Salud mental

Psicología sexual: en qué consiste esta disciplina y qué problemas trata

Psicología sexual: en qué consiste esta disciplina y qué problemas trata
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
3.11.2023

La psicología sexual o sexología es una rama de la psicología que aborda la sexualidad desde múltiples perspectivas, integrando aspectos emocionales, conductuales y psicológicos de la persona.

Este campo se encarga de estudiar, comprender y tratar problemas sexuales que afectan a nuestra vida cotidiana, ya sean a nivel personal o en nuestras relaciones de pareja, causados por factores como el estrés, la falta de sueño, los problemas en el trabajo, etc.

A lo largo del artículo explicaremos más detalladamente en qué consiste esta disciplina y cuáles son los principales trastornos sexuales que trata un especialista en conducta sexual.

¿Qué es la psicología de la sexualidad?

La psicología de la sexualidad se enfoca en entender la conducta sexual humana, abarcando cómo se desarrolla, se manifiesta y cambia a lo largo de la vida. Este campo, atendido por psicólogos sexuales, profundiza en cómo nuestras emociones, pensamientos y experiencias influyen en nuestro comportamiento sexual.

Los expertos en psicología y sexualidad examinan la identidad sexual, la orientación, las preferencias sexuales y el comportamiento; básicamente, abordan cómo determinados factores como la educación sexual, las relaciones de pareja pasadas y las relaciones interpersonales impactan en nuestras actitudes y prácticas sexuales, y cómo estos afectan a nuestra salud mental y bienestar psicológico.

La psicología del sexo también se centra en la comunicación y la dinámica de las relaciones, especialmente en las relaciones de pareja, donde se tratan conflictos relacionados con el ámbito sexual y afectivo. En este caso, un psicólogo sexual o sexólogo ofrece estrategias para mejorar la confianza y la intimidad entre las parejas con ejercicios de focalización sensorial, exposición y otras técnicas psicológicas.

En resumen, este campo no solo trata los problemas psicológicos sexuales, sino que también busca entender los aspectos psicológicos de la sexualidad y ayudar a la persona a desarrollar una vida sexual saludable y satisfactoria que contribuya a su bienestar emocional y relacional.

Diferencia entre psicología y sexología

Aunque la psicología y la sexología están estrechamente vinculadas, es importante entender sus diferencias. La psicología es una ciencia que estudia el comportamiento humano y los procesos mentales, y abarca una variedad de áreas, incluyendo la sexualidad. Y dentro de este amplio espectro, la sexología es una subdisciplina especializada en la conducta sexual.

La sexología trata la sexualidad desde el punto de vista psicológico y, como hemos comentado, se enfoca en aspectos como la función sexual, la orientación, las prácticas sexuales y la salud sexual. Aunque se nutre de los principios y métodos de la psicología, la sexología también puede incorporar conocimientos de otras disciplinas como la medicina, la biología y la sociología para ofrecer un enfoque integral de la sexualidad humana.

Los psicólogos sanitarios o clínicos se encargan de evaluar, diagnosticar y tratar problemas psicológicos y trastornos mentales, abordando aspectos como la ansiedad por rendimiento sexual, la depresión, los trastornos de conducta y las dificultades emocionales, entre otros problemas psicológicos. Por su parte, los psicólogos expertos en sexualidad, se centran directamente en los aspectos específicos de la sexualidad, aunque también pueden tratar otros problemas de salud mental.

La psicología sexual trata problemas íntimos de las relaciones de pareja
Foto de cottonbro studio (Pexels)

Cuáles son los tipos de trastornos sexuales

Los problemas sexuales en la pareja pueden impedirnos disfrutar plenamente de la sexualidad. Estos trastornos pueden afectar seriamente la relación de pareja, pero también la propia autoestima e imagen personal. A menudo, estos problemas son el resultado de factores psicológicos que incluyen el miedo al contacto sexual, experiencias negativas previas, y diversos problemas en la relación de pareja. 

A continuación, veamos cuáles son los trastornos psicológicos sexuales más habituales en consulta.

Trastornos sexuales masculinos

En psicología de la sexualidad masculina encontramos trastornos que abarcan una variedad de condiciones que pueden afectar la salud sexual y el bienestar emocional de los hombres. Estos son los más comunes:

  • Disfunción eréctil: este trastorno se caracteriza por la dificultad o incapacidad para lograr o mantener una erección adecuada para el coito. Hay diversos factores como el estrés, la ansiedad anticipatoria, las expectativas poco realistas o determinados problemas de salud subyacentes que pueden contribuir a su aparición.
  • Eyaculación precoz: este trastorno se refiere a la eyaculación que ocurre con una mínima estimulación sexual antes, durante, o poco tiempo después de la penetración, y antes de que la persona lo desee. Puede estar relacionada con problemas como el estrés, la ansiedad, etc.
  • Eyaculación retardada: este problema implica un retraso significativo o una ausencia de eyaculación durante el coito. A menudo está asociada con factores psicológicos como el estrés o la ansiedad, aunque también puede tener causas físicas que deben descartarse antes de consultar con un especialista en sexualidad.

Trastornos sexuales femeninos

En psicología de la sexualidad femenina podemos hallar trastornos sexuales que pueden manifestarse como falta de deseo, dolor durante el coito o dificultad para alcanzar el orgasmo. Veamos cuáles son los principales problemas sexuales femeninos.

  • Dispareunia: se refiere al dolor experimentado durante el coito. Puede ser causado por factores físicos como infecciones, problemas ginecológicos o condiciones dermatológicas, así como por factores psicológicos, incluyendo ansiedad o experiencias previas desagradables o traumáticas.
  • Vaginismo: este trastorno se caracteriza por un espasmo involuntario de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, lo que hace que la penetración sea dolorosa o incluso, en ocasiones, impracticable. Este trastorno suele estar relacionado con el miedo al dolor sexual, experiencias traumáticas o factores educativos y culturales.

  • Anorgasmia: es la dificultad persistente o recurrente para alcanzar el orgasmo tras una fase de excitación normal. Puede deberse a causas psicológicas como estrés, problemas de relación o falta de conocimiento sobre la propia sexualidad, así como a factores físicos.

Trastornos sexuales que afectan tanto a hombres como a mujeres

Existen varios trastornos sexuales que no distinguen entre géneros, afectando tanto a hombres como a mujeres. Estos trastornos pueden impactar significativamente en la vida sexual y emocional de las personas. Algunos de los más comunes son:

  • Deseo sexual hipoactivo: este trastorno se caracteriza por una pérdida del deseo sexual o un bajo interés por mantener relaciones sexuales que resulta angustiante o problemático para la persona. Las causas pueden ser tanto físicas (como enfermedades crónicas o medicaciones) como psicológicas (como la depresión o ansiedad).
  • Aversión al sexo: este problema psicológico se manifiesta como una resistencia o repulsión hacia la actividad sexual. Puede estar relacionado con experiencias sexuales negativas pasadas o problemas de índole psicológico o sexoafectivo.

  • Adicción al sexo: este trastorno, también conocido como hipersexualidad, se caracteriza por una preocupación excesiva con pensamientos, impulsos o comportamientos sexuales que resultan difíciles de controlar, afectando negativamente la vida cotidiana, el trabajo y las relaciones de pareja. Si se produce en mujeres se denomina hipersexualidad femenina o ninfomanía, y si ocurre en hombres el trastorno se conoce como satiriasis o hipersexualidad masculina.
  • Parafilias: implican patrones de excitación sexual en respuesta a objetos, situaciones o individuos que no son parte de las normas convencionales o culturales. Algunas parafilias comunes incluyen el fetichismo, el exhibicionismo, el voyeurismo y el sadomasoquismo. 


¿Cuándo acudir a terapia sexual?

La terapia sexual es un tipo de tratamiento psicológico que se enfoca en resolver problemas relacionados con la sexualidad. Se lleva a cabo con un terapeuta sexual o sexólogo y durante la terapia se utilizan técnicas de modificación de la conducta, técnicas de comunicación, educación sexual y, en algunos casos, ejercicios específicos para mejorar la vida sexual de los consultantes.

Es recomendable acudir a un terapeuta sexual cuando se experimentan problemas como disfunciones sexuales, crisis de pareja por dificultades en la relación relacionadas con la sexualidad, preguntas o inquietudes sobre orientación sexual o identidad de género, y trastornos como la falta de deseo, disfunciones eréctiles, eyaculación precoz, dolor durante el coito, entre otros. 

La duración de la terapia sexual varía según la naturaleza y complejidad del problema, así como de la respuesta de la persona o la pareja al tratamiento. Algunos casos pueden resolverse en pocas sesiones, mientras que otros requieren un tratamiento más prolongado. Aunque la más conocida es la terapia sexual de Masters y Johnson, actualmente hay otras modalidades igualmente efectivas.

Acudir a un sexólogo es aconsejable cuando los problemas sexuales de pareja persisten y afectan la calidad de vida o la relación. No hay que esperar a que los problemas se agraven; buscar ayuda profesional a tiempo puede ser clave para encontrar soluciones efectivas y mejorar la calidad de vida y de las relaciones.

Libros sobre sexualidad y psicología

Si quieres profundizar en el tema, existen muchos libros que abordan la sexualidad desde el punto de vista psicológico. Aquí te recomendamos tres lecturas imprescindibles:

  • "S=EX2: La ciencia del sexo” de Peré Estupinya. Este libro proporciona una aproximación al sexo innovadora y original, escrito con rigor científico y en un lenguaje ameno y entretenido, sobre cuestiones como los procesos inconscientes de la atracción, el sexo online, nuestra naturaleza polígama vs. la monógama, la relación entre el placer y el dolor, entre otros asuntos fascinantes.
  • "Inteligencia sexual: manual de mantenimiento" de Lorenzo Campins. Este libro proporciona una perspectiva fresca y moderna sobre la sexualidad, combinando investigación psicológica con consejos prácticos sobre las relaciones de pareja, el sexo, la pasión o el erotismo, entre otras cosas.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos