Ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada: una guía completa

Trastorno de ansiedad generalizada: una guía completa
logo-buencoco
Buencoco
Servicio de psicología online

Artículo revisado por nuestra redacción clínica

Publicado el
24/7/2023

La ansiedad es una respuesta natural del organismo que todos experimentamos ante situaciones estresantes o amenazantes. Sin embargo, para algunas personas, esta ansiedad se convierte en una presencia constante, una sombra que oscurece cada aspecto de su vida diaria y puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza.

Si sientes ansiedad todos los días o casi todos, si sufres un nerviosismo constante y tienes preocupaciones que te impiden desarrollar tu vida con normalidad es posible que estés experimentando un trastorno de ansiedad generalizada.

En este artículo, explicaremos qué significa vivir con ansiedad generalizada, cuáles son los síntomas y cómo se pueden manejar, cuáles son sus causas, cómo tratarla y qué podemos hacer para superar este problema psicológico y recuperar una vida plena y satisfactoria.

¿Qué es la ansiedad generalizada?

El concepto de ansiedad generalizada, como veremos a lo largo del artículo, puede utilizarse en diferentes situaciones o condiciones. Es importante saber qué significa trastorno de ansiedad generalizado o TAG por sus siglas, y cuál es la diferencia con respecto a lo que es ansiedad generalizada. 

Vamos a comenzar dando respuesta a algunas preguntas básicas, y después iremos profundizando.

El significado de ansiedad generalizada es simple: se refiere a un estado persistente de preocupación y ansiedad que es desproporcionado a la situación que lo provoca. En otras palabras, lo que significa experimentar un trastorno de ansiedad generalizada es vivir en un estado de preocupación constante, incluso cuando no hay una razón aparente para ello. Este tipo de ansiedad constante puede ser debilitante, y puede hacer que las tareas diarias se sientan abrumadoras. 

¿Cuál es la diferencia entre ansiedad y ansiedad generalizada? ¿Son lo mismo?

No, no son lo mismo. La ansiedad es una respuesta natural al estrés y las amenazas del entorno que todos experimentamos de vez en cuando. La ansiedad generalizada, por otro lado, es una condición persistente y a largo plazo en la que una persona se siente ansiosa la mayoría de los días durante al menos seis meses.

La definición de trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es la siguiente: trastorno de salud mental diagnosticado que se caracteriza por preocupaciones y ansiedades excesivas y constantes sobre varios aspectos de la vida, que son desproporcionadas en relación con el evento o situación que las desencadena.

Diferencia entre trastorno de ansiedad y trastorno de ansiedad generalizada

El término "trastorno de ansiedad" es un término general que abarca varios tipos de trastornos de salud mental caracterizados por ansiedad y miedo excesivos, como el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social y el trastorno de estrés postraumático. Por otro lado, el "trastorno de ansiedad generalizada" o TAG es un tipo específico de trastorno de ansiedad, tal y como hemos explicado en el apartado anterior.

Tener un trastorno generalizado de ansiedad significa vivir con un nivel de ansiedad constante y excesivo que interfiere con las actividades diarias y puede causar síntomas físicos. Es una condición que puede ser duradera y requiere tratamiento psicológico por parte de un profesional de la salud mental.

trastorno de ansiedad generalizada
Foto de A. Picalaqua(Pexels)

Trastorno de ansiedad generalizada DSM-5: criterios diagnósticos

¿Cómo saber si tengo trastorno de ansiedad generalizada? Para responder a esta pregunta, primero hay que identificar y realizar un diagnóstico de ansiedad generalizada. Y esto hay que hacerlo mirando a los criterios diagnósticos. 

Los profesionales de la salud mental utilizan una serie de criterios clínicos a la hora de realizar un diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada (TAG) basados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales o DSM-5, una herramienta ampliamente utilizada en el campo de la psicología y la psiquiatría.

Los criterios diagnósticos del DSM-5 para el trastorno de ansiedad generalizada incluyen: 

  • "Preocupación y ansiedad excesivas, que ocurren más días que no durante al menos 6 meses, sobre una serie de eventos o actividades.
  • La persona encuentra difícil controlar las preocupaciones.
  • La ansiedad y preocupación están asociadas con al menos tres de los siguientes seis síntomas (con al menos algunos síntomas presentes durante más días que no en los últimos 6 meses): inquietud o sensación de estar al borde, fatiga fácil, dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco, irritabilidad, tensión y dolor muscular, problemas de sueño.
  • La ansiedad, preocupación o síntomas físicos causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes de la vida del individuo.
  • La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a una condición médica, y no ocurre exclusivamente durante un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo.”

Si después de leer estos criterios diagnósticos te estás preguntando: “¿qué hacer si tengo ansiedad generalizada?”, lo mejor es que consultes con un profesional de la salud mental para estar seguro. Un psicólogo utilizará un test o una escala de trastorno de ansiedad generalizada (GAD-7) para medir la severidad de los síntomas y evaluar si realmente puede diagnosticarse un trastorno de ansiedad generalizada.

Es importante destacar que el diagnóstico diferencial del trastorno de ansiedad generalizada es esencial para diferenciar este trastorno de otras condiciones que también pueden presentar síntomas de ansiedad nerviosa.

Causas de la ansiedad generalizada

Es normal preguntarse qué causa la ansiedad generalizada y por qué se produce este trastorno mental. Las causas que provocan ansiedad generalizada pueden ser variadas y complejas, y pueden incluir factores genéticos, ambientales y psicológicos.

Al igual que con muchos otros trastornos de salud mental, no hay un único origen de la ansiedad generalizada o una sola causa que explique por qué algunas personas desarrollan este problema psicológico y otras no. Para entender por qué se produce la ansiedad generalizada tenemos que tener en cuenta una combinación de varios factores de riesgo

Por un lado, los factores genéticos son importantes para entender de dónde proviene la ansiedad generalizada. Si tienes un familiar cercano con ansiedad generalizada, puedes tener un mayor riesgo de desarrollar el trastorno. Ahora bien, tener un familiar con ansiedad generalizada no significa que automáticamente desarrollarás el trastorno.

Por otro lado, los factores ambientales, como el estrés crónico o un evento traumático, también son relevantes para entender por qué se produce la ansiedad generalizada. Algunas personas pueden ser más vulnerables a estos desencadenantes debido a su temperamento (que es más genético) o su personalidad (que incluye su historia de aprendizaje, las experiencias vividas, etc.)

Por último, los factores psicológicos y de desarrollo también pueden contribuir a la ansiedad generalizada. Por ejemplo, las personas que tienen una tendencia a ver el mundo y el futuro de manera negativa pueden ser más propensas a desarrollar ansiedad generalizada. Del mismo modo, las personas que han experimentado adversidades vitales o traumas infantiles pueden tener un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por ansiedad generalizada.

Síntomas de la ansiedad generalizada

En este apartado vamos a tratar de dar respuesta a estas preguntas:

  • ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando tienes ansiedad?
  • ¿Cómo se siente una persona con ansiedad generalizada?

Los síntomas de la ansiedad generalizada pueden ser variados, afectando tanto a la mente como al cuerpo. Aquí te proporcionamos una lista de los síntomas físicos de la ansiedad generalizada y de los síntomas psicológicos más comunes de este trastorno mental. Ten en cuenta que cada persona reacciona de una forma diferente y que los síntomas pueden variar en frecuencia e intensidad.

Ansiedad generalizada: síntomas físicos

  • Temblores: los temblores por ansiedad generalizada son un síntoma común de este trastorno, y pueden ser constantes o intermitentes.
  • Palpitaciones: puedes sentir que tu corazón late más rápido o más fuerte de lo normal.
  • Mareos: la ansiedad puede provocar sensaciones de mareo o desequilibrio y falta de aire.
  • Síntomas digestivos: náuseas, diarrea o malestar estomacal pueden ser síntomas de ansiedad generalizada.
  • Fatiga: a pesar de dormir bien, puedes sentirte constantemente cansado debido a la tensión muscular y al estrés que tu cuerpo experimenta.

Síntomas psicológicos de la ansiedad generalizada

  • Preocupación constante: puedes encontrarte preocupándote por cosas que la mayoría de la gente consideraría pequeñas o irrelevantes.
  • Dificultad para concentrarse: tu mente puede estar constantemente ocupada con preocupaciones, dificultando la concentración.
  • Problemas para dormir: tus preocupaciones pueden mantenerte despierto por la noche, provocando insomnio.
  • Inquietud o sensación de estar al límite: puedes sentirte constantemente "en alerta" o "nervioso". Esta inquietud puede hacer que te resulte difícil relajarte o estar tranquilo.
  • Irritabilidad: la ansiedad generalizada puede hacerte sentir más irritable o impaciente de lo normal. Puedes reaccionar de manera exagerada a situaciones que normalmente no te molestarían.

En ocasiones, estos síntomas pueden ser tan intensos que es lógico preguntarse cuánto tarda en desaparecer la ansiedad generalizada. En realidad, aunque es cierto que hay personas que conviven con esta ansiedad crónica, no se sabe cuánto dura la ansiedad generalizada porque depende de cada persona y del tratamiento que reciba. Eso sí, lo establecido como criterio clínico para poder hablar de ansiedad generalizada, tal y como hemos visto anteriormente, son seis meses.

Sea como fuere, insistimos en que es importante recordar que con el tratamiento adecuado es posible aprender a manejar estos síntomas y reducir su impacto en el día a día como veremos a continuación.

que es ansiedad generalizada
Foto de Mart Production (Pexels)

Ansiedad generalizada: tratamiento y cura 

Muchas personas se preguntan cómo tratar la ansiedad generalizada y si el trastorno de ansiedad generalizada se cura. En este sentido, cabe resaltar que aunque la ansiedad generalizada puede ser una condición duradera, con el tratamiento adecuado es completamente posible manejar los síntomas y recuperar una vida normal y saludable. Así que sí, la ansiedad generalizada se cura y hay esperanza. 

El tratamiento para la ansiedad generalizada puede incluir terapia, medicación, o una combinación de ambos. La elección del tratamiento de la ansiedad generalizada depende de la gravedad de los síntomas y de la preferencia del individuo. 

Vamos a ver cuáles son los dos posibles enfoques que se utilizan como tratamiento para la ansiedad generalizada: 

Psicoterapia para la ansiedad generalizada

El tratamiento psicológico para la ansiedad generalizada más habitual es la psicoterapia. La terapia cognitivo-conductual, en particular, ha demostrado ser la terapia para la ansiedad generalizada más efectiva. Esta intervención se centra en ayudar a las personas a identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos que pueden contribuir a su ansiedad. La terapia también puede incluir técnicas para la ansiedad generalizada que incluyen ejercicios de relajación y atención plena o mindfulness.

Medicamentos para el trastorno de ansiedad generalizada

El tratamiento farmacológico para la ansiedad generalizada puede incluir el uso de antidepresivos, benzodiazepinas y betabloqueantes. Estos medicamentos para la ansiedad generalizada pueden ayudar a reducir los síntomas más graves. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos fármacos pueden tener efectos secundarios y riesgos, y deben ser utilizados bajo la supervisión de un profesional de la salud. 

Con todo, hay que dejar claro que los medicamentos por sí solos no solucionan de raíz el problema y son solo una forma de aliviar temporalmente síntomas que pueden ser excesivamente intrusivos e inhabilitantes. Normalmente, se utilizan en combinación con psicoterapia, que es lo que realmente funciona para aprender a regular la ansiedad y tratar el trastorno de ansiedad generalizada.

tratamiento ansiedad generalizada
Foto de Karolina Grabowska (Pexels)

Cómo superar la ansiedad generalizada: consejos y ejercicios

Superar la ansiedad generalizada puede parecer difícil, pero hay varias técnicas y estrategias que puedes implementar en tu vida diaria para ayudarte a manejar los síntomas. Aquí te proporcionamos algunos consejos para saber cómo superar el trastorno de ansiedad generalizada.

Primero, la práctica regular de la atención plena o mindfulness para ansiedad generalizada puede ser muy beneficiosa. La atención plena implica centrarse en el presente, aceptando tus pensamientos y emociones tal como son, sin juzgarlos. Puedes practicar la atención plena a través de la meditación, la respiración consciente o simplemente prestando atención a las actividades cotidianas.

La actividad física moderada, el yoga y los ejercicios de respiración también pueden ser una herramienta útil para calmar la ansiedad. Cuando sientas esa ansiedad anticipatoria, intenta hacer respiraciones profundas y lentas, concentrándote en exhalar el aire completamente antes de inhalar de nuevo. Este ejercicio tan simple puede ayudarte a reducir los síntomas de ansiedad. Además, mantener un estilo de vida saludable también es importante para manejar la ansiedad generalizada. Esto incluye mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente y asegurarte de dormir lo suficiente. 

Otra buena manera de saber cómo trabajar la ansiedad generalizada es informarse a través de guías, manuales y libros que traten casos de ansiedad generalizada. Por ejemplo, “El fin de la ansiedad: el mensaje que cambiará tu vida” de Gio Harari, que muestra recomendaciones y consejos sobre cómo superar la ansiedad generalizada sin medicamentos; o “Ansiedad generalizada" de José María Prados, un manual que realiza una síntesis del conocimiento acumulado hasta ahora sobre este trastorno mental. 

Comorbilidades: cuando el TAG se junta con otros trastornos

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es el trastorno de ansiedad más común, pero no existe en un vacío. A menudo, puede coexistir con otros trastornos mentales, un fenómeno conocido como comorbilidad. Esto puede complicar el diagnóstico y el tratamiento, ya que los diferentes trastornos pueden influir entre sí y exacerbar los síntomas. 

En este apartado, exploraremos algunas de las comorbilidades más comunes con el trastorno de ansiedad generalizada.

Trastorno de ansiedad generalizada y TOC

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por pensamientos intrusivos y recurrentes (obsesiones) y comportamientos repetitivos (compulsiones). Existe una notable comorbilidad entre el TOC y el trastorno de ansiedad generalizada. Ambos trastornos implican un alto nivel de ansiedad, y es común que una persona que sufre de uno pueda experimentar síntomas del otro.

Las obsesiones en el TOC a menudo crean un ciclo de ansiedad. Por ejemplo, una persona puede tener pensamientos intrusivos sobre la posibilidad de que ocurra un evento catastrófico. Estos pensamientos pueden generar niveles altos de ansiedad, que luego la persona intenta aliviar a través de comportamientos compulsivos. 

Sin embargo, estos comportamientos solo proporcionan un alivio temporal, y la ansiedad vuelve una vez que el comportamiento compulsivo ha terminado. Este ciclo puede ser similar a la preocupación constante y la tensión que experimentan las personas con trastorno de ansiedad generalizada.

Hipocondría y ansiedad generalizada

La hipocondría, ahora conocida en términos clínicos como trastorno de ansiedad por enfermedad, es una condición en la que una persona está excesivamente preocupada por tener una enfermedad grave, a pesar de tener poca o ninguna evidencia médica para apoyar esta creencia. Esta preocupación persistente y a menudo irracional por la salud puede tener muchas similitudes con el trastorno de ansiedad generalizada. 

El tratamiento psicológico de la hipocondría y la ansiedad generalizada comparten algunas técnicas e intervenciones, como puede ser el caso de la técnica de exposición, por ejemplo. Sin embargo, a diferencia de la ansiedad generalizada, en la hipocondría la ansiedad está específicamente centrada en la salud. 

Trastorno de ansiedad generalizada y depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por sentimientos persistentes de tristeza, pérdida de interés en actividades que solían ser placenteras, y una disminución de la capacidad para funcionar en la vida diaria. Puede existir comorbilidad entre la depresión y el trastorno de ansiedad generalizada. De hecho, muchas personas que sufren de ansiedad generalizada también pueden experimentar episodios de depresión.

La ansiedad y la depresión comparten varias características, incluyendo la dificultad para concentrarse, la fatiga y los problemas de sueño. Sin embargo, también hay diferencias importantes. Mientras que la ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación constante y excesiva, la depresión se caracteriza más por sentimientos de tristeza, desesperanza y falta de energía.

Trastorno de pánico y ansiedad generalizada

El trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por ataques de pánico recurrentes e inesperados. Estos ataques de pánico pueden ser aterradores, con síntomas que incluyen palpitaciones, sudoración, temblores, dificultad para respirar y un miedo a perder el control o de morir

El trastorno de pánico y la ansiedad generalizada pueden coexistir, ya que ambos trastornos implican altos niveles de ansiedad. Hay personas que pueden sufrir trastorno de ansiedad generalizada con ataques de pánico, una comorbilidad especialmente difícil de tratar, dado que los síntomas se solapan y potencian entre sí. Ahora bien, ambos trastornos se manifiestan de diferentes maneras. Mientras que la ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación constante y excesiva, el trastorno de pánico se caracteriza por episodios intensos y agudos de ansiedad. 

Fobia social y ansiedad generalizada

La fobia social, también conocida como trastorno de ansiedad social, es un trastorno que se caracteriza por un miedo intenso a las situaciones sociales debido al temor de ser humillado o juzgado. Este miedo puede ser tan abrumador que puede llevar a evitar situaciones sociales por completo. En algunas personas, la ansiedad puede ir más allá de temor a las situaciones sociales y causar miedo a todo, en este caso hablaríamos de panofobia.

Aunque es cierto que puede haber comorbilidad entre la fobia social y el trastorno de ansiedad generalizada, ya que ambos trastornos implican un alto nivel de ansiedad, el hecho es que se manifiestan de diferentes maneras. Mientras que la ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación constante y excesiva sobre una variedad de temas, la fobia social se centra específicamente en la ansiedad en torno a las interacciones sociales.

Trastorno de ansiedad generalizada y embarazo

El embarazo es un período de cambios físicos y emocionales significativos. Aunque es un momento de alegría y expectativa para muchas mujeres, también puede ser un tiempo de estrés y ansiedad. De hecho, algunas mujeres pueden experimentar un aumento en los síntomas de ansiedad durante el embarazo, como también puede ocurrir durante la menstruación o la menopausia, por ejemplo.

Obviamente, el embarazo no es una enfermedad mental, pero puede ser un desencadenante para ciertas condiciones de salud mental, incluyendo la ansiedad generalizada o la tocofobia. Los cambios hormonales, las preocupaciones sobre la salud del bebé, y los cambios en el estilo de vida y las relaciones pueden contribuir a la ansiedad en el embarazo.

¿Cómo ayudar a una persona con ansiedad generalizada?

En ocasiones, no es sencillo saber cómo calmar la ansiedad de una persona que está lidiando con un trastorno de ansiedad generalizada. Si conoces a un familiar, amigo o conocido que sufra este problema es importante que te muestres receptivo, especialmente en los momentos más difíciles, y que actúes con empatía. A veces, el simple hecho de estar presente y acompañar puede ser suficiente para que la persona que está sufriendo este problema se sienta mejor.

Aportar testimonios de personas con trastorno de ansiedad generalizada también puede ser una fuente valiosa de comprensión y motivación. Estas historias personales a menudo revelan cómo es vivir con ansiedad generalizada y cómo se comporta una persona con ansiedad generalizada cuando tiene que convivir con problemas como las preocupaciones constantes, la ansiedad, la fatiga, etc. 

Este tipo de ejemplos también pueden mostrar la esperanza y la resiliencia para superar este trastorno y salir adelante y nos ayudan a entender cómo tratar a una persona con ansiedad generalizada. En este sentido, pueden ser un buen espejo en el que mirarse para seguir motivado en la lucha por recuperarse de la ansiedad generalizada.

Asimismo, si la persona ha tenido que dejar temporalmente su trabajo por una baja por trastorno de ansiedad generalizada, puede ser de ayuda dedicar un tiempo a compartir con ella actividades de ocio y otras experiencias, de modo que la persona no esté completamente inactiva ni se aísle en casa.

Para terminar, recordarte que nuestro equipo de psicólogos y psicólogas está disponible para ayudarte a ti o a cualquier persona que sufra trastorno de ansiedad generalizada a superarlo. Solo tienes que rellenar este cuestionario personalizado con el que estudiaremos a fondo tu caso para conocerte mejor y poder diseñar un tratamiento personalizado.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Conociendo la psicología positiva

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

Cada cuánto ir al psicólogo y cuántas sesiones de psicología son necesarias

lee todos los artículos