Trastornos mentales

Autismo en adultos

Autismo en adultos
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
20.4.2023

De manera frecuente las personas que reciben un diagnóstico de autismo en la edad adulta, necesitan acudir a terapia psicológica para comprender los rasgos autistas y sobre todo para procesar y afrontar el sufrimiento emocional que puede conllevar. 

Sin embargo, a menudo ocurre que no podemos encontrar enfoques psicoterapéuticos que cuenten con protocolos eficaces diseñados específicamente para el autismo en adultos. En la actualidad, sólo disponemos de tratamientos estándar de terapia cognitivo-conductual que pueden utilizarse para los síntomas que suelen presentar las personas con autismo, como por ejemplo:

Autismo y diagnóstico 

¿Cómo se puede saber si una persona es autista? A continuación se exponen los criterios diagnósticos de los trastornos del espectro autista (TEA), tal como se expresan en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) :

  • ‍Déficits persistentes en la comunicación e interacción social, que se manifiestan en múltiples contextos y se caracterizan por las tres condiciones siguientes:
  1. déficit en la reciprocidad socioemocional
  2. déficit en el comportamiento comunicativo no verbal utilizado en la interacción social
  3. déficit en el desarrollo, la gestión y la comprensión de las relaciones
  • Patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidos y repetitivos, manifestados por al menos dos de las siguientes condiciones:
  1. movimientos, uso de objetos o habla estereotipados y repetitivos
  2. insistencia en la uniformidad, adhesión a rutinas o rituales inflexibles de comportamiento verbal o no verbal
  3. intereses muy limitados, fijos y anormales en intensidad y profundidad
  4. hiperactividad o hipoactividad a estímulos sensoriales o intereses inusuales en aspectos sensoriales del entorno.

¿Puede aparecer el autismo en la edad adulta? El autismo es, por definición, un trastorno del neurodesarrollo. Uno no puede "volverse" autista en la edad adulta, pero este trastorno mental puede reconocerse y diagnosticarse cuando la persona es ya adulta. Por supuesto, esto es mucho más frecuente en las formas leves de autismo. 

Según el sistema de clasificación actual, al hacer un diagnóstico debe especificarse si se trata de autismo leve, moderado o grave en adultos. Otros términos (que se utilizaban en ediciones anteriores del DSM) como autismo de Kanner, síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento, tanto en adultos como en niños, se han sustituido ahora por el término "trastornos del espectro autista".

espectro autista en adultos
Foto de Christina Morillo (Pexels)

Autismo: síntomas en adultos

‍¿Puede manifestarse el autismo en la edad adulta? Más que de "manifestación", hablamos de un posible diagnóstico en la edad adulta, aunque, por regla general, los primeros signos llegan ya en torno a los 2-3 años de edad. 

Sin embargo, hay casos en los que los síntomas del trastorno no son tan evidentes en la infancia o no se reconocen oficialmente y uno llega a descubrir que es autista de adulto. Es importante tener en cuenta que las manifestaciones del autismo en adultos pueden variar ampliamente, y en algunos casos, pueden coexistir con otras condiciones neurológicas o cognitivas, como la superdotación intelectual. Esta coexistencia puede complicar aún más el diagnóstico y la comprensión del autismo en adultos, ya que las características de la superdotación intelectual pueden enmascarar o interactuar con los síntomas del autismo

Al hacer un diagnóstico en la edad adulta, hay que tener cuidado de no confundir el autismo con otros trastornos con síntomas similares, como el trastorno esquizoide de la personalidad o el TDAH, entre otras condiciones.

A menudo, el autismo en adultos se asocia a otras condiciones patológicas, como problemas de aprendizaje, trastornos de atención, adicción a sustancias, trastorno obsesivo compulsivo, psicosis, trastorno bipolar y trastornos alimentarios. 

Por lo tanto, los diagnósticos pueden solaparse y provocar un mal funcionamiento de la persona en muchos contextos vitales. Los adultos con autismo que no presentan otros déficits asociados se acercan al diagnóstico porque buscan explicaciones a ciertos comportamientos que no son convencionales.

Algunos de los posibles síntomas del autismo en la edad adulta incluyen:

  • tics particulares
  • dificultad para hacer frente a lo inesperado 
  • dificultad para socializar
  • miedo a ser tocado o hafefobia
  • ansiedad social
  • ataques de ansiedad 
  • hipersensibilidad a los estímulos sensoriales
  • depresión

Pruebas para detectar el autismo en adultos

Para un posible diagnóstico de autismo en adultos siempre se recomienda consultar a un profesional (como un psicólogo o psiquiatra especializado en autismo en adultos).

Los recursos para el diagnóstico del autismo son diversos, pero suelen centrarse en la investigación de los síntomas en la infancia y la adolescencia. De hecho, es probable que un adulto con autismo haya sido un niño que no se daba la vuelta cuando le llamaban, que permanecía mucho tiempo en el mismo juego o que jugaba alineando objetos en lugar de utilizar la imaginación. 

Además de la recogida de anamnesis y la historia vital, también existen pruebas de evaluación que pueden aportar algunos elementos valiosos para reconocer los trastornos del espectro autista en la edad adulta. Una de las más conocidas para detectar rasgos autistas en adultos es la RAAD-S, que evalúa las áreas de lenguaje, habilidades sensoriomotoras, intereses circunscritos y habilidades sociales

El RAAD-S está flanqueado por otras pruebas para el diagnóstico del autismo leve en adultos:

autismo en adultos síntomas
Foto de Cottombro Studio (Pexels)

El espectro autista en adultos: trabajo y relaciones

Como se indica en el DSM-5, "a algunos individuos se les diagnostica autismo en la edad adulta, quizá motivado por el diagnóstico de autismo a un niño de la familia o por una crisis de pareja en casa o en el trabajo".

¿Cómo se comporta un adulto con autismo? Si tenemos en cuenta los criterios diagnósticos expresados en el DSM-5, las actitudes autistas más frecuentes en los adultos están relacionadas con las habilidades interpersonales, la regulación de las emociones y las interacciones sociales. Esto puede causar, por ejemplo:

  • problemas en el trabajo
  • problemas en las relaciones

Un ejemplo de cómo se manifiesta el autismo en los adultos puede encontrarse, de hecho, en las relaciones sociales, donde a menudo se experimentan dificultades para algunas de estas interacciones:

  • comprender el lenguaje no verbal
  • comprender el significado de las metáforas
  • conversar recíprocamente (la persona con autismo suele iniciar monólogos)
  • mantener distancias interpersonales adecuadas.

Las personas adultas con autismo suelen esforzarse por adaptar su comportamiento utilizando "estrategias compensatorias y mecanismos de afrontamiento para enmascarar sus dificultades en público, pero sufren por el estrés y el esfuerzo realizado para mantener una fachada social aceptable" (DSM-5).

Autismo en adultos y trabajo‍

El autismo en adultos puede afectar al trabajo debido a su escasa capacidad para resolver problemas y a sus problemas de comunicación, que aumentan el riesgo de despido, marginación y exclusión.

A esto se suele añadir la dificultad de estar en momentos desestructurados (descansos, reuniones en las que no hay una agenda establecida) y la falta de independencia, que pueden causar frustración y sentimiento de culpa por no poder cumplir las expectativas de la sociedad.

Los adultos con autismo también presentan una mayor vulnerabilidad al síndrome de burnout, un estado de agotamiento físico y mental crónico inducido por condiciones laborales intensas, ya que con frecuencia tienen que afrontar desafíos y demandas adicionales que pueden exceder sus capacidades y recursos disponibles.

Sin embargo, aunque hay una fuerte presencia de cierto desapego social y estrés, los adultos trabajadores con autismo "tienden a tener capacidades lingüísticas e intelectuales superiores y son capaces de encontrar un nicho ambiental que se ajuste adecuadamente a sus intereses y capacidades especiales." (DSM-5).

En los últimos años, se han publicado varios estudios que destacan la necesidad de ejercer una reflexión crítica sobre las oportunidades y actividades laborales para los adultos autistas, avanzando "hacia una mayor consideración de la calidad de vida y el desarrollo del individuo, el ecosistema comunitario más amplio que rodea al individuo y su familia, y la estabilidad ocupacional a lo largo de la vida, todo ello en los propios términos del individuo".

Las emociones en el autismo en la edad adulta

‍Una de las características del espectro autista en adultos es la desregulación emocional, esa dificultad para regular las emociones (especialmente la emoción de la rabia y la ansiedad) que puede desencadenar un círculo vicioso del que es difícil salir. En ocasiones, las personas autistas también pueden sufrir alexitimia, que es la dificultad para identificar y describir las emociones.

Como consecuencia de ello, en el adulto autista puede desencadenarse el mecanismo de evitación y el retraimiento social. La sensación de soledad resultante puede hacer aflorar síntomas depresivos, a veces difíciles de detectar en adultos que se esfuerzan por enmascararlos para compensar sus dificultades para entablar relaciones.

Estereotipos y autismo en la edad adulta

En los adultos, no es fácil iniciar una vía de investigación diagnóstica debido a la gran capacidad de enmascaramiento que señalan muchas personas. Suele ocurrir que las personas que experimentan la condición autista en la edad adulta son víctimas de ideas preconcebidas y estereotipos relacionados con intereses estrechos y otros elementos que caracterizan la condición autista, y que por lo tanto son poco visibles para los demás. 

Sin embargo, no es necesariamente cierto que a un autista no le interese socializar, como tampoco es necesariamente cierto que estén replegados en su propio mundo y no sepan hablar. En los últimos años, además, algunas investigaciones han arrojado luz sobre la sexualidad en el autismo.

Las investigaciones realizadas sobre la relación con la sexualidad de las mujeres adultas con autismo descubrieron que "declaraban menos interés sexual, pero más experiencias que los varones autistas", mientras que las investigaciones sobre Sexo y sexualidad en los trastornos del espectro autista señalaban que: 

"aunque los individuos con TEA pueden tener un funcionamiento sexual, su sexualidad se caracteriza por mayores tasas de prevalencia de disforia de género [...]. Además, la conciencia sexual está reducida en esta población de pacientes y la prevalencia de otras variantes de orientación sexual (es decir, homosexualidad, asexualidad, bisexualidad, etc.) es mayor en los adolescentes con TEA que en sus compañeros no autistas".

Otro aspecto importante se refiere al hecho de que el autismo se confunde a menudo con un trastorno de la personalidad y esto hace que el tratamiento no se adapte a la condición autista. 

autismo en adultos terapia
Foto de Ekaterina Bolovtsova

Autismo en adultos y terapia: ¿qué modelo es útil?

‍La terapia cognitivo-conductual es sin duda muy eficaz sobre los síntomas de ansiedad y depresión, pero recientemente se han desarrollado protocolos pertenecientes a los modelos de terapia de esquemas y terapia metacognitiva interpersonal para intervenir sobre la salud mental del paciente, en particular sobre el malestar psicológico derivado de la presencia de esquemas tempranos desadaptativos, ciclos interpersonales disfuncionales y estrategias de afrontamiento ineficaces para gestionar el sufrimiento.

Las directrices internacionales para la evaluación, el diagnóstico y la intervención en los trastornos del espectro autista señalan que, en el tratamiento del autismo en adultos, "las intervenciones para mejorar la alfabetización emocional, la tolerancia a la angustia, las habilidades de relajación o la adaptación general podrían considerarse tratamientos de primera línea".

La psicoterapia cognitivo-conductual integrada es adecuada para la población autista adulta por los siguientes motivos:

  • mejora la comprensión del trastorno
  • también actúa sobre dificultades emocionales más profundas causadas por creencias muy arraigadas, patrones desadaptativos tempranos y ciclos interpersonales disfuncionales.

Los beneficios que una persona autista adulta puede obtener de una terapia específica pueden ser:

  • ganar conciencia de sí misma y de los patrones que guían el comportamiento
  • tomar conciencia de las relaciones con los demás
  • profundizar en el conocimiento de sí misma y de sus estados mentales
  • mejorar la capacidad de descentración
  • desarrollar una mejor teoría de la mente
  • aprender a encontrar estrategias más eficaces para gestionar las emociones y activar el sufrimiento
  • desarrollar la capacidad de resolver problemas‍
  • desarrollar la capacidad de tomar decisiones.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos