foto de Pixabay

Trastornos del estado de ánimo y adicciones

El alcohol y el trastorno del estado de ánimo pueden estar frecuentemente relacionados. Los efectos de las drogas, sobre todo el abuso y la adicción a sustancias como el alcohol o el cannabis, tienen un impacto significativo en nuestro cerebro y el consumo continuado puede tener un efecto agravante en el estado de ánimo. 

En estos casos, los trastornos del humor se asocian con el control de los impulsos, la ansiedad y la irritabilidad. Hay personas que pueden reaccionar con sintomatología clásica de los trastornos del estado de ánimo debido a cambios externos, como ocurre con la meteorosensibilidad, una afección que hace que las personas sufran ansiedad y otros problemas psicológicos debido a los cambios climatológicos.

En ocasiones, las personas con trastornos del estado de ánimo pueden desarrollar comportamientos compulsivos o adictivos como mecanismos de afrontamiento, como puede ocurrir con la adicción al sexo, la oniomanía o adicción a las compras, etc. Estas condiciones pueden surgir como intentos de manejar la intensa inestabilidad emocional y el bajo estado de ánimo que caracterizan a estos trastornos.

Del mismo modo, la dependencia emocional también puede tener un impacto negativo en el estado de ánimo. Cuando las relaciones terminan, las personas con este tipo de adicción conductual pueden experimentar síntomas similares a los del síndrome de abstinencia, como estado de ánimo deprimido, ansiedad e insomnio. 

Trastornos del estado de ánimo y etapas de la vida

Los trastornos del estado de ánimo pueden aparecer en distintas etapas de la vida, con síntomas como irritabilidad, cambios de humor frecuentes, tristeza persistente y ansiedad. Veamos con más detalle los trastornos del humor según las distintas etapas de la vida.

Trastornos del estado de ánimo en la infancia

En la infancia, además de los síntomas enumerados anteriormente, puede haber una disminución del rendimiento escolar, aislamiento, síntomas psicosomáticos y conductas agresivas que se acompañan de cierta desregulación emocional. Los trastornos del comportamiento y del estado de ánimo, como el trastorno negativista desafiante, se asocian con frecuencia.  

Otra comorbilidad frecuente en la infancia es la existente entre el TDAH y el trastorno del estado de ánimo. Una evaluación precisa y oportuna, realizada por profesionales especialistas en psicología infantil , es importante para identificar la causa y el tratamiento adecuado, que en muchos casos debe involucrar también al entorno familiar del niño y otros contextos de vida.

Adolescentes y trastornos del humor

La adolescencia es una época de gran transición física y psicológica y una alteración del estado de ánimo puede verse influida por estos cambios, así como por las presiones sociales y los desafíos emocionales que los adolescentes enfrentan a diario  .

Los síntomas de un trastorno del estado de ánimo en la adolescencia pueden diferir de los de los adultos y pueden presentarse de manera diferente según el género. Parece que las niñas son más propensas a experimentar un trastorno del humor a través de síntomas como la ansiedad, cambios en el apetito, insatisfacción con el propio cuerpo y baja autoestima, mientras que los niños son más propensos a experimentar apatía, pérdida de placer e interés. 

Ancianos y trastornos del estado de ánimo

En la época de la vejez el trastorno del estado de ánimo puede estar relacionado con afecciones médicas como la demencia, los accidentes cerebrovasculares y la enfermedad de Parkinson. Además, la aparición de estos trastornos también puede verse influida por acontecimientos vitales estresantes, como la pérdida del cónyuge o la propia independencia.

trastorno del estado de animo según la etapa de la vida
Foto de Pixabay

Trastornos del estado de ánimo: tratamiento

¿Cómo se tratan los trastornos del humor? El tratamiento del trastorno del estado de ánimo puede incluir una combinación de fármacos y terapias psicológicas (un trabajo que involucre a la psicología y la psiquiatría), por lo tanto, hablamos de una intervención multidisciplinar. 

Las pruebas para diagnosticar los trastornos del estado de ánimo usualmente utilizadas incluyen diversos test de depresión y otros cuestionarios:

  • La escala de inventario de Beck (BDI), el cuestionario de autoevaluación de la depresión de Beck. 
  • La escala de calificación de depresión de Hamilton.
  • El Cuestionario de Trastornos del Estado de Ánimo (MDQ).

La pauta para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo sugiere un enfoque personalizado basado en la gravedad del trastorno, los síntomas específicos del paciente y los factores de riesgo asociados. 

Métodos de tratamiento de los trastornos del estado de ánimo

La terapia psiquiátrica para los trastornos del estado de ánimo implica el uso de psicofármacos como antidepresivos, estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos atípicos. Sin embargo, los medicamentos no son el único camino: la psicoterapia es sin duda una importante fuente de ayuda, especialmente si se lleva a cabo con un especialista en trastorno del estado de ánimo. 

La terapia online es una opción cada vez más popular para quienes quieren cuidar su salud mental de una forma flexible y accesible. Entre las técnicas para el tratamiento de los trastornos del humor, parece eficaz la terapia cognitivo-conductual (TCC).

La terapia cognitivo-conductual aplicada a los trastornos del estado de ánimo ayuda a identificar y cambiar los pensamientos y comportamientos disfuncionales que pueden contribuir a los síntomas del trastorno del estado de ánimo, particularmente en la depresión. 

Esta terapia se centra en los procesos cognitivos y conductuales para comprender y gestionar las emociones y, por ello, es especialmente eficaz en el tratamiento de los trastornos del humor.

Si necesitas experimentar tus emociones con más equilibrio, un psicólogo online de Buencoco puede ayudarte. Rellena nuestro cuestionario y empieza con nosotros tu camino hacia el bienestar emocional. 

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos