Crecimiento personal

¿Qué es la escucha activa? 10 beneficios de practicarla

¿Qué es la escucha activa? 10 beneficios de practicarla
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
11.9.2023

En el ámbito de la psicología y la comunicación, la escucha activa no es solo una técnica, sino una habilidad fundamental que ha demostrado ser crucial para establecer y mantener relaciones interpersonales saludables, efectivas y enriquecedoras.

Pero, ¿en qué consiste realmente escuchar activamente? ¿Cómo se diferencia de la simple acción de oír? Y más importante aún, ¿cómo podemos integrar y cultivar esta habilidad en nuestro día a día para mejorar nuestras interacciones con los demás?

A lo largo de este artículo, abordaremos estas cuestiones y profundizaremos en el desarrollo de la escucha activa. Exploraremos sus características esenciales, las ventajas que ofrece al ponerla en práctica y presentaremos una serie de dinámicas y ejercicios diseñados para fortalecer y perfeccionar esta valiosa técnica comunicativa.

Escucha activa: definición

Si has decidido leer este artículo, probablemente te estés preguntando: ¿qué es la escucha activa? Para entender en qué consiste la escucha activa (o escucha atenta), es necesario considerar tres componentes clave: atención plena, suspensión del juicio y empatía.

En esencia, la escucha activa, o "active listening" en inglés, se refiere a la capacidad de escuchar con total atención y empatía, entendiendo y asimilando el mensaje del interlocutor sin prejuicios. Implica escuchar no solo con los oídos, sino, metafóricamente hablando, con el corazón y la mente.

Como puedes apreciar, el significado de la escucha activa va más allá del simplemente oír. Es un compromiso total con quien habla, que no solo implica captar sus palabras, sino también entender el mensaje, las emociones y las intenciones que subyacen. Escuchar activamente es estar plenamente presente en la conversación, evitando distracciones y prejuicios, y centrando toda nuestra atención en el interlocutor.

La escucha activa tiene el potencial de transformar nuestras interacciones y relaciones de forma significativa. Sin embargo, como cualquier habilidad, requiere práctica y dedicación. La buena noticia es que la capacidad de escuchar se puede mejorar con entrenamiento y práctica constante. ¡Sigue leyendo para profundizar en el concepto de escucha activa y descubrir cómo aplicarla en tu vida!

Características de la escucha activa

La escucha activa, también conocida como active listening, es un pilar fundamental de la comunicación. Esta última se refiere a un proceso de intercambio de información en el que ambas partes participan de forma activa, escuchando y respondiendo de manera intencionada y reflexiva.

Ahora bien, ¿qué características tiene una persona que sabe escuchar? A menudo, creemos que somos "buenos oyentes", pero ser un buen oyente no es lo mismo que ser un buen "escuchante". Escuchar de manera activa implica una serie de habilidades y actitudes que deben ser cultivadas.

A continuación, detallamos las principales características de la escucha activa:

  • Atención plena: una de las características de la escucha activa más destacadas es la capacidad de prestar atención completa al hablante, evitando distracciones y enfocando toda nuestra concentración en el mensaje.
  • Empatía: escuchar activamente implica escuchar con empatía. ¿Y qué es la empatía? Pues, básicamente, ponerse en el lugar del otro, intentando comprender sus sentimientos y perspectivas sin juzgar. Así que una comunicación activa es también una comunicación empática.
  • No interrumpir: quien escucha activamente espera el momento oportuno para intervenir, evitando cortar o interrumpir al interlocutor.
  • Feedback positivo: dar respuestas, tanto verbales como no verbales (como asentir o hacer preguntas aclaratorias), demuestra que estamos procesando y comprendiendo el mensaje.
  • Evitar juicios previos: mantener una mente abierta y evitar hacer juicios o suposiciones prematuras es un aspecto esencial para una escucha efectiva.
  • Retención: recordar y retener lo que se nos ha dicho permite referenciar puntos importantes más adelante en la conversación.

Como se puede apreciar, la escucha activa contrasta con la escucha pasiva, que implica recibir un mensaje sin procesarlo ni interactuar con él.

Cultivar la escucha activa es un camino continuo que demanda práctica y autoconciencia. Al conocer cuáles son las características de la escucha activa y practicarlas con regularidad, potenciamos nuestras habilidades comunicativas y fortalecemos nuestras relaciones interpersonales.

La capacidad de escucha activa es importante para comunicarnos
Foto de Alexander Suhorucov (Pexels)

Ejemplos de escucha activa

La escucha activa es una herramienta comunicativa versátil que puede ser aplicada en múltiples contextos. A continuación, te presentamos varios ejemplos de escucha activa en distintos ámbitos, como la familia y el trabajo, que demuestran cómo esta habilidad puede enriquecer nuestras relaciones.

Ejemplos de escucha activa en la familia 

Considera a un adolescente expresando sus inquietudes sobre el colegio a su madre. En vez de ofrecer soluciones rápidas o restar importancia a sus sentimientos, ella escucha con atención, asiente y refleja sus palabras: "Entiendo tu estrés con las tareas y exámenes. Es una etapa desafiante y comprendo tu frustración. Estoy aquí para apoyarte". Aquí, la madre utiliza la escucha activa para brindar apoyo y comprensión, evitando juicios y minimizaciones.

Ejemplo de escucha activa en el trabajo

Imagina una reunión donde un empleado sugiere una nueva estrategia de marketing. En lugar de interrumpir o rechazar la idea, el jefe responde: "Tu propuesta suena interesante. ¿Podrías detallar cómo la llevaríamos a cabo?". Este ejemplo refleja cómo, al practicar la escucha activa, se valora y considera la opinión del empleado, promoviendo un ambiente laboral positivo y colaborativo.

Ejemplo de diálogos de escucha activa

Dos amigos se reúnen en un café. Uno comparte su angustia por una reciente ruptura amorosa. El otro, en vez de hablar sobre sí mismo o dar consejos no solicitados, responde: "Debe ser realmente duro para ti. ¿Quieres hablar más sobre cómo te sientes?". En este ejemplo de diálogo de escucha activa, el amigo muestra empatía y atención plena, evidenciando un interés genuino por comprender y apoyar.

Estos casos de escucha activa subrayan la relevancia de esta técnica de comunicación y como la empatía, la retención y el feedback positivo pueden ser valiosas en diversas situaciones. Así que, ya sabes, nunca subestimes el poder de la escucha activa porque es importante y puede marcar una diferencia significativa en las relaciones personales y profesionales.

Ejercicios de escucha activa

La escucha activa es una habilidad esencial que, como cualquier otra, puede ser mejorada y refinada con la práctica. A continuación, presentamos una serie de ejercicios y actividades para mejorar la escucha activa diseñadas para fortalecer esta capacidad en diferentes contextos y edades:

  • Reflejo de sentimientos: este ejercicio de escucha activa consiste en escuchar a alguien hablar sobre un tema o situación y luego reflejar sus sentimientos y emociones sin agregar opiniones. Por ejemplo, si alguien dice: "Estoy frustrado con mi trabajo", podrías responder: "Parece que te sientes realmente agobiado por tu situación laboral".
  • Repetición exacta: en este ejercicio para la escucha activa, el oyente debe repetir exactamente lo que el hablante ha dicho, sin añadir o quitar palabras. Es una buena manera de practicar la atención plena y la retención.
  • Juego del rumor: este es uno de los ejercicios para la escucha activa más divertidos. Es muy popular en las aulas, ya que implica susurrar un mensaje al oído de una persona y dejar que se pase a través de una cadena de individuos. Al final, se compara el mensaje original con el final para ver cuánto ha cambiado.

  • Role-playing: los ejercicios de juego de roles pueden mejorar la escucha activa porque implican situaciones simuladas donde los participantes escuchan activamente en diferentes escenarios, como conflictos o negociaciones. El role-playing es una técnica de escucha activa que se utiliza a menudo para entrenar otras habilidades sociales.
  • Ejercicios de atención plena: las meditaciones guiadas o ejercicios de respiración que fomentan la atención plena pueden ser excelentes ejercicios para facilitar la escucha activa. El mindfulness, en sus distintas variantes, también puede ser un ejercicio muy útil para entrenarse y aprender a escuchar  a los demás de manera activa y plena.
  • Dinámicas grupales: las actividades de escucha activa en el aula o en grupos de trabajo pueden incluir debates, discusiones o juegos que requieran escuchar activamente para participar o avanzar. Estas dinámicas de escucha activa son especialmente interesantes en contextos educativos y formativos.
  • Ejercicios para adultos: los ejercicios de escucha activa para adultos pueden ser más complejos, como discusiones en grupo sobre temas profundos o controversiales, donde se practica la escucha atenta y sin juicios.
  • Actividades para niños: las actividades para trabajar la escucha activa en primaria pueden ser lúdicas, como juegos de sonidos, cuentos interactivos o dinámicas que requieran seguir instrucciones orales. También se pueden programar dinámicas de escucha activa para adolescentes, modificando y adaptando el nivel o la dificultad de los juegos y las actividades.
  • Fomento de la escucha en el aula: los profesores pueden incorporar actividades para fomentar la escucha activa en sus lecciones, como lecturas compartidas, debates o ejercicios de comprensión oral.

Estos ejercicios y actividades no solo mejoran nuestra habilidad de escuchar activamente, sino que también fomentan la empatía, la paciencia y la comprensión, que además de ser necesarios para la comunicación efectiva, también forman parte del repertorio de una persona con una alta inteligencia emocional.

Además, según un estudio científico de 2015 publicado en la revista Social Neuroscience, se ha demostrado que cuando percibimos la escucha activa, nuestro cerebro lo encuentra gratificante y mejora cómo valoramos emocionalmente al oyente. Esto está relacionado con la teoría de la mente, que es la capacidad de atribuir estados mentales, como creencias y emociones, a uno mismo y a los demás, y de entender que los demás pueden tener pensamientos y sentimientos diferentes a los nuestros.

Hay muchas actividades actividades de escucha activa para adultos
Foto de SHVETS production (Pexels)

10 ventajas de la escucha activa

La escucha activa es mucho más que una simple técnica de comunicación; es una habilidad que, cuando se practica adecuadamente, puede acarrear múltiples ventajas tanto a nivel personal como profesional. 

A continuación, veamos cuáles son los beneficios de la escucha activa en nuestras interacciones diarias.

  • Fortalecimiento de las relaciones: al escuchar activamente, mostramos empatía y comprensión hacia el hablante, lo que puede fortalecer la confianza y la conexión en cualquier relación, ya sea familiar, amistosa o laboral.
  • Resolución de conflictos: la capacidad de escuchar activamente nos permite comprender las preocupaciones y sentimientos de la otra parte, y esto facilita la gestión de conflictos, la identificación de soluciones mutuamente beneficiosas, y además evita los malentendidos.
  • Mejora del aprendizaje: al escuchar activamente en contextos educativos o de formación, somos capaces de retener y comprender mejor la información, lo que optimiza el proceso de aprendizaje.
  • Toma de decisiones: al escuchar todos los puntos de vista y opiniones con atención, podemos tomar decisiones más informadas y equilibradas en cualquier ámbito de nuestra vida.
  • Crecimiento personal y profesional: la escucha activa nos permite recibir feedback constructivo, lo que puede ayudarnos en nuestro proceso de desarrollo personal y profesional. 
  • Mejora de la comunicación: desarrollar la escucha activa tiene un beneficio muy claro: mejorar nuestra capacidad de comunicarnos de manera efectiva, promoviendo un intercambio de ideas fluido y productivo.
  • Aumento de la empatía: escuchar activamente nos permite ponernos en el lugar del otro, desarrollando una mayor empatía y comprensión hacia las experiencias y sentimientos de los demás.
  • Reducción del estrés: al sentirnos escuchados y comprendidos, se reduce la sensación de frustración y estrés, promoviendo un bienestar emocional.

  • Beneficios en el ámbito empresarial y laboral: las ventajas de la escucha activa en la empresa y el mundo del trabajo incluyen una comunicación más efectiva con los clientes y los trabajadores, el fortalecimiento de las relaciones laborales, la toma de decisiones informadas y un desarrollo profesional acelerado.
  • Fomento de la asertividad: la escucha activa nos permite comprender mejor las perspectivas de los demás, lo que a su vez nos ayuda a expresar nuestras opiniones y necesidades de manera clara. La comunicación asertiva y la escucha activa van de la mano y fortalecen la calidad de nuestras interacciones.

Estas ventajas demuestran que la escucha activa es una herramienta imprescindible si queremos enriquecer nuestras relaciones con los demás. Al adoptar esta habilidad en nuestra vida diaria, no solo mejoramos nuestra comunicación, sino que también fomentamos relaciones más saludables y significativas.

Con todo, a pesar de sus beneficios, también hay elementos que dificultan la escucha activa. Algunas de las barreras de escucha activa son las distracciones externas, los prejuicios personales o la falta de interés en el hablante. En este sentido, es importante reconocer y superar estos obstáculos para aprovechar al máximo las ventajas de la escucha activa. 

Y recuerda que si necesitas apoyo para aprender la técnica de la escucha activa y, en general, mejorar tus habilidades de comunicación, consultar con un psicólogo online o un psicoterapeuta puede ser de gran ayuda. 

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Mujeres y sexo: la sexualidad femenina

lee todos los artículos