Trastornos mentales

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
13.3.2024

La esquizofrenia es una de las afecciones psiquiátricas más enigmáticas y debatidas en el campo de la salud mental. Es una enfermedad compleja y debilitante que afecta profundamente la vida de los afectados.

Caracterizada por una alteración de la percepción de la realidad, la esquizofrenia se manifiesta a través de síntomas que afectan el pensamiento, las emociones y el comportamiento del individuo. Los trastornos del espectro de la esquizofrenia afectan a millones de personas en todo el mundo, independientemente de su edad, sexo o estatus social.

Si bien aún quedan muchas preguntas sin respuesta, las investigaciones han logrado avances significativos en la comprensión de este trastorno.

A través de este artículo, esperamos promover una mayor comprensión de esta afección, reducir el estigma asociado y fomentar una conversación abierta sobre los desafíos que enfrentan las personas que viven con esquizofrenia y sus seres queridos.

¿Qué es la esquizofrenia?

Para comprender lo que significa esquizofrenia, podemos basarnos en primer lugar en la etimología del término, que deriva del griego schizo "dividir" y phrenia "mente", por lo tanto, "mente dividida".

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta la capacidad de una persona para pensar, percibir y comportarse de manera coherente con la realidad. En el DSM-5, la esquizofrenia se clasifica dentro del grupo de los trastornos psicóticos.

Según el DSM-5, para hacer un diagnóstico de esquizofrenia, deben estar presentes síntomas significativos la mayor parte del tiempo durante al menos seis meses. Estos síntomas pueden incluir: delirios, alucinaciones, desorganización del habla, desorganización o catatonia del comportamiento y síntomas negativos como apertura afectiva limitada y función cognitiva reducida.

Tipos de esquizofrenia

El DSM-5 eliminó la división de la esquizofrenia en diferentes subcategorías, conocidas como "subtipos", que estaba presente en el DSM-IV. Estos incluyeron:

  • esquizofrenia paranoide: caracterizada principalmente por delirios y alucinaciones, a menudo con una percepción distorsionada de la realidad
  • esquizofrenia desorganizada: caracterizada por habla y comportamiento gravemente desorganizados y emociones inapropiadas.
  • esquizofrenia catatónica: caracterizada por comportamientos motores anormales, que pueden incluir inmovilidad completa o motilidad excesiva
  • esquizofrenia indiferenciada: no entra claramente en ninguna de las categorías anteriores.
  • esquizofrenia residual: describe casos en los que los síntomas esquizofrénicos se atenúan, pero la persona todavía tiene algunos síntomas residuales.

La eliminación de estos subtipos está ligada a la observación de su escasa estabilidad en el tiempo, su baja fiabilidad clínica y su valor pronóstico no significativo.

Existen distintos tipos de esquizofrenia
Foto de cottonbro studio (Pexels)

Síntomas de la esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia pueden variar ampliamente de una persona a otra y pueden incluir alucinaciones, delirios, dificultad para pensar con claridad y cohesión y una variedad de deterioros cognitivos. Puede aparecer de forma gradual o repentina, afectando su capacidad para funcionar diariamente, mantener relaciones y perseguir metas en la vida.

El psiquiatra alemán Kurt Schneider, figura importante en la historia de la esquizofrenia, contribuyó a diferenciarla de otras psicosis, distinguiendo sus características en

  • Síntomas de primer orden, que incluyen voces comentando o discutiendo, transmisión o sustracción de pensamientos, ilusiones delirantes.
  • síntomas de segundo rango, que incluyen confusión, alteraciones perceptivas, sentimientos de vacío emocional, alteraciones del estado de ánimo y otros síntomas.

Para comprender mejor cuándo surge la esquizofrenia y sus características podemos analizar los síntomas prodrómicos, que marcan el inicio de la enfermedad, junto con los posibles síntomas cognitivos y disociativos.

‍Síntomas prodrómicos de la esquizofrenia

La edad media de inicio de la esquizofrenia, según el DSM-5, se sitúa entre la tardía adolescencia y la edad adulta. En algunos casos, el inicio puede ocurrir antes de la adolescencia, pero es una eventualidad rara y con peor pronóstico.

Usualmente, los primeros síntomas aparecen de manera lenta y gradual. En estos casos, en la fase prodrómica de la esquizofrenia pueden surgir señales tempranas que aparecen antes del inicio completo. Reconocer estos primeros síntomas puede ser importante para intervenir precozmente y mejorar el resultado del tratamiento.

La presencia de síntomas prodrómicos no garantiza que una persona desarrollará necesariamente la esquizofrenia, pero puede indicar un riesgo aumentado. Aquí algunos ejemplos de síntomas prodrómicos de la esquizofrenia:

  • Cambios en el pensamiento: una persona podría mostrar dificultad en el pensamiento lógico, con pensamientos desorganizados o saltos lógicos.
  • Aislamiento social: retirarse de los demás o manifestar dificultad en las relaciones sociales puede ser una señal temprana.
  • Dificultades en el trabajo o en los estudios: disminución de las prestaciones laborales o académicas, con dificultades en la concentración y en la organización.
  • Trastornos del sueño: variaciones en los patrones de sueño, como insomnio o excesiva somnolencia durante el día.
  • Cambios en el ánimo: fluctuaciones del ánimo, incluida la irritabilidad o la apatía.
  • Dificultad en la gestión del estrés: una disminuida capacidad de enfrentar el estrés puede ser un síntoma prodrómico.
  • Irracionalidad o creencias extrañas: la presencia de pensamientos o creencias bizarras, irracionales o delirantes puede ser indicativa.
  • Cambios en la expresión emocional: reducción del afecto o expresión emocional inapropiada.

Muchos de estos síntomas son inespecíficos y pueden ocurrir en diversas condiciones. Sin embargo, si persisten o empeoran en el tiempo, especialmente cuando se asocian a factores de riesgo conocidos para la esquizofrenia (como una historia familiar de la enfermedad), es aconsejable consultar a un profesional de la salud mental para una evaluación más profunda.

El tratamiento precoz de la esquizofrenia o de otros trastornos mentales puede mejorar notablemente el resultado y la calidad de vida.

Síntomas cognitivos de la esquizofrenia

Los síntomas cognitivos de la esquizofrenia pueden afectar varias áreas de las funciones mentales de una persona y contribuir de manera significativa a la capacidad de realizar actividades cotidianas y mantener un funcionamiento social y ocupacional adecuado.

Algunos de los síntomas cognitivos típicos de la esquizofrenia incluyen:

  • Dificultad de concentración: las personas con esquizofrenia pueden tener dificultad para mantener la atención en tareas específicas o seguir una conversación.
  • Problemas de memoria: la memoria a corto plazo puede estar comprometida, haciendo difícil para la persona recordar información reciente o realizar actividades cotidianas.
  • Reducción de las habilidades ejecutivas: las habilidades ejecutivas involucran la planificación, organización y el razonamiento abstracto. Las personas con esquizofrenia pueden tener dificultades en estas áreas, afectando su capacidad para planificar actividades complejas o resolver problemas.
  • Lentitud del pensamiento: el pensamiento puede volverse más lento y menos flexible, haciendo difícil el proceso de toma de decisiones y la resolución de problemas.
  • Reducción de la flexibilidad cognitiva: las personas con esquizofrenia pueden mostrar una reducida flexibilidad en cambiar su modo de pensar o adaptarse a nuevas situaciones.
  • Dificultades en la comprensión social: la esquizofrenia puede afectar la capacidad de comprender las dinámicas sociales y la capacidad de entender los estados mentales de otros (teoría de la mente) interpretando correctamente el comportamiento de los demás.

Estos síntomas cognitivos pueden variar en intensidad y gravedad de persona a persona y también pueden variar en el tiempo, de hecho, algunos individuos pueden experimentar mejoras con tratamientos específicos.

Las intervenciones psicoeducativas y rehabilitadoras pueden ser útiles en manejar los síntomas cognitivos de la esquizofrenia y mejorar las habilidades diarias y sociales.

La esquizofrenia puede provocar aislamiento social
Foto de Evelyn Chong (Pexels)

Síntomas disociativos de la esquizofrenia

Los síntomas disociativos no son típicos de la esquizofrenia. La esquizofrenia es una patología psiquiátrica caracterizada principalmente por síntomas positivos (como alucinaciones, delirios y pensamiento desorganizado) y síntomas negativos (como reducción del afecto, alogia y anhedonia).

Los síntomas disociativos, como la despersonalización y la desrealización, pueden presentarse en la esquizofrenia aunque siendo más comúnmente típicos de los trastornos disociativos, como el trastorno disociativo de la identidad (TID) o el trastorno de despersonalización.

El trastorno disociativo de la identidad implica la presencia de dos o más identidades o personalidades distintivas que controlan el comportamiento de una persona. Estas identidades pueden emerger de manera impredecible y pueden estar asociadas a periodos de amnesia.

Por otro lado, el trastorno de despersonalización se manifiesta con experiencias de extrañeza o desapego de propio cuerpo, de las emociones o de la realidad circundante.

La esquizofrenia, por otro lado, se caracteriza por una pérdida de contacto con la realidad, pero de manera diferente a los síntomas disociativos.

Las causas de la esquizofrenia

¿Nacemos o nos convertimos en esquizofrénicos? Las causas del trastorno esquizofrénico son complejas e implican una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. No existe una causa única conocida para la esquizofrenia, pero las investigaciones han identificado varios elementos que pueden contribuir al desarrollo del trastorno esquizofrénico. Algunos de los factores clave incluyen:

  • factores genéticos: existe un claro componente genético en la esquizofrenia. Las personas con un familiar de primer grado (como un padre o un hermano) con esquizofrenia tienen un mayor riesgo de desarrollar el trastorno que la población general. Sin embargo, la esquizofrenia no sigue un patrón de herencia simple y muchos genes pueden contribuir al riesgo.
  • factores biológicos: las anomalías neurobiológicas pueden desempeñar un papel en la esquizofrenia. Se han identificado como relevantes las alteraciones en la química cerebral, particularmente en el sistema dopaminérgico. También pueden estar implicadas estructuras cerebrales como el hipocampo y la corteza prefrontal.
  • factores prenatales y perinatales: los eventos adversos durante el embarazo o el parto, como la desnutrición materna, la exposición a sustancias tóxicas o las complicaciones del parto con hipoxia, pueden aumentar el riesgo de desarrollar esquizofrenia.
  • factores ambientales: algunos factores ambientales pueden contribuir al desarrollo de la esquizofrenia, como haber experimentado experiencias traumáticas durante la infancia o la adolescencia, o pertenecer a minorías étnicas o grupos socialmente oprimidos.
  • factores psicológicos: los acontecimientos estresantes en la vida de una persona, como pérdidas importantes, cambios de vida y aislamiento social, pueden contribuir al desarrollo o empeoramiento de la esquizofrenia.

La esquizofrenia es una enfermedad heterogénea y la combinación específica de factores puede variar de persona a persona. La investigación sobre la esquizofrenia continúa y la comprensión de la enfermedad continúa evolucionando.

¿Cómo se diagnostica la esquizofrenia?

Los trastornos del espectro de la esquizofrenia generalmente se consideran enfermedades crónicas, lo que significa que tienden a persistir en el tiempo. Sin embargo, es importante enfatizar que la esquizofrenia es tratable y que muchas personas con esta afección pueden controlar eficazmente sus síntomas y llevar una vida significativa con el apoyo adecuado.

El diagnóstico de esquizofrenia requiere una evaluación clínica cuidadosa, que puede llevarse a cabo mediante entrevistas clínicas, observaciones conductuales y pruebas psicológicas.

Para realizar un diagnóstico correcto y preciso, es fundamental realizar una recopilación completa de información de múltiples fuentes para excluir otras afecciones médicas o psiquiátricas que podrían causar síntomas similares, como:

Actualmente, no existen pruebas de diagnóstico específicas para la esquizofrenia. De hecho, el diagnóstico de esquizofrenia se basa en la evaluación clínica global y no en una única prueba. Sin embargo, existen algunas herramientas que se pueden utilizar como parte del proceso de evaluación:

Además, debido a que la esquizofrenia es una afección compleja, la evaluación debe ser realizada por profesionales de la salud mental con experiencia, como psiquiatras o psicólogos clínicos.

La continuación de la investigación sobre la identificación de biomarcadores y el uso de técnicas avanzadas, como las imágenes cerebrales, podría contribuir al desarrollo de herramientas de diagnóstico más precisas en el futuro. Sin embargo, en la actualidad, el diagnóstico de esquizofrenia sigue basándose principalmente en una evaluación clínica exhaustiva.

‍Esquizofrenia: posibles tratamientos

La esperanza de vida promedio de un individuo esquizofrénico puede variar dependiendo de varios factores, incluida la calidad de la atención médica, la disponibilidad de tratamientos, el apoyo social y la presencia de comorbilidades.

Investigaciones recientes indican que las personas con esquizofrenia “pueden tener una reducción en su esperanza de vida de aproximadamente 12 a 15 años en comparación con la población general. Esta disminución se atribuye a varios factores, incluido un mayor riesgo de enfermedades como diabetes y enfermedades cardiovasculares, así como una menor probabilidad de someterse a pruebas de detección de cáncer”.

Las intervenciones específicas para mejorar la esperanza de vida, la salud física y el acceso a la atención médica de las personas con esquizofrenia son de suma importancia.

‍El papel del psicólogo

El psicólogo puede desempeñar un papel complementario en el contexto de un abordaje multidisciplinar de la esquizofrenia, ayudando a mejorar el bienestar psicológico, la adaptación social y el funcionamiento general de los afectados.

Si bien se reconoce que los medicamentos antipsicóticos suelen ser un componente crucial en el control de los síntomas, el enfoque psicológico se centra en terapias y estrategias que mejoran el funcionamiento cognitivo, social y ocupacional de las personas con esquizofrenia.

A continuación se muestran varias formas de intervención en las que la psicología puede ayudar a tratar la esquizofrenia:

  • terapia cognitivo-conductual (TCC): la TCC es un enfoque terapéutico que se centra en identificar y modificar pensamientos distorsionados y conductas disfuncionales. En la esquizofrenia, la TCC se puede utilizar para ayudar a los pacientes a controlar los síntomas, mejorar la calidad del pensamiento y afrontar las dificultades diarias.
  • rehabilitación cognitiva: este enfoque tiene como objetivo mejorar las funciones cognitivas, como la memoria, la atención y las habilidades ejecutivas. La rehabilitación cognitiva puede ser especialmente útil para personas con esquizofrenia que tienen dificultades cognitivas
  • terapia ocupacional: la terapia ocupacional se enfoca en mejorar las habilidades sociales, ocupacionales y de la vida diaria de los pacientes. Puede ayudar a promover la independencia y mejorar la calidad de vida.
  • intervenciones psicosociales: incluyen una variedad de enfoques destinados a mejorar el funcionamiento social y relacional. Las intervenciones psicosociales pueden incluir terapia familiar, entrenamiento en habilidades sociales y otros programas de recuperación.
  • apoyo emocional y psicoeducación: brindar apoyo emocional e información educativa sobre el trastorno puede ayudar a los pacientes y sus familias a comprender mejor la esquizofrenia, reducir el estigma y mejorar el manejo diario de la enfermedad.

Es crucial que todas estas posibles intervenciones adopten un enfoque centrado en la persona: trabajar con el paciente de forma colaborativa es esencial para ayudar a desarrollar un plan de tratamiento más eficaz.

La colaboración entre profesionales de la salud mental, incluidos psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales, suele ser esencial para el tratamiento integral de la esquizofrenia.

La esquizofrenia puede tratarse con ayuda de un psicólogo
Foto de SHVETS production (Pexels)

Esquizofrenia: lo que dicen los testimonios de quienes viven con esta patología

¿Sabe un esquizofrénico que lo es? La conciencia de tener esquizofrenia varía de persona a persona. Algunas personas pueden reconocer que tienen síntomas o comportamientos inusuales y buscar ayuda, mientras que otras pueden no ser conscientes de su condición debido a los síntomas mismos, como delirios o alucinaciones.

La llamada "anosognosia", una falta de conciencia de la propia enfermedad, es común en muchas afecciones psiquiátricas, incluida la esquizofrenia. Esto puede plantear un desafío importante para el tratamiento y el apoyo.

¿Se puede curar la esquizofrenia?

No es del todo correcto hablar de “historias de recuperación de esquizofrenia” porque el término “recuperación” en la esquizofrenia se utiliza a menudo de manera relativa: la afección puede controlarse en lugar de eliminarse por completo.

El trastorno esquizofrénico generalmente se considera una enfermedad crónica, pero muchas personas con esquizofrenia pueden vivir una vida significativa y plena con el tratamiento adecuado y el apoyo continuo. Aquí hay algunos puntos importantes a considerar:

  • variaciones individuales: las experiencias de esquizofrenia varían mucho entre las personas. Algunas personas pueden experimentar una remisión de los síntomas, mientras que otras pueden encontrar una mejora en la calidad de vida y el funcionamiento diario.
  • tratamiento eficaz: el tratamiento de la esquizofrenia a menudo implica medicamentos antipsicóticos, terapias psicosociales, apoyo social e intervenciones de rehabilitación. Con un tratamiento adecuado e individualizado, muchas personas pueden controlar los síntomas y llevar una vida productiva.
  • reconocimiento temprano: la identificación temprana de los síntomas y el inicio oportuno del tratamiento son importantes para mejorar el resultado de la esquizofrenia. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a prevenir que los síntomas empeoren y mejorar el pronóstico.
  • apoyo social: el apoyo de familiares, amigos y una red de apoyo social es fundamental para el proceso de recuperación. Un entorno de apoyo puede contribuir a la motivación y al manejo de enfermedades.
  • programas de recuperación: los programas de recuperación que se centran en la rehabilitación, la educación y el apoyo individual pueden ser eficaces para mejorar el funcionamiento general y la calidad de vida de las personas esquizofrénicas.

Los testimonios de recuperación o mejora pueden variar y depender de numerosos factores, incluida la gravedad de los síntomas, la respuesta al tratamiento y el apoyo disponible. Las perspectivas individuales sobre la recuperación pueden diferir, pero muchas personas con esquizofrenia pueden controlar su afección con éxito.

Cuida de tu salud mental con Buencoco

Inicia el cuestionario

¿Es la esquizofrenia una discapacidad?

La esquizofrenia puede asociarse a una discapacidad, ya que puede afectar significativamente el funcionamiento social, laboral y diario de los afectados, aunque el impacto de la esquizofrenia puede variar mucho de persona a persona.

Algunas personas con esquizofrenia pueden ser capaces de gestionar bien su vida diaria con el tratamiento adecuado, el apoyo social y los recursos adecuados (en algunos casos un esquizofrénico puede vivir solo) mientras que otras pueden experimentar una mayor discapacidad y requerir un apoyo más significativo.

Los síntomas de la esquizofrenia pueden afectar la capacidad de una persona para trabajar, estudiar, mantener relaciones y participar en las actividades diarias, como resultado, a algunas personas con esquizofrenia les puede resultar difícil o imposible realizar algunas actividades que la mayoría de las personas consideran normales.

En muchos países, las personas con esquizofrenia pueden calificar para el reconocimiento legal de una discapacidad y acceder a programas de apoyo, servicios de rehabilitación y otros recursos para ayudarlos a controlar su condición y mejorar su calidad de vida.

El objetivo del manejo de la esquizofrenia a menudo implica maximizar el funcionamiento y el bienestar del paciente y al mismo tiempo minimizar el impacto negativo de la enfermedad en su vida diaria.

En España, las personas con esquizofrenia pueden solicitar el reconocimiento de la discapacidad, que se concede en función de la gravedad de los síntomas y del impacto en el funcionamiento en la vida diaria.

Por ejemplo, con un grado de afectación moderada se pueda obtener un mínimo del 33% y, en los casos más graves, cuando además de la esquizofrenia concurren otras patologías, se supere el 65%.

Este texto es una adaptación en español del artículo “La schizofrenia: cos’è, sintomi, cause e cura - Unobravo  ” publicado en versión original en el blog de Unobravo.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

Mujeres y sexo: la sexualidad femenina

La adicción a internet: síntomas y causas

lee todos los artículos