Relaciones de pareja

Violencia doméstica: tipos, señales y consecuencias

Violencia doméstica: tipos, señales y consecuencias
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
14.2.2024

El término violencia doméstica se refiere al comportamiento abusivo (físico, psicológico o sexual) que ocurre dentro de un contexto familiar o doméstico. Este problema afecta tanto a la pareja íntima como a los familiares y puede adoptar diversas formas, comprometiendo la seguridad y el bienestar de las víctimas.

Hoy en día, la propagación de la violencia doméstica representa un grave problema global. Por lo tanto, abordar la violencia doméstica es crucial para aumentar la conciencia pública, mejorar las leyes de protección de las víctimas y proporcionar recursos adecuados para la prevención y el apoyo.

La importancia de abordar este tema radica en crear conciencia, promover la prevención a través de la educación y garantizar un entorno seguro y de apoyo para quienes son víctimas. Solo a través del compromiso colectivo podemos esperar reducir la incidencia de este grave problema social.

Tipos de violencia doméstica

La violencia doméstica es un patrón de comportamiento abusivo y coercitivo que puede manifestarse de diferentes maneras y ocurre dentro de las relaciones familiares o domésticas. 

A menudo, evoluciona hacia lo que se llama un ciclo de violencia que se desarrolla en tres fases: creación de tensión, abuso y luna de miel (la fase de arrepentimiento). 

Los principales tipos de violencia doméstica incluyen:

  • Violencia física: implica el uso de fuerza física para infligir lesiones, dolor o daño a las víctimas. Puede manifestarse mediante golpes, empujones, patadas o el uso de objetos como herramientas de agresión.

  • Violencia psicológica o emocional: incluye conductas encaminadas a menoscabar la autoestima y el bienestar psicológico de la víctima. Esto puede incluir insultos, humillación, intimidación, control y aislamiento.
  • Violencia sexual: implica coerción o forzamiento de actos sexuales sin el consentimiento de la víctima. Incluye la violación, el acoso sexual y cualquier forma de abuso sexual en una relación perpetrada dentro del hogar.

  • Violencia económica: implica el control o uso incorrecto de los recursos económicos de la víctima con el fin de limitar su independencia económica. Puede incluir la prohibición de trabajar, controlar el dinero o negar el acceso a recursos financieros.

  • Violencia digital o tecnológica: se refiere al abuso de las tecnologías digitales para amenazar, intimidar o controlar a la víctima; podrá haber seguimiento de las comunicaciones, difusión no consentida de imágenes íntimas o ciberacoso.

El reconocimiento y la comprensión de estas diferentes formas de violencia doméstica son esenciales para abordar el problema de manera integral y brindar el apoyo adecuado a las víctimas.

La violencia doméstica se ejerce en casa, principalmente
Foto de RDNE Stock project (Pexels)

Factores que contribuyen a la violencia doméstica

La violencia doméstica es un fenómeno complejo en el que influyen diversos factores que pueden contribuir a su aparición. 

Algunos de los factores subyacentes son:

  • factores individuales: los problemas de salud mental, los traumas infantiles no procesados ​​y los problemas de autoestima pueden contribuir a la propensión de un individuo a tener conductas violentas.

  • factores familiares: la dinámica familiar disfuncional, los patrones de comportamiento aprendidos y la exposición a la violencia durante la infancia pueden influir en la perpetuación de la violencia doméstica de una generación a la siguiente.

  • abuso de sustancias: el abuso de alcohol o drogas y sus efectos pueden aumentar la probabilidad de comportamiento violento, exacerbando la tensión en las relaciones domésticas.

  • factores socioeconómicos: el desempleo, la pobreza y el estrés financiero pueden contribuir a un ambiente familiar tenso, aumentando el riesgo de violencia doméstica.

  • factores psicológicos: la falta de habilidades adecuadas para manejar el estrés y la dificultad para expresar las emociones de manera saludable pueden contribuir a la violencia doméstica.

  • aislamiento social: la falta de una red de apoyo social puede hacer que las víctimas sean más vulnerables y menos propensas a buscar ayuda.
  • factores socioculturales: Las normas culturales que promueven rígidos estereotipos de género y condiciones socioeconómicas desfavorables pueden alimentar el entorno en el que puede florecer la violencia doméstica.

Respecto a este último punto, los datos de la encuesta de igualdad del CIS señalan que la percepción de igualdad y los estereotipos de género siguen aún muy vigentes en sectores de la sociedad. Algunos de ellos son:

  • El 44,1% de los hombres está de acuerdo con que "se ha llegado tan lejos" en la igualdad que se les discrimina a ellos
  • El 65% de los hombres de entre 16 y 24 años cree que en España las desigualdades entre hombres y mujeres son “pequeñas” o “casi inexistentes

Además, según el estudio "Tolerancia cero" de Fundación Mutua Madrileña y Antena 3 Noticias:

  •  El 20% de los jóvenes no ve violencia en golpear a su pareja en una discusión, insultarla o controlarle el móvil.

  • Solo la mitad de los jóvenes de entre 18 y 21 años ve inaceptable la violencia de género, frente al 71% de los mayores de 55 años.

Posibles signos de violencia doméstica

La violencia doméstica puede presentarse de muchas formas, tanto física como emocional. Algunos signos que podrían indicar la presencia de violencia doméstica se pueden rastrear tanto en la víctima como en el perpetrador.

¿Qué comportamientos caen dentro de la violencia doméstica? Las características más comunes de quienes cometen actos de violencia doméstica pueden ser:

  • manía de control: el seguimiento constante de las actividades, la limitación de las interacciones sociales y el control de muchos aspectos de la vida de la víctima (como los recursos económicos) pueden ser señal de una relación tóxica y de riesgo de violencia doméstica.
  • amenazas, daños e intimidación: es decir, todas aquellas conductas realizadas para despertar miedo o ansiedad en la víctima
  • manipulación afectiva y chantaje emocional: humillaciones, insultos (que pueden incluirse en violencia verbal doméstica), chantaje emocional son acciones típicas de un manipulador afectivo.

¿Cómo reconocer la violencia doméstica observando a la víctima? La presencia de lesiones físicas como hematomas, abrasiones, cortes o fracturas, especialmente si son recurrentes, puede representar una señal de alarma, especialmente si la víctima se cambia de ropa para ocultarlas.

Además, pueden surgir trastornos depresivos, ansiedad y aislamiento social, trastornos alimentarios y del sueño.

Consecuencias de la violencia doméstica: el impacto en la víctima

La violencia doméstica tiene impactos devastadores tanto para las víctimas como para la sociedad en su conjunto. Específicamente, los impactos sobre las víctimas de violencia doméstica pueden ser físicos y psicológicos, ya que pueden sufrir lesiones físicas graves o de larga duración, junto con problemas psicológicos como ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático.

Al mismo tiempo, el impacto de la violencia doméstica también daña la autoestima y la identidad de la persona involucrada como víctima, haciéndola más vulnerable a nuevos abusos. También puede desarrollar problemas de salud física y mental debido al estrés continuo y las lesiones infligidas.

Asimismo, las relaciones interpersonales también pueden verse gravemente afectadas, ya que las víctimas pueden tener dificultades para confiar en los demás o entablar relaciones sanas. Las víctimas suelen tener dificultades para contar a los demás lo que sufren y denunciarlo por miedo o vergüenza.

Las consecuencias de la violencia doméstica: depresión, ansiedad y otros trastornos
Foto de RDNE Stock project (Pexels)

Consecuencias de la violencia doméstica en los niños

La violencia doméstica puede tener consecuencias para los hijos de la víctima, incluso si no están directamente involucrados en el comportamiento abusivo. En algunos casos podemos hablar de violencia presenciada, o violencia indirecta, o la forma de violencia que sufren los niños cuando presencian episodios de violencia doméstica en el ámbito familiar.

Las consecuencias de la violencia doméstica en los niños pueden incluir:

  • Aparición de problemas psicológicos como trastornos de ansiedad, depresión, baja autoestima y problemas de adaptación emocional

  • Dificultades en las relaciones, como dificultad para establecer y mantener relaciones saludables con compañeros, familiares y figuras de autoridad.

  • Ciclo de violencia: los niños expuestos a la violencia doméstica pueden correr un mayor riesgo de perpetuar o experimentar abuso en el futuro, contribuyendo así a la perpetuación del ciclo de violencia.

  • Bajo rendimiento académico, causado por dificultad para concentrarse que puede conducir a un bajo rendimiento académico.

  • Conductas de riesgo, como abuso de sustancias o unirse a grupos delincuentes.

Estas consecuencias, expuestas aquí en una lista no exhaustiva, resaltan la importancia de brindar apoyo e intervenciones adecuadas a los niños expuestos a la violencia doméstica y que presencian violencia, con el fin de mitigar los efectos negativos y promover su bienestar psicológico y social.

El impacto de la violencia doméstica en la sociedad.

Sin duda, la violencia doméstica genera costos significativos para la comunidad, incluidos los relacionados con la atención médica, el sistema legal y las intervenciones sociales. Los datos sobre la violencia doméstica en España, recopilados en el informe elaborado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, nos indican que, a noviembre de 2023:

“[...] Se registraron 150 asesinatos, de los cuales 70 fueron víctimas femeninas, y de estas, 60 fueron asesinadas en un contexto familiar/emocional; de ellas, 40 murieron a manos de su pareja o expareja. Al analizar los asesinatos del período indicado anteriormente en comparación con el mismo del año pasado, se observa un aumento en el número de casos, pasando de 135 a 150 (+11%).

Por lo tanto, la violencia doméstica también puede contribuir a problemas sociales más amplios, como la delincuencia, el deterioro de la salud mental en la comunidad y la inestabilidad social general.

Por último, el comportamiento violento puede transmitirse de una generación a otra, contribuyendo a un ciclo de violencia cada vez más difícil de romper. Desde esta perspectiva, se vuelve cada vez más clara la urgencia de abordar la violencia doméstica con enfoques que incluyan la prevención, el apoyo a las víctimas y la sensibilización de la sociedad para promover cambios culturales y regulatorios.

El papel de las instituciones y las leyes en la lucha contra la violencia doméstica.

Las instituciones y las leyes desempeñan un papel crucial en la gestión de la violencia doméstica. Por un lado, las leyes proporcionan un marco legal para proteger a las víctimas y procesar a los perpetradores, y dichas regulaciones pueden incluir prohibiciones de contacto, órdenes de alejamiento y sanciones penales.

Por otro lado, las instituciones judiciales juegan un papel fundamental en la aplicación de las leyes contra la violencia doméstica. De hecho, se pueden establecer tribunales especializados para manejar casos de abuso familiar de una manera más sensible y competente.

Además, las Instituciones, con la activación de:

No solo pueden proporcionar apoyo inmediato a las personas en peligro, sino también analizar el fenómeno y encontrar nuevas soluciones para combatirlo.

Las instituciones también deben garantizar que los profesionales, como los agentes de policía, los trabajadores sanitarios y los trabajadores sociales, reciban una formación adecuada para reconocer y abordar la violencia doméstica; al mismo tiempo deben desempeñar un papel activo en la prevención a través de campañas de concientización pública, programas educativos en las escuelas y la promoción de una cultura que condene la violencia doméstica.

También es esencial garantizar que las víctimas tengan un acceso justo y oportuno al sistema de justicia. Esto implica apoyo a las víctimas tanto cuando deciden denunciar actos de violencia doméstica como en los pasos posteriores, es decir, durante el proceso legal, para eliminar los obstáculos que podrían desalentar la denuncia de abusos.

Por último, la colaboración entre diferentes instituciones, como las fuerzas del orden, los servicios sociales, los centros de salud y las organizaciones no gubernamentales, es crucial para garantizar una respuesta coordinada y completa a la violencia doméstica. Pero ¿cuáles son específicamente las normas que regulan el tema de la violencia doméstica?

Obtén todo el apoyo que necesitas

Inicia el cuestionario

Leyes españolas sobre violencia doméstica

La violencia doméstica es reconocida como un delito grave en España y puede ser objeto de procesamiento legal. La definición y las consecuencias legales de la violencia doméstica pueden variar según el contexto, pero generalmente abarcan una amplia gama de comportamientos abusivos.

Las víctimas de violencia doméstica en España pueden buscar protección, apoyo y emprender acciones legales contra los agresores. Las principales leyes españolas contra la violencia doméstica incluyen:

  • Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género: esta ley integral ofrece una amplia gama de medidas de protección para las víctimas de violencia doméstica, incluyendo la violencia de género, y establece penas severas para los agresores.
  • Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores: esta ley incluye disposiciones específicas para los casos en los que los menores son tanto víctimas como agresores en situaciones de violencia doméstica.
  • Medidas de prevención y protección: España cuenta con diversas medidas y protocolos para la protección y el apoyo a las víctimas de violencia doméstica, incluyendo órdenes de alejamiento y sistemas de seguimiento para los agresores.

Además, a nivel autonómico y local, se han implementado protocolos operativos y leyes 

específicas para una gestión más eficaz de los casos de violencia doméstica, adaptándose a las necesidades particulares de cada región.

El conocimiento de estas leyes y su aplicación son claves para abordar eficazmente el problema.

Violencia doméstica: ¿es solo una cuestión de género?

No existe un solo tipo de violencia doméstica, como tampoco existe un solo tipo de víctima. Hablando de qué es la violencia doméstica al principio del artículo, identificamos diferentes formas de violencia doméstica: violencia doméstica psicológica pero también violencia verbal, económica y física.

Además, aunque en las noticias se reporten más episodios de violencia doméstica contra las mujeres, no debemos olvidar la violencia doméstica contra los hombres o la ira de los hijos adultos hacia sus padres que a veces conduce a la violencia doméstica de los niños contra sus padres.

Sin embargo, los testimonios sobre la violencia doméstica revelan un panorama bastante claro de cómo los estereotipos de género influyen en la propagación del fenómeno. Según datos del Servicio 016 de España en 2022, el 93,5% de las llamadas al número de emergencia 016 son de mujeres víctimas de violencia.

Muchas de ellas dicen sufrir violencia dentro de la pareja, pero temen la reacción de su pareja en caso de denuncia.

Violencia doméstica: qué hacer para prevenirla

La prevención de la violencia doméstica requiere un enfoque integrado y colaborativo que involucre a la sociedad en su conjunto. Las estrategias de prevención de la violencia doméstica pueden incluir:

  • Campañas de concientización en las escuelas y la comunidad para promover la concientización sobre los signos de violencia doméstica, sus efectos y los recursos disponibles.

  • La implementación de programas educativos destinados a promover la igualdad de género, desafiando los estereotipos y las normas sociales dañinas que pueden contribuir a la violencia doméstica.

Otros objetivos de la prevención de la violencia doméstica son garantizar que los trabajadores de la salud, los maestros, las fuerzas del orden y los trabajadores sociales reciban la capacitación adecuada para reconocer y gestionar los casos de violencia doméstica, así como abordar los factores de riesgo en las primeras etapas, brindando apoyo a las familias en situaciones vulnerables.

También reviste gran importancia mejorar el acceso a servicios de apoyo, como centros de escucha, refugios seguros y asesoramiento psicológico para las víctimas de violencia doméstica; al mismo tiempo, también contar con leyes sólidas y aplicar sanciones apropiadas contra los perpetradores, alentando a las víctimas a denunciar y buscar ayuda.

Es necesario ofrecer apoyo psicológico y programas de psicoterapia a las víctimas y agresores de violencia doméstica, con el fin de interrumpir el ciclo de abuso, en paralelo con la oferta de recursos económicos a las víctimas, como formación profesional y acceso a oportunidades laborales, para romper el vínculo económico con el atacante.

Finalmente, es importante fomentar la creación de redes comunitarias de apoyo para combatir el aislamiento de las víctimas y facilitar el intercambio de recursos, y realizar investigaciones para comprender mejor los factores de riesgo específicos y evaluar la eficacia de las estrategias preventivas para adaptarlas y mejorarlas a tiempo.

La psicoterapia es una buena herramienta para abordar las consecuencias de la violencia de género
Foto de Antoni Shkraba: (Pexels)

El papel de la psicoterapia y el apoyo psicológico en la violencia doméstica

La psicoterapia puede desempeñar un papel crucial en el apoyo a las víctimas y a los perpetradores de violencia doméstica, ofreciendo importantes beneficios. A continuación se detallan algunas de las formas en que un viaje con un profesional puede ayudar en el campo de la violencia doméstica:

  • Apoyo emocional: la psicoterapia proporciona un espacio seguro para que las víctimas exploren y expresen sus emociones, ayudándoles a procesar el trauma y desarrollar una mayor resiliencia emocional.

  • Conciencia y comprensión: a través de la psicoterapia, las víctimas pueden desarrollar una mayor conciencia de las dinámicas abusivas, comprender patrones de comportamiento dañinos y adquirir herramientas para enfrentar los desafíos.

  • ‍Fortalecer la autoestima: la violencia doméstica a menudo daña la autoestima de las víctimas. La psicoterapia puede ayudar a restaurar y fortalecer la autoestima, ayudando a las personas a recuperar una visión más positiva de sí mismas.

  • Desarrollo de estrategias de afrontamiento: durante la terapia, trabajamos con las víctimas para desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas, ayudándolas a controlar el estrés, la ansiedad y otras reacciones emocionales relacionadas con la experiencia de violencia.

Un proceso psicoterapéutico también puede ayudar a los perpetradores de violencia doméstica a analizar las raíces de su comportamiento y brindarles herramientas para el cambio.

Buscar ayuda legal puede resultar difícil para la víctima de violencia doméstica. Saber lo que implica y qué sucede después de una denuncia puede resultar intimidante y hacer que dejes de continuar. También en este caso la psicoterapia puede ofrecer apoyo en el proceso de toma de decisiones, respetando el ritmo individual.

Libros, canciones y películas sobre violencia doméstica.

Las expresiones artísticas y culturales suelen reflejar la realidad cotidiana y los desafíos de la sociedad. Incluso tratándose de un tema como la violencia doméstica, algunos artistas han compartido su punto de vista a través de libros, películas y canciones.

Entre estos mencionamos Love the way you lie de Eminem ft. Rihanna, que explora las complejidades de las relaciones abusivas y la atracción que algunas personas sienten por situaciones dañinas. 

Para las recomendaciones de lectura habituales mencionamos:

Por último, mencionamos la película Siempre nos quedará mañana de Paola Cortellesi que abordó el tema de las mujeres víctimas de violencia doméstica en la Italia de la posguerra.

Si eres víctima de violencia doméstica, recuerda que es extremadamente importante buscar ayuda y apoyo para romper el ciclo de violencia y construir una vida segura y libre de abusos.

Este texto es una adaptación en español del artículo “La violenza domestica: tipologie, segnali e conseguenze" publicado en versión original en el blog de Unobravo.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Mujeres y sexo: la sexualidad femenina

lee todos los artículos