Ansiedad

Baja autoestima: causas, consecuencias y remedios

Baja autoestima: causas, consecuencias y remedios
logo-buencoco
Buencoco
Servicio de psicología online

Artículo revisado por nuestra redacción clínica

Publicado el
12/1/2023

A lo largo de nuestra vida vamos desarrollando la autoestima, desde la infancia, y según nuestras experiencias y crecimiento, esta se va moldeando y modificando. Podríamos decir que la autoestima no es del todo “estable” pues a lo largo de los años habrá momentos en los que podamos tener la autoestima más alta o más baja.

Desde 2020, según la Fundación Anar, el porcentaje de personas con baja autoestima se ha incrementado hasta en un 212,3%, unas cifras preocupantes que demandan una mayor atención sobre esta problemática. 

En el artículo de hoy hablamos de la autoestima baja, sus causas, consecuencias y remedios.

La autoestima comienza desde la relación y los primeros intercambios en la infancia con las personas cuidadoras. La necesidad de estima y afecto figura entre las principales necesidades humanas y la encontramos, junto con la de autorrealización y pertenencia, en la pirámide de Maslow. La estima de los demás y una visión positiva de las propias características individuales refuerzan el sentido de uno mismo, la propia Identidad. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando faltan estos elementos, cuándo sientes "no tengo amigos" y no te sientes valorado?

Qué significa tener la autoestima baja

La autoestima baja es un término que se refiere a una valoración negativa y persistente que una persona tiene de sí misma. Es una condición en la que la persona se ve a sí misma de una forma muy crítica, a menudo sintiéndose incompetente e infravalorada en varios aspectos de su vida. Esta percepción negativa puede ser el resultado de experiencias pasadas, de críticas constantes durante la infancia, etc. y puede llevar a un patrón de pensamientos negativos y conductas de autosabotaje y evitación.

Para entender lo que significa la autoestima baja hay que comprender que no es solo una simple inseguridad o un momento de dudas personales. Es una visión arraigada y generalizada de uno mismo que afecta de forma significativa al comportamiento y las emociones. Quienes sufren de baja autoestima suelen luchar contra sí mismos, su autocrítica, se desvalorizan y dudan constantemente de sus capacidades. Por el contrario, la diferencia entre baja autoestima y alta autoestima es que las personas que pertenecen a este segundo grupo tienen una percepción positiva y estable de su valía y sus habilidades, lo que les permite enfrentar los problemas con confianza y resiliencia.

causas baja autoestima
Fotografía de Pexels

Causas de la baja autoestima

¿Por qué una persona experimenta baja autoestima? Las causas de la autoestima baja incluyen todas aquellas experiencias que contribuyen a conformar la opinión que tenemos de nuestra persona, entre las que podemos encontrar:

  • Haber tenido padres estresados, infelices y especialmente estrictos o críticos.
  • Haber sufrido traumas infantiles que hayan dejado en la persona un sentimiento de vergüenza o un rechazo a las interacciones sociales (en los casos más graves puede haber detrás un trastorno evitativo de la personalidad, por ejemplo).
  • Haber sufrido malos tratos físicos y psicológicos.
  • Haber sufrido acoso escolar o situaciones denigrantes en la escuela, o en otros contextos, en relación con el propio físico, lo que puede desencadenar un mecanismo de baja autoestima a causa del propio cuerpo (body shaming).
  • Haber sufrido problemas emocionales (que pueden causar autoestima baja en el amor).
  • Pertenecer a una minoría étnica o cultural o a un grupo social sujeto a prejuicios. 
  • Tener experiencias negativas en la edad adulta, por ejemplo problemas en el trabajo como burlas o intimidaciones.
  • Padecer una enfermedad crónica que distorsiona la imagen que uno tiene de su persona y de su cuerpo (lo que puede dar lugar a trastornos como la dismorfia corporal o la dismorfia muscular).

Autoestima baja: síntomas

Como hemos visto, el significado de la autoestima baja puede estar relacionado con la interpretación negativa que tenemos de nuestra persona y de nosotros mismos en relación con los demás. Muchas personas evitan relacionarse con los demás de forma activa porque, por cada intento de acercamiento que sale mal, atribuyen la causa a factores externos difíciles de controlar: su locus de control está orientado hacia el exterior.

Los problemas de baja autoestima conllevan síntomas psicológicos, pero también físicos. Algunas de las señales de baja autoestima son las siguientes:

  • tristeza, soledad y ansiedad
  • sentimientos de culpa;
  • miedo a no saber qué decir o a decir las cosas equivocadas;
  • necesidad de aislarse;
  • miedo al abandono y al rechazo;
  • miedo a ser traicionado;
  • pensamientos de inadecuación y atelofobia;
  • miedo a no estar a la altura de las expectativas;
  • miedo a ser decepcionado y no correspondido.

En ocasiones, la persona puede experimentar una autoestima baja agresiva que se manifiesta en comportamientos hostiles y defensivos, donde la persona puede atacar o desvalorizar a los demás para compensar sus propias inseguridades. Y, al contrario, cuando existe una autoestima baja pasiva, la persona tiende a una actitud de retirada y sumisión, lo que le lleva a evitar confrontaciones y a permitir que otros ignoren sus necesidades y deseos.

Todas estas conductas de baja autoestima y respuestas psicológicas son habituales, pero hay que tener en cuenta que el comportamiento de una persona con baja autoestima no siempre es el mismo y puede variar en función de su contexto y su historia personal. Ante la duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la salud mental para que realice una evaluación exhaustiva y confirme o descarte el problema.

síntomas baja autoestima
Fotografía de Pexels

Consecuencias de tener una baja autoestima

¿Cómo afecta la baja autoestima a nuestro día a día? La autoestima baja puede llevar a las personas a aislarse, evitando situaciones de inseguridad en las que existe la necesidad de exponerse a los demás, para "protegerse", e incluso a autosabotearse. Las personas inseguras y con baja autoestima pueden experimentar tristeza y soledad compuestas por sentimientos de desánimo y frustración causadas por la falta:

  • de relaciones sociales;
  • de contacto, apoyo, confrontación y juego con los demás.

Baja autoestima y relaciones

Las personas con baja autoestima sufren consecuencias físicas y psicológicas a la hora de relacionarse con los demás en muchos ámbitos de la vida. Hay veces que nos toca experimentar este problema en tercera persona, y tenemos que afrontar el hecho de vivir con una persona con baja autoestima. En estos casos es importante contar con 

  • Baja autoestima en niños: la baja autoestima infantil tiene consecuencias que afectan a la imagen que están construyendo de sí mismos. En algunos casos, el niño adopta una actitud agresiva y prepotente para disimular esta dificultad (aunque no hasta el punto de llegar a actos de maldad o crueldad, como ocurre en el efecto Lucifer), lo que puede derivar en acoso escolar.

  • Baja autoestima y relaciones de pareja: la inseguridad y baja autoestima en el amor pueden llevar a comportamientos controladores hacia la pareja, celos, miedo a ser traicionado y miedo al abandono. En los casos más extremos, la persona puede desarrollar una fobia al amor (filofobia) derivada de experiencias pasadas desagradables, por ejemplo. La autoestima baja por un amor no correspondido puede llevar a fuertes sentimientos de autovaloración relacionados con ese hecho, convirtiendo la inseguridad y la baja autoestima en los principales elementos de la forma de interactuar en la relación de pareja.

  • Baja autoestima y sexualidad: las personas con autoestima baja pueden tender a vivir la intimidad con poca espontaneidad, quizás debido al vínculo entre la baja autoestima y el aspecto físico, que no les permite vivir su vida sexual con serenidad.

  • Baja autoestima y homosexualidad: la orientación sexual también puede desencadenar pensamientos de autoevaluación, baja autoestima e inseguridad, a menudo provocados por la forma en que se interpretan los juicios de los demás. En algunos casos, las causas de la baja autoestima pueden estar relacionadas con la homofobia interiorizada, es decir, aquellos sentimientos negativos que surgen al interiorizar los prejuicios de la sociedad contra la homosexualidad o la transexualidad (hablamos en estos casos de transfobia).

  • Baja autoestima en el trabajo: en el trabajo, la autoestima y la ansiedad de rendimiento pueden estar estrechamente relacionadas. En este caso, los problemas de relación causados por la autoestima baja pueden conducir a una falta de proactividad y de confianza en uno mismo y a conflictos con compañeros y superiores.

  • Baja autoestima y resiliencia: una baja autoestima puede dificultar el desarrollo de la resiliencia, esto es, la capacidad de una persona para adaptarse y recuperarse de manera saludable frente a situaciones adversas o estresantes.

Soledad

Los mecanismos provocados por la baja autoestima (no creer en uno mismo y creerse fracasado) pueden dar lugar a un círculo vicioso (el síndrome de Casandra es un ejemplo), lo que conduce al aislamiento. La falta de relaciones, a su vez, conduce a la tristeza y la soledad y, por tanto, a una disminución de la autoestima de nuevo.

La soledad es una condición humana, a veces útil y necesaria, sin la cual no seríamos capaces de conocernos y comprendernos a nosotros mismos. Nos permite entrar en contacto con nosotros mismos y, como dice el psicólogo Erich Fromm:

"Paradójicamente, la capacidad de estar solo es la primera condición para la capacidad de amar".

Pero también puede generar malestar y depresión reactiva cuando se convierte en un estado habitual de "desconexión" con los demás.

la baja autoestima causas
Fotografía de Pexels

Baja autoestima en adolescentes

La adolescencia es una etapa crítica para el desarrollo de la autoestima. Durante este período, los jóvenes están formando su identidad y la percepción de su valía, por lo que cualquier factor que afecte a este desarrollo puede derivar en baja autoestima. El porcentaje de adolescentes con baja autoestima puede variar, pero hay estudios que sitúan en torno al 19% en chicas y al 7% en chicos la prevalencia de este problema psicológico.

Las causas de la baja autoestima en adolescentes son múltiples y variadas, e incluyen presiones académicas, problemas familiares, cambios físicos y sociales (tener una baja autoestima por acné o por el físico que se ha desarrollado), así como la influencia de las redes sociales. Estos factores pueden llevar a que los adolescentes duden de su valor y sus capacidades, lo que puede reflejarse en síntomas como el aislamiento, un peor rendimiento académico, una sensibilidad excesiva hacia las críticas y el miedo al rechazo.

Ahora bien, ¿cómo ayudar a adolescentes con falta de autoestima? Para abordar la baja autoestima en jóvenes es imprescindible identificar primero estos síntomas y entender sus causas. Par ello puede utilizarse un cuestionario de autoestima para adolescentes como el Inventario de autoestima de Cooper Smith, que puede revelar áreas específicas de preocupación en distintos ámbitos como el social, académico, personal, etc.

Para quienes se preguntan cómo ayudar a un adolescente con baja autoestima es esencial ofrecerles validación y reconocimiento de sus fortalezas y logros. Además, la terapia para adolescentes con baja autoestima puede ser una intervención eficaz, proporcionando un espacio seguro para explorar sentimientos y desarrollar diferentes habilidades de afrontamiento. 

Baja autoestima en mujeres

La falta de autoestima en mujeres adultas no solo impacta el bienestar emocional y la salud mental, sino que también puede influir en las decisiones y relaciones personales. Una de las causas de la baja autoestima en la mujer es la misoginia que aún sigue impregnando nuestra sociedad, lo que redunda en estereotipos de género y presión por unas elevadas expectativas sociales que a menudo afectan negativamente a su autoimagen y autoconcepto.

En particular, la baja autoestima en las mujeres puede manifestarse de manera aguda durante períodos de cambio hormonal y social, como el embarazo. Durante este tiempo, las preocupaciones sobre los cambios en el cuerpo, la maternidad y las capacidades personales pueden contribuir a la baja autoestima en el embarazo. Es fundamental que las mujeres reciban apoyo para gestionar este tipo de situaciones on un buena red de apoyo y acceso a recursos que refuercen su valor y autoeficacia.

Baja autoestima y redes sociales

La exposición constante a vidas aparentemente "perfectas" puede llevar a comparaciones desfavorables y a una percepción distorsionada de la realidad, exacerbando la baja autoestima en redes sociales. Este problema se da cuando las personas internalizan una versión idealizada del mundo que ven en las redes, lo que puede hacer que sus propias vidas parezcan menos satisfactorias en comparación.

La baja autoestima por las redes sociales se ve alimentada por la cultura de lo instantáneo (todo tiene que ser aquí y ahora) y la visibilidad de las interacciones en línea, donde los "me gusta", comentarios y seguidores se convierten en una moneda de cambio para la validación social. La presión por mantener una imagen online que sea digna de atención puede llevar a una preocupación constante y a la autocrítica, especialmente cuando las respuestas de otros usuarios no cumplen con las expectativas personales.

¿Cómo ayudar a una persona con baja autoestima?

Muchas personas se preguntan: ¿cómo ayudar a una amiga con baja autoestima? Y quienes son padres, pueden plantearse lo siguiente: ¿cómo ayudar a mi hija con baja autoestima? En realidad, no existe una "receta" universal para superar la baja autoestima porque, como hemos visto, tener problemas de autoestima implica matices diferentes para cada persona. 

Una persona con baja autoestima puede mostrar signos de inseguridad, hablar negativamente de sí misma o tener dificultades para aceptar cumplidos. Por ejemplo, podría decir "no soy lo suficientemente buena en mi trabajo" a pesar de tener un buen desempeño laboral y recibir elogios de sus colegas. Esta percepción distorsionada de su valía puede llevarla a evitar situaciones u oportunidades por miedo al fracaso.

Para los padres que se enfrentan a la tarea de ayudar a un hijo o una hija con baja autoestima, es importante fomentar un ambiente de apoyo y amor incondicional. Los niños con baja autoestima pueden dudar de sus capacidades y sentirse menos valiosos que otros niños. Pueden aislarse y retraerse de actividades grupales o criticarse por pequeños errores. Es importante que los padres y cuidadores reconozcan los logros del niño y, más importante aún, el esfuerzo que ponen en sus tareas, independientemente del resultado.

Algunos libros recomendados para profundizar en este tema son: "Los seis pilares de la autoestima" de Nathaniel Branden, un libro que proporciona prácticas para mejorar la percepción que uno tiene de sí mismo y para mejorar la autoestima; y “La autoestima: nuestra fuerza secreta” de Luis Rojas Marcos, un libro que explora el impacto de la autoestima en la vida diaria y ofrece consejos para mejorar la valoración personal.depresión. 

remedios y soluciones baja autoestima
Fotografía de Pexels

Cómo ayudar a una persona con depresión y baja autoestima

El sentimiento de soledad y la autoestima baja suelen ser los principales indicadores de malestar psicológico que pueden derivar en depresión o distimia. El perfeccionismo, los problemas de autoestima y la ansiedad social, así como la angustia y la soledad, parecen estar muy presentes en la sociedad contemporánea, que a menudo impone normas de rendimiento o estéticas de las que algunas personas se convierten en víctimas.

La relación entre la falta de autoestima y la depresión, pero también entre la ansiedad y la baja autoestima, fue investigada en un estudio realizado por Julia Sowislo y Ulrich Orth, quienes afirman: 

"La baja autoestima y la depresión están fuertemente correlacionadas, pero aún no hay pruebas consistentes sobre la naturaleza de la relación. Mientras que el modelo de la vulnerabilidad afirma que la baja autoestima contribuye a la depresión, el modelo de la escasez afirma que la depresión erosiona la autoestima. Además, se desconoce si los modelos son específicos de la depresión o si también se aplican a la ansiedad."

Ayudar a alguien con síntomas de depresión por baja autoestima es un proceso delicado que requiere paciencia, comprensión y un enfoque proactivo. Es esencial ofrecer un apoyo emocional constante, mediante la escucha activa y validando sus sentimientos sin emitir juicios. Fomentar la autoaceptación y el reconocimiento de sus propias fortalezas y valores puede ser también un buen punto de partida. 

Por su parte, la terapia psicológica para la baja autoestima, como veremos a continuación, puede ayudar a la persona a superar muchas de las dificultades asociadas a una percepción negativa de sí misma y a los problemas emocionales propios de un estado depresivo. 

Cómo trabajar la baja autoestima en terapia

Si estás buscando soluciones a tu baja autoestima, iniciar terapia, por ejemplo con un psicólogo online, puede ser la mejor manera de empezar a cuidarse uno mismo, cambiar la situación, adquirir una nueva conciencia y trabajar la autoestima y otras habilidades sociales

El tratamiento psicológico para la baja autoestima permite:

  • Renunciar a la ambición de perfección. Es importante trabajar en la autonomía de uno mismo, fijarse objetivos que no sean demasiado exigentes o poco realistas, que probablemente no alcanzaremos, y tomar conciencia de nuestros límites y capacidades.

  • Darse permiso para equivocarse. Aprender a juzgar los errores como algo soportable, permisible, normal, humano. Esto puede permitirnos perdonarnos por nuestros errores, liberándonos de la trampa del miedo.

  • Reconocer, aceptar y aprender a gestionar el miedo a la desaprobación social.

  • Mantener una constancia de sí mismo a pesar de los fracasos, adquiriendo conciencia de que la autoestima, la percepción que cada uno tiene de sí mismo, puede cambiar porque está constantemente influida por numerosas variables que encontramos a lo largo de la vida.

  • Aprender a recompensarse cuando se avanza hacia un objetivo: esto ayuda a reconocer el propio valor, a recompensarse por el esfuerzo realizado y aumenta las posibilidades de repetir el esfuerzo en el futuro, aumentando así la motivación.

Recuerda que ir al psicólogo por baja autoestima y pedir ayuda no es algo de lo que avergonzarse, sino todo lo contrario; es una señal de que reconocemos que tenemos un problema y queremos trabajar por solucionarlo.

Si necesitas ayuda puedes contar con el apoyo de nuestro equipo de psicólogos y psicólogas que te enseñarán cómo tratar la inseguridad y baja autoestima. Solo tienes que completar este cuestionario para que podamos conocer tu caso y ofrecerte el mejor tratamiento disponible.

 

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Conociendo la psicología positiva

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

Cada cuánto ir al psicólogo y cuántas sesiones de psicología son necesarias

lee todos los artículos