Trastornos de la personalidad

Trastorno esquizoide de la personalidad

Trastorno esquizoide de la personalidad
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
25.5.2023

Todo el mundo experimenta en la vida comportamientos, pensamientos y sentimientos que parecen similares a los síntomas de los trastornos de la personalidad. La diferencia es que estos últimos se caracterizan por las formas extremas y desadaptativas en que se expresan los rasgos. 

Las características de un trastorno de la personalidad se hacen reconocibles durante la adolescencia o los primeros años de la edad adulta, y representan un patrón habitual y relativamente estable a lo largo del tiempo. ¿Cómo reconocer a una persona con un trastorno de la personalidad?

Los trastornos de la personalidad están profundamente arraigados en el sentido de sí misma de una persona y representan un grupo heterogéneo de trastornos psicológicos definidos por la dificultad de las personas para tener una imagen positiva de sí mismas y crear conexiones profundas con otras personas. 

En este artículo, nos centraremos en el trastorno esquizoide de la personalidad, definido en el DSM-5 como "un patrón caracterizado por el desapego de las relaciones sociales y una gama restringida de expresividad emocional". 

Al igual que el trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP), el significado de esquizoide tiene raíces griegas y deriva de schizo, ‘dividido’ y eidos ‘forma’, ‘apariencia’. ¿Cómo reconocer a alguien con trastorno de la personalidad esquizoide? El distanciamiento social, la indiferencia hacia las relaciones y una capacidad restringida de expresión emocional son rasgos típicos de la personalidad esquizoide.

Trastorno de la personalidad esquizoide según el DSM 5 

El trastorno de personalidad esquizoide se denomina en el DSM-5 como un trastorno que "comienza en la edad adulta temprana y está presente en una variedad de contextos, según lo indicado por cuatro (o más) de los siguientes: 

  • No desea ni siente placer en las relaciones afectivas, incluida la pertenencia a una familia 
  • Casi siempre elige actividades individuales 
  • Muestra poco o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona
  • Disfruta con pocas o ninguna actividad
  • No tiene amigos íntimos ni confidentes, excepto parientes de primer grado
  • Parece indiferente a los elogios o las críticas de los demás
  • Muestra frialdad emocional, desapego o afectividad aplanada.

El trastorno de personalidad esquizoide tampoco se produce exclusivamente durante el curso de una esquizofrenia, un trastorno bipolar o depresivo con rasgos psicóticos, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro autista (TEA), y no es atribuible a los efectos fisiológicos de otra afección médica". 

trastorno esquizoide
Foto de Alexa Popovich (Pexels)

Trastorno esquizoide de la personalidad y otros trastornos

Otros trastornos pueden confundirse con el trastorno esquizoide de la personalidad porque tienen ciertas características en común. 

Por ejemplo, puede ser difícil distinguir el trastorno esquizoide de la personalidad de las formas leves de trastornos del espectro autista, que presentan un mayor deterioro de las interacciones sociales y un comportamiento estereotipado. Además, el trastorno evitativo de la personalidad también puede presentar ciertas similitudes, aunque se caracteriza más por la evitación de situaciones sociales debido a un complejo de inferioridad y sensibilidad a la crítica.

El trastorno esquizoide no presenta distorsiones cognitivas y perceptivas, pensamiento mágico o pensamientos intrusivos, apariencia inusual, y los síntomas psicóticos subclínicos típicos del trastorno esquizotípico de la personalidad están ausentes. 

También cabe destacar la diferencia entre la esquizofrenia hereditaria y el trastorno de la personalidad esquizoide, que puede distinguirse del primero por la ausencia de síntomas psicóticos persistentes (delirios y alucinaciones). 

Para entender mejor cómo reconocer a una persona con esquizofrenia y las diferencias con la persona con trastorno esquizoide citamos al psicoanalista A. Lowen que, en su libro La traición del cuerpo, sitúa el trastorno esquizoide de la personalidad en medio de dos extremos, representados por la "salud emocional" definida como “normal” y la "perturbación emocional", de la que la esquizofrenia es la máxima expresión y afirma:

"En la esquizofrenia la personalidad está dividida y retirada de la realidad. Entre los dos extremos se encuentra una amplia gama de estados esquizoides en los que la retirada de la realidad se produce con cierto grado de desapego emocional y la personalidad se mantiene unida por la fuerza del pensamiento racional."

Lowen también relata más de un caso clínico de trastorno de personalidad esquizoide y varios testimonios de pacientes con personalidad esquizoide para fundamentar sus tesis.

Síntomas del trastorno de personalidad esquizoide 

El término más apropiado para describir el trastorno esquizoide de la personalidad es “distante”. Estas personas son la encarnación de la autonomía, han aprendido a ser autosuficientes, a no necesitar a los demás, a los que consideran poco fiables o intrusivos, exigentes, hostiles, groseros. 

Están dispuestos a sacrificar la intimidad para preservar su desapego e independencia, hasta el punto de permanecer al margen de la sociedad y aislarse. Pueden verse a sí mismos como extraños y extravagantes, ajenos al contexto social, entregados a una vida de soledad; suelen huir de los condicionamientos sociales y prefieren evitar las relaciones. 

Las estrategias interpersonales de la personalidad esquizoide consisten en tratar de mantener las distancias con los demás, evitar formar vínculos cuando está en compañía, mostrarse poco receptivo, preferir las actividades solitarias, presentar inhibición afectiva y desapego, y afirmar que rara vez siente emociones como la ira y la alegría. 

Las personas con trastorno esquizoide parecen no desear la intimidad, ser indiferente a las oportunidades de establecer relaciones afectivas u obtener satisfacción de pertenecer a una familia o grupo social. 

Si en el trabajo se requiere una implicación interpersonal, esta área de la vida puede verse perjudicada; por el contrario, si trabajan en condiciones de aislamiento social, “funcionan” bien. 

Entre las personalidades esquizoides “famosas” que se corresponden con las características enumeradas anteriormente se encuentran el matemático J. Nash, en la película Una mente maravillosa se cuenta la lenta pero inexorable aparición de síntomas esquizoides destinados a revelar una personalidad esquizofrénica de tipo paranoide, y el mayordomo J. Stevens de la película Lo que queda del día, un personaje ficticio en este caso, interpretado por A. Hopkins.

Cómo ama una persona con trastorno esquizoide 

En el amor, la persona con trastorno de la personalidad esquizoide no logra un buen nivel de intimidad emocional, tiene dificultades para establecer vínculos afectivos y las relaciones sexuales se viven como insatisfactorias debido a la falta de capacidad para sentir emociones espontáneas y para mantener una relación íntima. 

Esto se debe a que su mecanismo de defensa es evitar involucrarse, tiende a irse antes de que le dejen. Si se les “fuerza” a mantener relaciones íntimas, pueden experimentar ansiedad grave y, en respuesta al estrés, pueden presentar episodios psicóticos muy breves que duran desde unos minutos hasta unas horas.

personalidad esquizoide
Foto de Ron Lach (Pexels)

Causas del trastorno esquizoide de la personalidad 

El trastorno de personalidad esquizoide  puede ser más frecuente en personas cuyos antecedentes familiares muestran esquizofrenia o trastorno esquizotípico de la personalidad, pero sus causas aún no se han investigado a fondo

Además del probable origen genético del trastorno, el trastorno esquizoide también puede depender de la presencia de experiencias de cuidado en la infancia en las que las necesidades emocionales primarias no se cubrieron adecuadamente, lo que alimenta la sensación del niño de que las relaciones interpersonales no son satisfactorias. 

En la infancia, estos niños pueden haber tenido experiencias repetidas de rechazo, abandono o desatención. El retraimiento, en estos casos, puede convertirse en la única reacción defensiva posible ante situaciones vividas como una amenaza para la propia existencia.

Herramientas para el diagnóstico del trastorno esquizoide de la personalidad

El uso de múltiples fuentes de información puede permitir un perfil psicopatológico más preciso del paciente. Las entrevistas clínicas estructuradas se utilizan para evaluar la presencia de trastornos de la personalidad basados en el cumplimiento de los criterios diagnósticos del trastorno esquizoide del DSM-5. 

El mejor enfoque para realizar un diagnóstico correcto integra una entrevista clínica y evaluaciones de familiares y conocidos. Esto se debe a que, el paciente:

  • Puede no tener una comprensión clara de su trastorno y de cómo su comportamiento influye en el de los demás.
  • Puede no darse cuenta de que algunos aspectos de su funcionamiento son inusuales o anormales. 

Además de estos instrumentos, existen pruebas para el trastorno esquizoide de la personalidad y cuestionarios de autoevaluación, que permiten al paciente informar sobre pensamientos, emociones, comportamientos y motivaciones asociados a sus experiencias personales. 

Entre las pruebas más utilizadas para el diagnóstico de la personalidad esquizoide se encuentra el SCID-5 PD, que también se utiliza como herramienta de autoevaluación para agilizar la entrevista estructurada y permitir al clínico centrar la entrevista en los criterios en los que el paciente ya se ha reconocido.

¿Qué terapia para el trastorno esquizoide de la personalidad?

Las personas con trastorno esquizoide de la personalidad también suelen decir que sufren acoso y rechazo por parte de sus compañeros y que tienen problemas de pareja

En la familia, se les percibe como "raros" o que no están a la altura (por lo que puede resultar difícil entender cómo tratar a una persona con personalidad esquizoide). Como resultado, desarrollan una visión de sí mismos como diferentes de los demás (en sentido negativo), de los demás como hostiles, insensibles y crueles, y de las interacciones sociales como problemáticas y peligrosas.

Entre los tipos de psicoterapia para el tratamiento del trastorno esquizoide de la personalidad, uno de los más utilizados es la terapia cognitivo-conductual, útil para reestructurar patrones de pensamiento y conducta. La alianza terapéutica que se establece entre profesional y paciente para el éxito del tratamiento es de suma importancia. 

¿Cómo ayudar a una persona con personalidad esquizoide?

También puede ser muy útil la terapia de grupo para desarrollar:

  • Habilidades sociales como la comunicación eficaz.
  • Expresión y reconocimiento de emociones.
  • Habilidades de afrontamiento para manejar la ansiedad en las reacciones sociales.

Hay que respetar los límites del paciente y darle tiempo para que aprenda a confiar en los demás.

El tratamiento farmacológico del trastorno esquizoide de la personalidad se lleva a cabo en presencia de síntomas psicóticos particulares y previa indicación de un psiquiatra.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos