Ansiedad

Ansiedad de rendimiento en la sexualidad: cuando la mente te la juega...

Ansiedad de rendimiento en la sexualidad: cuando la mente te la juega...
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
2.2.2023

Vivimos en una época y una sociedad sexualizada. Se pone tal énfasis en la sexualidad que, a veces, se convierte en una ostentación ante el resto. La liberalización y el abandono de ciertos tabúes está muy bien, las fantasías sexuales más increíbles también, pero todo este conjunto ha hecho que se incremente la presión social y la propia ante las relaciones íntimas por ese deseo de agradar, de impresionar y de no “ser menos” de lo que se supone que hay que ser. Esto hace que muchas personas se sientan ante el acto sexual como si estuvieran rindiendo un examen, pasando una prueba que puntúa, y esto desemboca en la llamada ansiedad de rendimiento en la sexualidad.  

Sí, la ansiedad es esa emoción que activa el organismo ante una situación subjetivamente percibida como peligrosa, y sí, también puede presentarse en el sexo y el amor. La presión que se puede sentir por estar o no estar a la altura entre las sábanas da lugar a la ansiedad por rendimiento sexual.

La ansiedad y el miedo juegan papeles fundamentales en nuestra supervivencia:

  • Dirigen nuestras acciones.
  • Nos pone en marcha ante el peligro.
  • Preparan el cuerpo para la defensa.

Entonces…

¿Se siente miedo o ansiedad por desempeño sexual?

Hay una diferencia significativa entre estas las emociones del miedo y la ansiedad:

El miedo se activa ante un peligro real (por ejemplo, enfrentarse a un oso que podría atacarnos en mitad de la montaña); tan pronto la amenaza desaparece (el oso no nos ve y se aleja) el miedo se desvanece. Pero la ansiedad puede activarse en ausencia de un peligro real inminente (por ejemplo, un examen universitario).

En cierta medida, la ansiedad es tan funcional para la supervivencia como el miedo, porque nos permitirá elegir un lugar menos peligroso para caminar donde no haya, por ejemplo, osos, y es útil para la consecución de los objetivos propios. En el caso del examen de la universidad nos dará el impulso para estudiar y llegar con la preparación necesaria.

Ansiedad de rendimiento en la sexualidad y expectativas catastróficas

Las personas que experimentan ansiedad de rendimiento en la sexualidad, en cierto modo, también esperan fracasar y eso repercute en su desempeño sexual. 

Por ejemplo, si creo que no podré aprobar un examen, no estaré motivado para dedicarme a estudiar porque ya sé que no lo pasaré. Y por eso mismo, es muy probable que suspenda el examen. 

Si se produce el temido resultado, la próxima vez estaré aún más convencido de que no puedo aprobar el examen, y con esa convicción se puede incluso llegar a abandonar los estudios.

Ansiedad por desempeño sexual

Las personas que experimentan ansiedad por desempeño sexual conceden un valor significativo a su rendimiento y consideran que el coito completo es de vital importancia. Esto se aleja de la idea de placer e impide que la experiencia sexual se desarrolle con serenidad y naturalidad. Además, muchas personas con ansiedad por rendimiento sexual viven con miedo a no cumplir con las expectativas de su pareja en un encuentro íntimo o a no ser capaces de darle placer (se produce una ansiedad anticipatoria por esa preocupación excesiva).

ansiedad por rendimiento sexual
Foto de Cottonbro studio (Pexels)

Posibles consecuencias de la ansiedad de rendimiento en la sexualidad

Como resultado, la persona experimenta:

  • Disminución o pérdida de libido.
  • Falta de excitación. Dificultad para obtener o mantener una erección y falta de lubricación, lo que dificulta alcanzar el orgasmo.
  • Aparición de trastornos sexuales reales, como disfunción eréctil, eyaculación precoz, anorgasmia femenina, dispareunia, etc.

Causas de la ansiedad por desempeño sexual

He aquí algunas de las causas que pueden estropear un encuentro íntimo:

  • Experiencias negativas previas en el ámbito sexual que generan el temor de que se vuelvan a repetir.
  • Concebir el encuentro sexual como una prueba a superar, un examen.
  • Expectativas exageradas. Debe durar cierto tiempo, la pareja debe mostrar un disfrute visible y duradero etc.
  • Emociones y pensamientos perturbadores. Pensamientos de inadecuación, incapacidad y vergüenza (body shaming), así como temer la exposición y el juicio del otro miembro de la pareja (posible ansiedad social).

Cambiar la perspectiva respecto al rendimiento en la sexualidad

El objetivo primordial de las partes implicadas en un encuentro sexual debe ser sentirse bien juntos. No hay pruebas que superar, solo personas que han decidido compartir placer. 

De hecho, el placer sexual se consigue de muchas maneras no únicamente con el coito. Recuperar la dimensión del juego y la complicidad con la pareja es algo muy importante para vivir una sexualidad serena.

 Los elementos básicos para que esto ocurra son:

  • La relación siempre ha de ser consentida (sin consentimiento sexual se considera agresión).
  • Tener confianza con la pareja sexual y sentir comodidad con esa persona.
  • Poder comunicarte con el otro durante el coito.

Tenemos todo un universo de significados personales, valores, emociones dominantes y pensamientos que nos orientan y condicionan en nuestra relación con el mundo. Estamos hechos de experiencias inscritas en nuestro cuerpo, en nuestras neuronas, por eso no basta con tocar una zona erógena y se dice que el cerebro es nuestro principal órgano sexual.

ansiedad sexual por desempeño
Foto de Yaroslav Shuraev (Pexels)

Tratamiento de la ansiedad por desempeño sexual

A veces, ciertas experiencias del pasado no nos permiten interactuar de un modo nuevo, sino que nos afectan negativamente y hacen que vivir las nuevas sea pesado y difícil. La ansiedad de rendimiento en la sexualidad se deriva de la forma en que hemos aprendido a relacionarnos con determinadas situaciones. Afortunadamente, es posible revertir este tipo de ansiedad con tratamiento psicológico. Una de las intervenciones más conocidas es la terapia sexual de Masters y Johnson.

En el tratamiento para calmar la ansiedad por desempeño sexual, es aconsejable ir al psicólogo especialista en psicología sexual (que también sea sexólogo). En Buencoco contamos con psicólogos online especializados-. Se puede trabajar sobre el área sexual, pero siempre teniendo en cuenta la complejidad de la persona en todos los ámbitos de la vida para poder intervenir sobre aquellos elementos que causan el problema.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos