Trastornos de la personalidad

Trastorno esquizotípico de la personalidad

Trastorno esquizotípico de la personalidad
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
1.6.2023

El trastorno esquizotípico es un trastorno que ha estimulado mucho la investigación, sobre todo por su compleja relación con la esquizofrenia. El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5), de hecho, lo incluye entre los trastornos de la personalidad, pero también lo menciona en el capítulo Trastornos del espectro esquizofrénico y otros trastornos psicóticos, como un estado premórbido.

¿Qué es el trastorno de personalidad esquizotípico? ¿Cuáles son los síntomas y las causas? ¿Qué significa tener trastorno esquizotípico de la personalidad? Empecemos por la definición.

Qué es el trastorno esquizotípico de la personalidad 

El término "esquizotípico" fue acuñado por el psicoanalista S. Rado en 1953. Este término surgió de la conciencia de la existencia de personalidades excéntricas y extrañas, pero no psicóticas. 

La etimología nos ayuda a comprender mejor el significado del adjetivo esquizotípico, cuya raíz es la palabra griega schizo, que significa “dividido” y typos, que podemos traducir como “figura” o “carácter”. 

La personalidad esquizotípica se caracteriza, según la define la escritora J. King en su libro El trastorno esquizotípico de este modo: 

"Patrón generalizado de déficits sociales e interpersonales marcado por una angustia aguda y una capacidad deteriorada para las relaciones íntimas y por distorsiones cognitivas o perceptivas y excentricidades en el comportamiento. A esto se añade una inclinación a crear teorías ilógicas predominantemente inconstantes, mágicas y misteriosas".

trastornos de personalidad esquizotípico
Foto de Andrea Piacquadio (Pexels)

Trastorno esquizotípico de la personalidad: criterios de clasificación en el DSM-5 

Según el DSM-5, el trastorno esquizotípico de la personalidad debe cumplir unos criterios diagnósticos precisos:

Criterio A: un patrón generalizado de déficits sociales e interpersonales caracterizado por angustia aguda y capacidad reducida respecto a las relaciones afectivas, distorsiones cognitivas y perceptivas, y excentricidad del comportamiento, que comienza en la edad adulta temprana y está presente en una variedad de contextos. 

Criterio B: no se manifiesta exclusivamente en el curso de una esquizofrenia, un trastorno bipolar o depresivo con rasgos psicóticos, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro autista.

Diferencias entre el trastorno esquizoide de la personalidad, la esquizofrenia y trastornos de personalidad esquizotípico

Se podría argumentar de forma simplista que existe un continuo de gravedad desde el trastorno esquizoide hasta la esquizofrenia, con el trastorno de personalidad esquizotípico en el medio. 

La diferencia con la esquizofrenia radica en la presencia de síntomas psicóticos persistentes, que están ausentes en el trastorno esquizotípico. Sin embargo, hay casos en los que, en una persona con trastorno esquizotípico, los síntomas psicóticos aparecen más tarde en la vida y luego persisten de forma crónica. En estos casos, el trastorno esquizotípico también se registra en el diagnóstico de esquizofrenia como "estado premórbido".

Pasemos ahora a la diferencia entre el trastorno esquizotípico y el esquizoide. La persona con trastorno esquizotípico tiene en común con el trastorno esquizoide el desapego y el aislamiento. Una diferencia importante es que, en el trastorno esquizoide, no hay percepciones distorsionadas. Ambos trastornos de la personalidad presentan dificultades en las relaciones interpersonales, pero hay una diferencia importante.

Las personas con trastorno esquizoide no sienten la necesidad del contacto y las relaciones sociales, mientras que la persona esquizotípica siente la necesidad del contacto interpersonal; lo busca, pero al mismo tiempo lo teme.

Se podría argumentar de forma simplista que existe un continuo de gravedad desde el trastorno esquizoide hasta la esquizofrenia, con el trastorno de personalidad esquizotípico en el medio. Sin embargo, otros trastornos como el trastorno evitativo de la personalidad también pueden presentar ciertas similitudes, aunque se caracterizan más por la evitación de situaciones sociales debido a sentimientos de inferioridad y sensibilidad a la crítica.

Síntomas del trastorno esquizotípico

Los síntomas del trastorno de la personalidad esquizotípica son similares a los de la esquizofrenia, pero son menos graves y se asocian a características persistentes de la personalidad. Para ser diagnosticada como tal, la personalidad esquizotípica debe presentar: 

  • Confusión de los límites entre el yo y los demás, autoconcepto distorsionado y expresión emocional a menudo no congruente con la experiencia interna.
  • Objetivos incoherentes y poco realistas.
  • Dificultad para comprender el impacto del propio comportamiento en los demás, interpretaciones distorsionadas y erróneas de las motivaciones del comportamiento de los demás.
  • Dificultad para establecer relaciones íntimas, que suelen vivirse con desconfianza y ansiedad.‍
  • Comportamiento "extraño", "raro", inusual y pensamiento mágico‍.
  • Evitación de las relaciones sociales y tendencia a la soledad.
  • Experiencias de persecución y dudas sobre la lealtad de los demás, apoyadas por la idea de que siempre se les ataca y se ríen de ellos.
trastorno de la personalidad esquizotípica
Foto de Mariana Montrazi (Pexels)

Trastorno esquizotípico de la personalidad: las causas

Los trastornos de personalidad esquizotípico pueden tener varias causas, entre ellas factores genéticos. Sin embargo, estos no bastan por sí solos para justificar este trastorno mental, hasta el punto de que muchos autores y estudiosos han cuestionado las posibles causas del trastorno de la personalidad esquizotípica. 

El psicoanalista M. Balint, por ejemplo, habla de un "defecto fundamental": “Estos pacientes presentan una incapacidad para relacionarse causada por un cuidado infantil inadecuado. De hecho, las experiencias de abandono en la infancia y un estilo de apego inseguro suelen asociarse al trastorno esquizotípico”. 

Una vez convertidos en adultos, estas personas tendrían dificultades en las relaciones íntimas porque son percibidas como peligrosas.

Trastorno esquizotípico de la personalidad: pruebas diagnósticas

Para confirmar la hipótesis diagnóstica del trastorno esquizotípico de la personalidad, el profesional puede utilizar pruebas de apoyo. Entre ellas se encuentra el instrumento SCID II (Entrevista Clínica Estructurada para los Trastornos de la Personalidad), que se utiliza para el diagnóstico diferencial de los trastornos de la personalidad del Eje II, basado en los criterios diagnósticos del DSM. También se utiliza el MMPI-2 para una evaluación global de la personalidad.

El MMPI-2 consta de varias escalas:

  • Escalas de validez, que investigan la sinceridad de las respuestas al test.
  • Escalas clínicas básicas, útiles para detectar la presencia de posibles síntomas como la hipocondría o la manía.
  • Escalas complementarias, que proporcionan información adicional, como la posible presencia de un trastorno de estrés postraumático.
  • Escalas de contenido, que exploran aspectos como fobias, trastornos de ansiedad, problemas familiares, problemas de autoestima, problemas en el trabajo y otros temas relevantes.
  • Además, hay otras 12 subescalas relacionadas con las escalas de contenido.

Estas pruebas complementarias ayudan al profesional en el proceso de evaluación del trastorno esquizotípico y otros trastornos de la personalidad.

¿Puede curarse el trastorno esquizotípico?

Las personas con esquizotipia deben superar un gran obstáculo, que es precisamente ser capaces de confiar en un psicólogo, ya que la dificultad en las relaciones interpersonales es el punto crucial de este trastorno. Por esta razón, a menudo estas personas no buscan ayuda.

Trastorno esquizotípico de la personalidad: ¿qué terapia escoger?

Como se subraya en el DSM-5, el trastorno esquizotípico de la personalidad tiene una presencia de hasta el 50% de trastorno depresivo mayor y episodios psicóticos transitorios.

La psicoterapia con estos pacientes debe basarse en la posibilidad de establecer una relación funcional que proporcione una "experiencia correctiva", y la relación terapéutica se convierte en una herramienta de gran importancia.

Dado que comparten muchos síntomas con la esquizofrenia, en caso de síntomas agudos también puede ser necesario combinar la terapia farmacológica.

Además, una intervención terapéutica que involucre a la familia puede ser muy útil, ya que a menudo son el único punto de referencia sólido para estos pacientes.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos