Trastornos mentales

Trastorno negativista desafiante en la infancia

Trastorno negativista desafiante en la infancia
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
1.2.2023

En casa, en el colegio, en la cola del supermercado…cada vez que tu hijo o hija coge una pataleta, grita, se tira al suelo y te desafía -bien alejándose de ti o bien continuando con aquello que le has pedido mil veces que no hiciera- es normal que te preguntes qué hacer para que pare de una vez y haga caso.

Como padres y madres, docentes, personas educadoras y familiares, muchas veces nos preguntamos de qué manera es mejor actuar ante ese comportamiento "oposicionista desafiante”: “¿Hay que regañar? ¿Castigar? ¿Mostrar indiferencia? ¿Quitarle su actividad favorita?”. 

A veces, sabemos cómo intervenir de manera funcional en la educación de los hijos e hijas. Otras veces, sin embargo, no lo tenemos tan claro y fallamos. Esto es más frecuente cuando se trata de niños y niñas oposicionistas desafiantes, lo cual provoca sentimientos de frustración y una sensación de ineficacia ya que, tras la enésima intervención, seguimos sufriendo su negativa a seguir nuestras peticiones. 

‍Hoy hablamos del trastorno oposicionista desafiante o trastorno negativista desafiante infantil.

Trastorno negativista desafiante: qué es

No es raro sentir las miradas de reproche de la gente o incluso los juicios: "¿Pero cómo dejas que te tome el pelo de esa manera?", "No tienes mano firme, a mis hijos nunca les he permitido algo así", “No tienes suficiente experiencia, lo que deberías hacer es…”.  

A veces, las rabietas durante la infancia se confunden con los síntomas de un trastorno del comportamiento como es el trastorno oposicionista desafiante. Bien, aclaramos que no siempre que un niño o niña se comporta mal responde a un trastorno negativista desafiante o a que sea un hijo problemático. Durante la infancia se puede ser más dócil o menos. Abordar el problema de forma superficial y colocar etiquetas a quienes no son de buenas a primeras obedientes puede ser perjudicial para el correcto desarrollo del niño o niña.  

trastorno oposicionista desafiante
Foto de Pexels

Definición de trastorno oposicionista desafiante

En el DSM-5 (el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) el trastorno de oposición desafiante se clasifica dentro de los “trastornos del comportamiento disruptivo del control de los impulsos y de la conducta”. Es decir, se incluye en aquellos trastornos psicológicos que generalmente describen dificultades conductuales y emocionales, y se caracterizan por una tendencia a vulnerar los derechos de los demás y oponerse a normas o figuras representativas de autoridad en su entorno. 

El rasgo peculiar que presenta el trastorno de oposición desafiante es una tendencia recurrente a implementar comportamientos "de oposición". Una niña o niño oposicionista demuestra síntomas fácilmente reconocibles. Por ejemplo: 

  • provocaciones;
  • desobediencia;
  • hostilidad hacia la autoridad.

El trastorno negativista desafiante solo se diagnostica en la infancia, no en la edad adulta. De no ser bien tratado, en la edad adulta, la persona puede sufrir trastorno de personalidad antisocial. Las personas con este trastorno también tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos emocionales, como síntomas de depresión, ansiedad en la adolescencia, o tender al abuso de sustancias.

Diferencia entre el trastorno negativista desafiante y el trastorno de conducta

El trastorno de conducta se define como una violación sistemática de los derechos de los demás, que puede manifestarse en conductas agresivas hacia personas o animales, actos de vandalismo, peleas, robos y abandono escolar. En el trastorno negativista desafiante, la conducta de oposición no es tan grave, pero existen dificultades en la regulación emocional, que no están incluidas en el trastorno de conducta.

TDAH y trastorno negativista desafiante

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad y el trastorno de oposición desafiante son a menudo trastornos comórbidos. La niña o niño hiperactivo y oposicionista, manifiesta conductas de incumplimiento de las normas de las personas adultas de forma generalizada y no solo en situaciones en las que, por ejemplo, se les pide permanecer quietas o quietos más tiempo del que son capaces de soportar. 

Trastorno oposicionista desafiante y autismo

El trastorno del espectro autista se caracteriza por déficits persistentes en la comunicación y la interacción social, además de comportamientos e intereses restringidos, repetitivos y estereotipados. El trastorno del espectro autista también se puede diagnosticar como comórbido con el trastorno negativista desafiante, cuando se cumplen los criterios para ambos.  

niños oposicionistas
Foto de Pexels

Niñas y niños oposicionistas 

Quienes sufren trastorno oposicionista desafiante presentan un estado de ánimo colérico e irritable: 

  • A menudo, expresan emociones como la ira y la rabia.
  • Son a menudo susceptibles o fácilmente irritables ;
  • De manera frecuente están enojados y resentidos.

El carácter de oposición en la infancia también se manifiesta en el comportamiento argumentativo y provocador:

  • Discute con frecuencia con quienes tienen autoridad.
  • A menudo, desafían o se niegan a cumplir con las solicitudes o reglas dictadas por quienes tienen el mando.
  • Con frecuencia, irritan deliberadamente a los demás.
  • Culpan a otros por sus errores o mal comportamiento.

El trastorno oposicionista desafiante en la infancia también tiene la característica de un cierto grado de venganza. Estos niños y niñas suelen ser rencorosos y vengativos, al igual que quienes tienen el síndrome del emperador.

Causas del trastorno negativista desafiante

No existe una única causa que explique el origen del trastorno, pero podemos identificar múltiples factores de riesgo que pueden favorecer la aparición del trastorno durante el desarrollo psicológico del individuo. El desarrollo de desviaciones de comportamiento en la infancia y la adolescencia puede estar determinado por algunos factores importantes en el entorno en el que crecen:

  • Condiciones familiares hostiles caracterizadas, por ejemplo, por falta de atención, peleas entre los progenitores, estilos educativos contradictorios o inconsistentes, un estilo de crianza rígido, violencia verbal, física o psicológica, y abandono.
  • Condiciones exageradamente permisivas en las que los niños y niñas nunca experimentan límites. 

En ambos casos, el trastorno de oposición desafiante, ya sea durante la infancia o la adolescencia, está causado por alguna de estas razones: 

  • Mediante el modelo, es decir, la imitación del comportamiento.
  • Desde la ausencia de reglas funcionales hasta el desarrollo de conductas socialmente aceptadas.

En este escenario, la niña o el niño se siente autorizado a utilizar modalidades conductuales problemáticas dentro y fuera de la familia.

trastorno de oposición desafiante
Foto de Pexels

Trastorno negativista desafiante y educación familiar

La función de la relación progenitores-hijos/as tiene un doble propósito: 

  • La protección que tiene la persona adulta hacia el recién nacido que se encuentra en el punto álgido de su vulnerabilidad.
  • Organizar el funcionamiento cerebral del niño o niña mediante la creación de un ambiente sano donde sea posible desarrollar habilidades de autocontrol a partir de aquellas representaciones mentales que los niños construyen según sus padres.

El uso por parte de las personas cuidadoras de una influencia positiva y la reducción del uso de modelos educativos basados en la amenaza, la presión, los comentarios negativos y la ira, aumentan la probabilidad de que durante la infancia se pueda manifestar un sentimiento de culpa, que es un factor de protección hacia la autolimitación de la agresión. 

Las niñas y niños que han tenido experiencias de apego incapaces de establecer "un sentido interiorizado del otro" no han adquirido esos modelos operativos internos que les permiten desarrollar habilidades de mentalización, lo que les lleva a desarrollar insensibilidad y falta de comprensión de sus propios estados emocionales y de los de los demás. 

Trastorno negativista desafiante: estrategias de intervención

¿Qué hacer si estás ante una niña o niño con trastorno oposicionista desafiante? Te habrás dado cuenta de que la mayoría de los síntomas conductuales enumerados hasta ahora forman parte de los problemas que tratas de afrontar y superar día a día con gran dificultad, como por ejemplo, manejar la frustración en niños y niñas y sus ataques de ira frecuentes. 

Existen varias estrategias para lidiar con quienes tienen trastorno oposicionista desafiante, pero ante todo, es importante prepararse para recibir ayuda de profesionales con experiencia en el tratamiento de este trastorno que provoca conflictos familiares.

Para empezar, es importante ser consciente de que existe la dificultad, sin por ello sentirse  mal padre, mala madre o docente incompetente. El papel de un profesional de la psicología puede ser decisivo para hacer un análisis de los puntos fuertes y débiles de cada uno, lo que permite centrarse en poco tiempo en lo que hay que hacer para restablecer una intervención útil y satisfactoria. 

Cómo lidiar con niños y niñas con trastorno negativista desafiante con la ayuda de la terapia

¿Se puede curar el trastorno negativista desafiante? Empecemos diciendo que el manejo de niños y niñas oposicionistas desafiantes no es nada sencillo y que un experto en la materia puede ayudar. Un neuropsiquiatra infantil, un psicólogo o un psicoterapeuta experto en la edad evolutiva son figuras que pueden hacer una evaluación precisa del caso. 

De qué se trata la evaluación:

  • Una investigación anamnésica que incluye antecedentes de síntomas y alteraciones del comportamiento dentro del hogar, composición familiar y condiciones de vida, eventos importantes en la vida del niño o niña, embarazo y parto, desarrollo de la primera infancia, evolución de las relaciones con el medio ambiente.
  • Administración de pruebas psicológicas como cuestionarios y escalas de calificación.
  • Entrevistas dirigidas al niño o niña para ayudar a comprender el desarrollo de sus capacidades cognitivas y lingüísticas y su estado emocional.
  • Entrevistas dirigidas a docentes para comprender el funcionamiento del niño o niña en contextos de vida distintos al doméstico, y evaluar estrategias didácticas para el manejo del trastorno oposicionista desafiante.
  • Entrevistas dirigidas a los progenitores para comprender los modelos educativos y las habilidades parentales presentes en la relación con el niño o niña.

En cualquier caso, una intervención múltiple, en la que participen tanto el niño o niña como la familia y la escuela, es la que tiene más probabilidades de éxito. 

trastorno negativista desafiante que hacer
Foto de Pexels

La formación de los progenitores y el diagnóstico del trastorno negativista desafiante

Las intervenciones dirigidas a los padres que gestionan el trastorno de oposición desafiante se denominan entrenamiento de padres. Su objetivo es promover una mejora de las habilidades de gestión educativa de niños, niñas o adolescentes y de las interacciones dentro de la unidad familiar.

Este modelo operativo posibilita modificar el estilo relacional padre-hijo en el entorno familiar, y permite a los padres adquirir ciertas técnicas para comprender cómo tratar a un niño o niña oposicionista y gestionar su comportamiento provocador y destructivo.

Trastorno oposicionista desafiante en la escuela

El trastorno de oposición desafiante y los problemas de conducta en el aula pueden ser abordados mediante un plan que incluya:

  • Comprender la percepción del niño o niña sobre las reglas y las personas al mando.
  • Fomentar la confianza mediante la comunicación visual y la escucha activa.
  • Reconocer y premiar las conductas esperadas e ignorar las inadecuadas.
  • Recompensar los comportamientos adecuados en lugar de usar el castigo ante comportamientos indeseados.

‍Cómo tratar con niñas y niños opositores: algunos consejos útiles

Cuando te enfrentas al trastorno negativista desafiante, saber cómo comportarse es difícil, pero hay algunas acciones útiles a tener en cuenta :

  • Preguntar sobre los pensamientos que generaron ese comportamiento: "¿Qué se te ha pasado por la cabeza?".
  • Prestar ayuda para resolver el problema: "¿Cuáles son las posibles soluciones?", "¿Cuál es la más ventajosa?".

Aumentar la capacidad del niño o niña para resolver problemas fomenta la mejora de sus habilidades sociales y le permite pensar antes de actuar, sin dejarse llevar por el instinto de comportamiento dictado por la emoción sentida en una situación concreta.

  • Ayudar a identificar comportamientos funcionales alternativos al comportamiento de oposición.
  • Hablar de emociones: "¿Cómo te sentiste?", "¿Qué emociones sentiste?" Ayuda a desarrollar su inteligencia emocional, sé tú un modelo a seguir, habla de cómo te sientes cuando te enfrentas a un problema o qué sentiste cuando no lograste sacar de tu hijo o hija el comportamiento deseado.

Saber manejar el trastorno negativista desafiante no es algo sencillo. Sin embargo, es crucial que, al tratar de corregir comportamientos inapropiados, se haga saber a la niña o niño que se rechaza solo su conducta no su persona. Además, es importante evitar etiquetas negativas que puedan dañar su autoestima. Si como padre o madre necesitas ayuda con la crianza y el comportamiento infantil, un psicólogo online Buencoco puede ayudarte.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos