Sexualidad y trastornos sexuales

Falta de libido o pérdida de apetito sexual: ¿qué nos está pasando?

Falta de libido o pérdida de apetito sexual: ¿qué nos está pasando?
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
30.5.2024

En la mayoría de los casos, el comienzo de una relación parece un cruce entre una película X y una de Disney: besos apasionados, mariposas en el estómago, arrumacos interminables, sexo en todos los sitios y de todas formas, frases dulces susurradas al oído, incluso fantasías sexuales hechas realidad… ¡Ay, el sexo y el amor!, pero entonces… ¡Zas! De vuelta a la realidad. 

Pasan los meses, el primer año, quienes tienen suerte llegan al segundo año, y la actividad empieza a decaer. Cansancio, dolores de cabeza, ni rastro de los camisones sexy, se le empieza a dar descanso a la maquinilla de afeitar… ¿Qué ha pasado? En este post hablamos de la pérdida de libido y de la falta de apetito sexual en la pareja.

¿Qué es la pérdida de la libido?

Vamos a empezar el artículo explicando qué es perder la libido. La pérdida del apetito sexual, también conocida como disminución de la libido, es una condición en la que una persona experimenta una reducción notable en el deseo de mantener relaciones sexuales. Esta situación puede ser temporal o persistente y puede afectar tanto a hombres como a mujeres. 

La reducción de la libido o la ausencia de deseo no solo impacta la vida sexual, sino que también puede afectar negativamente la relación de pareja y el bienestar psicológico de las personas afectadas. Cuando uno de los dos se da cuenta de que falta apetito sexual pueden generarse sentimientos de frustración, culpa y ansiedad, tanto en quien padece la pérdida de libido como en su pareja. Esta situación puede provocar una desconexión física y emocional, llevando a problemas de comunicación y entendimiento en la relación. 

Además, la ausencia de apetito sexual puede influir negativamente en la autoestima y la autopercepción, haciendo que las personas se sientan menos atractivas o deseables. Es habitual que la pérdida de la libido se convierta en un tema delicado dentro de la relación, generando tensiones y desconfianza. En algunos casos, esto puede llevar a la evitación de encuentros íntimos y, en última instancia, al aislamiento emocional y la desvinculación de la pareja.

Algunas parejas experimentan una falta de apetito sexual
Foto de Timur Weber (Pexels)

Causas de la falta de libido

¿A qué se debe la pérdida de apetito sexual? En primer lugar, hay que distinguir entre la pérdida del deseo sexual fisiológica y la disminución del deseo sexual por un motivo psicológico. La primera es la más frecuente y puede deberse a desequilibrios hormonales o a enfermedades de uno de los miembros de la pareja. El efecto puede ser primario, es decir, debido a la propia enfermedad, o secundario, o sea a consecuencia de la dolencia (por ejemplo, quienes han tenido problemas de corazón, padecen diabetes o depresión). 

En cuanto a las causas psicológicas de la disminución de la libido, en el caso de la mujer podría ser por anorgasmia femenina, y en el caso de ambos sexos por ansiedad de rendimiento en la sexualidad. Factores como el estrés, la baja autoestima, conflictos no resueltos en la relación y experiencias sexuales negativas anteriores también pueden contribuir a una disminución del deseo sexual. A continuación, desglosamos otros factores que también pueden contribuir a la pérdida de libido.

Hipotiroidismo y falta de libido

El hipotiroidismo es una condición en la que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas. Estas hormonas son cruciales para regular el metabolismo, y su deficiencia puede llevar a una variedad de síntomas, incluyendo la pérdida de libido. La fatiga, el aumento de peso y la depresión asociados con el hipotiroidismo pueden ser algunas de las causas de disminución de la libido.

Diabetes y falta de deseo

La diabetes, especialmente cuando no está bien controlada, puede ser también una de las causas de pérdida de apetito sexual. Los niveles altos de glucosa en sangre pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios, incluyendo aquellos que suministran los órganos sexuales. Además, la diabetes puede causar fatiga y problemas emocionales, lo que también puede contribuir a la pérdida de apetito sexual.

Antidepresivos y falta de libido

La pérdida de libido por antidepresivos es algo más habitual de lo que pensamos. Muchos de estos psicofármacos, particularmente los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), pueden tener efectos secundarios que incluyen la disminución del deseo sexual.

Estos medicamentos alteran los niveles de neurotransmisores en el cerebro, lo que puede interferir con las señales de deseo y excitación sexual, por lo que su consumo puede ser también uno de los motivos para la falta de libido.

Ansiedad y falta de libido

La ansiedad puede ser una causa significativa de la falta de deseo sexual. Las personas que sufren de ansiedad pueden estar demasiado preocupadas o tensas para relajarse y disfrutar del sexo. La ansiedad también puede llevar a problemas de autoestima y confianza, afectando aún más la libido.

Depresión y falta de libido

La depresión es una de las principales de la falta de apetito sexual. Las personas deprimidas a menudo experimentan una pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban, incluyendo las ganas de hacer el amor o tener sexo

La falta de energía, el sentimiento de inutilidad y otros síntomas depresivos pueden provocar un descenso de la libido o una falta de deseo sexual situacional, esto es, limitada a ciertos contextos, personas o momentos. En los casos más graves, puede haber una ausencia del deseo sexual generalizada.

Falta de libido por estrés

El estrés, tanto a corto como a largo plazo, puede tener un impacto negativo en la libido. Las responsabilidades laborales, los problemas financieros y los conflictos familiares pueden generar altos niveles de estrés, lo que a su vez puede disminuir el deseo sexual. 

El cuerpo responde al estrés liberando hormonas que pueden suprimir la función sexual, por lo que el estrés puede ser también, claramente, una de las causas de pérdida de apetito sexual.

Falta de libido en la menopausia

La falta de libido durante la menopausia es una experiencia común para muchas mujeres. Durante la menopausia, los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona disminuyen significativamente, lo que puede llevar a una reducción del deseo sexual

Esta disminución hormonal puede causar síntomas físicos como sequedad vaginal y dolor durante las relaciones sexuales, lo que a su vez puede llevar a perder el apetito sexual. Además de los cambios hormonales, la menopausia puede traer consigo una serie de cambios emocionales y psicológicos. La ansiedad, la depresión y los cambios en la imagen corporal también pueden contribuir a una reducción de libido. 

Anticonceptivos y pérdida de libido

El uso de anticonceptivos hormonales, como las píldoras anticonceptivas, los parches, los anillos y los dispositivos intrauterinos (DIU) hormonales, puede influir en la libido de algunas mujeres. Estos métodos funcionan al alterar los niveles hormonales en el cuerpo para prevenir el embarazo, y estos cambios pueden tener efectos secundarios que incluyen la disminución del deseo sexual.

La pérdida de libido relacionada con los anticonceptivos hormonales puede deberse a la supresión de la producción de testosterona, una hormona clave en el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. Además, algunos anticonceptivos pueden causar efectos secundarios como cambios de humor, aumento de peso y fatiga, que también pueden ser causas de perdida de deseo sexual.

Falta de libido a los 30, a los 40 y a los 50 (o más)

La falta de libido puede ocurrir en cualquier etapa de la vida, pero las causas y manifestaciones pueden variar significativamente según la edad. A los 30, el estrés relacionado con el trabajo, la crianza de los hijos y las responsabilidades financieras suelen ser las principales causas de la falta de deseo sexual.

Cumplidos los 40, tanto hombres como mujeres pueden enfrentar cambios hormonales importantes: las mujeres pueden experimentar los efectos de la perimenopausia, mientras que los hombres pueden notar una disminución en los niveles de testosterona. 

A los 50 o más, las mujeres atraviesan la menopausia, que trae consigo una disminución notable de estrógenos y progesterona, lo que incide en la falta de apetito sexual. Los hombres en esta etapa pueden lidiar con una mayor disminución de la testosterona y problemas de salud relacionados con la edad, como enfermedades cardiovasculares y diabetes, que también pueden ser causas de la falta de apetito sexual.

disminucion deseo sexual en la pareja
Foto de Pexels

¿Por qué se produce la falta de apetito sexual en la mujer? ¿Y en el hombre?

Si estás leyendo esto es posible que alguna vez te haya pasado y hayas pensado: “estoy perdiendo el deseo sexual” o “he perdido el apetito sexual, ¿qué puedo hacer?”. Pero ¿por qué ocurre esto? Y, ¿es igual en hombres que en mujeres?

En el aspecto psicológico, hombres y mujeres experimentan la sexualidad de manera diferente aunque existan puntos en común. Trabajar mucho conduce a altos niveles de estrés con los consiguientes cambios hormonales que llevan a una disminución de libido, especialmente si el trabajo no es gratificante o físicamente resulta agotador. Pero, ¡ojo! La falta de trabajo puede conducir al mismo resultado, dado que el hombre basa la mayor parte de su autoestima en la productividad.‍ 

Veamos ahora cuáles son las principales diferencias en hombres y mujeres en lo que a la pérdida de libido y la falta de deseo sexual se refiere.

Falta de deseo sexual en hombres

Según algunos estudios realizados en el campo de la psicología sexual, la falta de apetito sexual en hombres puede surgir cuando no hay mucha armonía en el hogar, hay peleas frecuentes o se sienten constantemente criticados por su pareja, incluso inconscientemente. 

Además, la falta de libido en hombres también puede estar relacionada con factores como el estrés laboral, la falta de comunicación en la relación y problemas de baja autoestima. Estos elementos pueden generar un entorno emocionalmente negativo que contribuye a la disminución del deseo sexual en el hombre. 

Además, estos mismos factores pueden provocar falta de libido y disfunción eréctil, donde el hombre experimenta problemas de erección y falta de deseo. La disfunción eréctil, una condición que dificulta al hombre lograr o mantener una erección adecuada para la actividad sexual, no solo afecta la vida sexual, sino que también puede tener un impacto negativo en su autoestima y en la relación de pareja. La combinación de problemas de erección y falta de deseo puede crear sentimientos de frustración y ansiedad, y agravar aún más la situación. 

Por otra parte, aunque no se hable tanto de ello, la falta de deseo sexual en la adolescencia también puede ocurrir. La falta o pérdida de la libido en personas más jóvenes puede deberse a factores como los cambios hormonales, el estrés académico o los problemas emocionales, entre otros. Con todo, es habitual que los adolescentes experimentan cambios en su libido debido a la maduración física y psicológica que experimentan de forma natural en esta etapa vital.

Falta de libido en mujeres

Respecto a la falta o la pérdida de apetito sexual en la mujer, hay que decir que la situación laboral afecta menos a la libido que las preocupaciones por tener demasiadas cosas de las que ocuparse (trabajo, casa, hijos) quizás sin el apoyo de la pareja o de otras figuras. 

En algunas mujeres, la pérdida de libido puede deberse al miedo al embarazo y la tocofobia, mientras que durante el embarazo el mantenimiento de la libido es subjetivo, si bien la pérdida de libido en el embarazo es algo completamente normal en términos fisiológicos.

El hecho es que, durante el embarazo, hay mujeres que sienten mayor deseo sexual y atracción por su pareja y otras un rechazo total. En cualquier caso, la situación vuelve a cambiar en el periodo posterior al embarazo y las relaciones sexuales después del parto se retoman cuando entre los cambios hormonales y el bebé, la nueva madre se sienta menos "destrozada".

Asimismo, la pérdida de apetito sexual después del parto es bastante común debido a la bajada de los niveles de estrógenos, ya que esto disminuye la lubricación vaginal y puede dificultar las relaciones sexuales por las molestias o el miedo a la penetración.

perdida del deseo sexual en la pareja
Foto de Pexels

¿Por qué he perdido el deseo por mi pareja?

La pérdida de deseo hacia la pareja es un tema recurrente en muchas consultas de psicología y sexología. En general, la intimidad se ve afectada por el progreso de la relación: la cercanía física y la falta de estimulación pueden llevar a la pérdida del apetito sexual con tu pareja. Esta situación puede desencadenar una falta de deseo sexual en la pareja y, si no se aborda a tiempo, puede evolucionar hacia una falta de deseo sexual generalizada.

Reflexionar juntos sobre las razones de la pérdida de deseo sexual en la pareja es crucial. Preguntarse "¿por qué he perdido el deseo sexual con mi pareja?" y explorar las respuestas puede ser el primer paso para encontrar una solución. Es esencial identificar si la causa está relacionada con factores externos, como el estrés laboral, o internos, como la falta de comunicación y comprensión mutua. 

Para superar la falta de deseo en la pareja o en el matrimonio es importante buscar puntos en común y fortalecer el vínculo emocional. La comunicación abierta y sincera es clave para evitar la pérdida de deseo hacia la pareja. Encerrarse en un silencio hermético o, peor aún, culpar a la otra parte solo aumentará la tensión y os separará emocional y físicamente. 

La disminución del apetito sexual, si se junta con una falta de comunicación, podría desembocar en una crisis de pareja. Cuando hay una falta de apetito sexual en la pareja es importante entender que ambos miembros han de trabajar juntos para reavivar la chispa. No se trata solo de intentar recuperar el deseo sexual por tu pareja, sino también de redescubrir la intimidad y el afecto mutuo. 

Recupera tu deseo sexual con ayuda psicológica

Inicia el cuestionario

¿Qué hacer para recuperar el deseo en la pareja?

Recuperar el deseo en la pareja es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y una comunicación abierta entre ambos miembros. Para saber cómo solucionar la falta de deseo sexual hay que tener en cuenta los deseos y las necesidades del otro, abordar los problemas con paciencia y comprensión mutua y, sobre todo, saber pedir ayuda cuando es necesario.

Aquí te dejamos algunos pasos y estrategias que pueden ayudarte a reavivar la pasión y la conexión íntima con tu pareja.

  • Comunicarse de forma abierta y sincera. Hablar abierta y sinceramente sobre tus sentimientos y necesidades sexuales es fundamental si quieres saber cómo resolver la falta de libido. Esto incluye discutir con tu pareja cualquier preocupación, fantasías o deseos que puedas tener. La comunicación efectiva, y la escucha activa, pueden ayudar a ambos a entender mejor las expectativas y trabajar juntos para satisfacerlas.
  • Revivir la intimidad emocional. A menudo, la intimidad emocional y el vínculo con el otro pueden disminuir con el tiempo, afectando negativamente la vida sexual. Pasar tiempo de calidad juntos, expresar afecto y apoyo, y compartir experiencias nuevas pueden fortalecer ese vínculo emocional, lo que a su vez puede aumentar el deseo sexual.
  • Experimentar y ser creativo. Introducir novedades en la relación sexual puede ser una buena manera de recuperar el apetito sexual perdido. Esto puede incluir probar nuevas posiciones, lugares diferentes, juguetes sexuales, o incluso planificar una escapada romántica o atrevida. La creatividad y la disposición a experimentar pueden hacer que la vida sexual sea más un poco más emocionante y satisfactoria.
  • Cuidar de la salud física y mental. El bienestar físico y mental juega un papel clave en el deseo sexual. Hacer ejercicio regularmente, mantener una dieta saludable, dormir lo suficiente y gestionar el estrés son factores a tener en cuenta. Además, si hay problemas de salud mental como ansiedad o depresión, buscar ayuda profesional puede ser crucial para mejorar tanto la salud mental como la sexual.
  • Redefinir las expectativas. Entender que la libido puede fluctuar naturalmente con el tiempo es importante. Redefinir las expectativas y aceptar que no siempre habrá el mismo nivel de deseo que al inicio de la relación puede aliviar la presión y permitir una conexión más auténtica y relajada.
  • Buscar ayuda profesional. Si la pérdida de deseo persiste y afecta significativamente la relación, considerar la posibilidad de acudir a un terapeuta sexual o consejero puede ser beneficioso. Un profesional puede proporcionar orientación y estrategias específicas para abordar los problemas subyacentes y mejorar la intimidad en la relación. 

Más allá de estas estrategias es posible que necesitéis apoyo profesional para abordar este y otros problemas de pareja. Un profesional de la salud mental no juzgará si es normal perder el deseo sexual o no, simplemente os ayudará a recuperar una sexualidad saludable y os proporcionará herramientas para saber cómo combatir la falta de apetito sexual en la pareja.

Así que si crees que necesitas ayuda, no temas ir al psicólogo y buscar tratamiento. Acude un profesional con experiencia en relaciones de pareja y sexología, ¿dónde? En el equipo de psicólogos online de Buencoco encontrarás al más adecuado para tu caso.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos