Relaciones de pareja

Posesividad: qué es, por qué la experimentamos y cómo superarla

Posesividad: qué es, por qué la experimentamos y cómo superarla
logo-buencoco
Buencoco
Servicio de psicología online

Artículo revisado por nuestra redacción clínica

Publicado el
28/7/2023

En cada tipo de relación, el vínculo entre dos personas puede tener diferentes entidades y, mientras que por un lado da cabida a sentimientos como el amor y la amistad, por otro puede caracterizarse por emociones que, si no se gestionan y comprenden en profundidad, pueden comprometerlo.

En las relaciones de pareja, por ejemplo (pero también ocurre en la familia, entre padres e hijos) se pueden experimentar celos, un sentimiento que, en las dosis adecuadas, expresa el vínculo con la pareja y esa sensación de exclusividad que se siente hacia la persona amada.

Los celos, a veces, pueden llegar a ser patológicos: quienes los experimentan sienten la relación constantemente amenazada, viven con la duda de la infidelidad (anticipan pensamientos: ¿cómo superar una infidelidad si mi pareja es infiel?) y, a menudo, son incapaces (aunque se den cuenta) de gestionarlos de forma sana, lo que conduce a la posesividad.

¿Qué ocurre cuando los celos se convierten en posesividad? ¿Existe alguna diferencia entre celos y posesividad? ¿Qué vínculos son susceptibles de posesión en psicología?

¿Qué significa posesividad y ser una persona posesiva?

La RAE define la posesividad como “dominante y absorbente en la relación con otra u otras personas”.

Con esta clara definición, ya podemos entender cómo se comporta una persona posesiva y cómo vive el vínculo con otra. La posesividad, de hecho, es un término que designa una constelación de comportamientos que pueden socavar las relaciones al desencadenar mecanismos de manipulación y control emocional, que pueden conducir hacia una relación tóxica.

¿Por qué se es posesivo o posesiva? ¿Cuál es la diferencia entre celos y posesividad? Empecemos por responder a esta última pregunta.

Diferencia entre celos y posesividad

La posesividad y los celos parecen muy similares. Ambos surgen en el seno de las relaciones y pueden estar vinculados a una inseguridad subyacente que lleva a la persona a sentir la necesidad de "tener a la persona solo para sí".

La diferencia fundamental entre los celos y la posesividad radica en que mientras los primeros son un sentimiento, la segunda es un conjunto de comportamientos que pueden seguir la idea (más o menos implícita) de tener derecho a imponerse en la vida de la otra persona aniquilando su individualidad y singularidad. El comportamiento manipulador y controlador es, de hecho, una de las principales características de la posesividad.  

¿Cómo se comporta una persona posesiva? Actúa impulsada por una manía de control que puede derivar en manipulación emocional, violencia psicológica (que encontramos, por ejemplo, en el acoso) hasta comportamientos agresivos y violencia física que pueden tener consecuencias trágicas (como la violencia de pareja o la violencia doméstica, esta última se produce entre miembros de la familia y parejas íntimas).

La posesividad del narcisista también tiene los mismos elementos, utilizados para obtener el "suministro narcisista" que necesita. Una persona con trastorno narcisista de la personalidad, de hecho, debido a la falta de empatía, tiene dificultades para identificarse con los sentimientos de los demás y puede hacer demandas que terminan limitando la libertad del otro.

¿Cómo saber si es amor o posesión?

posesividad causas
Foto de Budgeron Bach (Pexels)

Posesividad: los síntomas 

Entre las principales características de la posesividad, y que también encontramos entre los signos del amor posesivo, están:

  • La tendencia al control obsesivo (del teléfono, de las cuentas sociales, de las personas con las que se sale).
  • La tendencia frecuente a los ataques de ira y a la agresividad .
  • La tendencia a hacer que el objeto de amor se aísle distanciándolo de sus amistades y conocidos.
  • La imposición de horarios o comportamientos específicos.

Estas formas de actuar suelen estar alimentadas por la inseguridad, el miedo al abandono y el temor al rechazo, que pueden provocar pensamientos y cavilaciones recurrentes y obsesivos. Al igual que en la obra de Shakespeare Otelo no basta con el consuelo para calmar la ansiedad de una pareja enamorada posesiva:

"Confiesa lealmente tu pecado. Porque aunque lo negaras, y con juramento, punto por punto, no podrías calmar ni destruir esa fuerte convicción de tu culpa que me hace delirar".

Posesividad: posibles causas

¿Por qué es una persona posesiva? ¿Qué hay detrás de la posesividad? Las causas de la posesividad en el amor y en otras relaciones pueden ser de distinta naturaleza. Hay que tener en cuenta el contexto sociocultural y las experiencias vitales.

Las raíces de la posesividad pueden buscarse en la infancia: la aparición de la posesividad, en psicología, suele estar relacionada con el tipo de estilo de apego.

Como nos enseña la psicología infantil, cuando en las primeras etapas de la vida se experimentan experiencias en las que los cuidadores se comportan de forma impredecible (en las que las necesidades del niño no se tienen en cuenta o no se satisfacen de forma fiable), es posible que en la edad adulta se desarrolle un estilo de apego ambivalente enredado.

Este tipo de apego se caracteriza por lo siguiente:

  • idealización de la pareja
  • necesidad de simbiosis y miedo a la soledad
  • la dependencia de la pareja (dependencia emocional)
  • ansiedad, celos, posesividad e ira.

Esto desencadena un mecanismo que transforma el miedo a perder a la persona amada en un vínculo basado en limitaciones y concesiones, un control obsesivo de la vida del otro llevado a cabo por diversos medios. 

Cuando los padres son posesivos 

También en la familia, como hemos mencionado, es posible que exista un cierto grado de posesividad, que puede provocar dinámicas disfuncionales si el control proviene de padres extremadamente celosos o de madres posesivas.

Los padres celosos de sus hijos, de hecho, si no viven este sentimiento de forma sana, pueden condicionar la forma en la que el niño vivirá sus relaciones interpersonales, proponiendo un modelo relacional que se desarrollará sobre el control del otro y sobre la falta de empatía, a favor de una "salvación afectiva" personal completamente ilusoria. 

Una madre excesivamente posesiva, por ejemplo, tenderá a ser celosa hasta el punto de entrometerse y dirigir incluso las elecciones personales de sus propios hijos (ya estén relacionadas con las amistades o con las relaciones amorosas), preparando así (inconscientemente) el terreno para los conflictos familiares que puedan surgir en la edad adulta.

amor posesivo
Foto de Cottonbro Studio (Pexels)

Un amor posesivo‍

Como hemos visto, el hombre posesivo o la mujer posesiva en las relaciones románticas tiende a asumir una actitud controladora, a veces desconfiada y manipuladora, luchando contra su propio miedo al abandono y su baja autoestima

Sin embargo, no siempre es fácil reconocer (o reaccionar ante) el comportamiento provocado por los celos y la posesividad en el amor, sobre todo cuando se trata de las primeras experiencias amorosas. 

Un estudio hecho sobre las percepciones de los adolescentes sobre las relaciones sanas y malsanas, y concluyó que "algunos adolescentes tenían dificultades para entender los atributos de las relaciones, incluidos los celos y la posesividad, ya que estos comportamientos pueden percibirse como expresiones de un fuerte interés romántico".

Entonces, ¿qué es el amor posesivo? ¿Se trata realmente de romanticismo? Sencillamente, no es amor. El amor y la posesividad no pueden coexistir en una relación sana.

Parece una afirmación tajante, pero si reflexionamos, si la posesividad se basa en el deseo de pasar por encima de las necesidades, deseos y exigencias de la pareja, está claro que el amor posesivo no puede llamarse amor, porque carece de reconocimiento de la individualidad de cada miembro de la pareja.

La persona posesiva en el amor creerá firmemente que puede decidir sobre la libertad del otro, impidiendo que su pareja exprese su propia personalidad y tome sus propias decisiones, llegando poco a poco a afectar a todos los aspectos de su vida, como las amistades, el trabajo, la gestión de sus propios recursos (incluidos los financieros) y su autonomía. 

Aunque ser posesivo en el amor pueda interpretarse al principio como interés y dedicación, como valorar la singularidad del otro, poco a poco se corre el riesgo de encerrarse en una relación exclusiva y asfixiante, alimentada por la sospecha, la soledad y la ansiedad.

Las crónicas, incluso las más recientes, nos recuerdan que los celos en el amor son una pendiente resbaladiza desde la que se corre el riesgo de precipitarse hacia una posesividad patológica y formas de violencia cada vez más intensas. Los episodios de violencia psicológica contra las mujeres (sobre todo) actuados para aislarlas y desvalorizarlas, creyendo que pueden poseerlas, no son raros, por desgracia, y todavía hoy los vemos, ya que sigue habiendo mucha misoginia interiorizada en la sociedad.

Posesividad: cómo superarla

¿Es posible disminuir la posesividad de la pareja? ¿Cómo curar la posesividad cuando somos nosotros los que actuamos? En ambos casos, puede ser de apoyo acudir a un profesional de la salud mental.

El trabajo que se puede realizar con un psicólogo puede ayudar a la persona a comprender las razones de su comportamiento posesivo, investigando las causas más profundas que lo desencadenaron. El terapeuta puede hacer uso de diversas herramientas de diagnóstico, como el test de la Escala de Posesividad (PS).

Además, un psicólogo experimentado puede guiar al paciente en la construcción de un diálogo con la pareja o los familiares con los que ha surgido el problema, tanto para orientarle sobre cómo ayudar a una persona posesiva como para apoyarle en el redescubrimiento de sí mismo y en la escucha de sus necesidades. 

Para terminar, nos gustaría señalar que si sufrimos violencia psicológica o física, si sentimos que ha llegado el momento de poner fin a una relación que nos produce malestar e incomodidad, además del apoyo de un psicólogo, podemos contar con asociaciones que se ocupan de proteger y salvaguardar a quienes quieren salir de relaciones tóxicas.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Conociendo la psicología positiva

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

Cada cuánto ir al psicólogo y cuántas sesiones de psicología son necesarias

lee todos los artículos