Fobias

Los tipos de fobias: de las más comunes a las más raras

Los tipos de fobias: de las más comunes a las más raras
logo-buencoco
Buencoco
Servicio de psicología online

Artículo revisado por nuestra redacción clínica

Publicado el
10/2/2023

El miedo es una de las siete emociones básicas que el ser humano experimenta junto con la tristeza, la alegría o el amor. Todas las personas sentimos miedo a lo largo de nuestras vidas, pero cuando ese temor se vuelve irracional y llega a condicionar el día a día, entonces ya no se trata de un simple miedo, sino de una fobia

En este artículo profundizamos en diferentes tipos de fobias y su significado en psicología.

¿Qué son las fobias y qué tipo de fobias hay?

La palabra fobia viene del griego phobos, que significa “horror” y es el miedo irracional a algo que probablemente no cause daño. Las fobias tienen la particularidad de producir un malestar muy grande en quien las experimenta, hasta tal punto de condicionar sus actividades cotidianas, incluso algo tan sencillo como el salir de casa (agorafobia).

Como las fobias se acompañan de episodios de estrés y ansiedad muy intensos, las personas evitan exponerse a lo que les causa ese temor; de ahí que prefieran no salir de casa, evitar el contacto físico (hafefobia), subirse a un avión por miedo a volar, leer términos complejos en público (miedo a las palabras largas), ir al mar (talasofobia) o hasta visitar al médico. 

Vemos que hay todo tipo de fobias de lo más diferentes entre ellas, así que vamos a explicar primero cuáles son los tipos de fobias y cuántos tipos hay

Por lo tanto, si te preguntas cuántos tipos de fobias existen, debemos decirte que la lista es de lo más extensa y que hoy en día se sabe que hay unas 470 fobias diferentes. Sin embargo, se ha hecho una clasificación que las divide en tres tipos principales:

  • específicas
  • sociales
  • agorafobia o el miedo a estar en espacios públicos y lugares abarrotados de gente, sin que haya una vía de escape
tipos de fobias
Foto de Mart Production (Pexels)

Tipos de fobias específicas y sus nombres

Las fobias específicas están relacionadas con objetos o situaciones particulares. Como existen una gran cantidad de cosas a las que se les puede tener miedo, los expertos han hecho una división que permite saber qué tipo de fobia en concreto puede tener una persona. 

Así encontramos las fobias de tipo animal, es decir, cuando existe un temor muy fuerte hacia algunas especies como las serpientes (ofidiofobia), las arañas (aracnofobia) y los perros (cinofobia); estos son algunos de los tipos de fobias más comunes. Pero también hay otras, como el pánico a los tiburones, a lo que se llama galeofobia o selacofobia, o el miedo intenso a la suciedad y los gérmenes o misofobia.

¿Alguna vez has experimentado miedo irracional hacia los fenómenos de la naturaleza? Se trata de la fobia al medioambiente. Aquí se incluye temor extremo hacia la lluvia (pluviofobia), las tormentas, truenos y relámpagos (astrafobia o brontofobia), e incluso miedo al agua (hidrofobia) y a las alturas (acrofobia). 

También existen fobias hacia ciertas situaciones que estresan a quien las experimenta. ¿Miedo a volar? ¿A los ascensores? La primera es la aerofobia y la segunda es la mezcla de dos fobias: acrofobia y claustrofobia, que explicamos más abajo. 

Encontramos igualmente aquellos que experimentan fobia a las escaleras eléctricas (escalofobia), a los espacios muy estrechos (claustrofobia) y hasta a las cosas de gran tamaño (megalofobia); estos temores irracionales son bastante comunes entre algunas personas. 

Por último está el miedo irracional a la sangre (hematofobia), las inyecciones (tripanofobia) y a las lesiones (traumatofobia). Hay personas que sienten una extrema aversión a las jeringuillas y agujas (sigue siendo tripanofobia), y a procedimientos quirúrgicos (tomofobia). Incluso se desmayan durante o después de recibir la dosis de una vacuna o en una extracción de sangre.  

Los distintos tipos de fobias sociales más comunes

¿Sabías que existen personas que tienen miedo a convivir con otras personas o el entorno que les rodea? Estas son las fobias sociales (ansiedad social) y, lo creas o no, son más comunes de lo que te imaginas. Pueden causar, por ejemplo, cierta vergüenza y humillación a quien las padece. 

Los tipos de miedos y fobias sociales hacen que quien las sufre sienta pánico extremo y se agobien antes, durante y después de ser expuestos a la situación a la que tienen temor. A este tipo de fobias se las conoce también como ansiedad social o trastorno de ansiedad social

Si te preguntas “¿qué tipo de fobia tengo?”, debes identificar qué situaciones te producen más estrés del que debería, como por ejemplo:

  • Miedo a hablar en público, en grupo o por teléfono.
  • Iniciar conversaciones con extraños.
  • Conocer a gente nueva. 
  • Comer y beber delante de otras personas. 
  • Ir al trabajo. 
  • Salir de casa con frecuencia
  • Miedo a las multitudes o enoclofobia

¿Qué ocasionan las fobias sociales? Aquí entran en juego ciertos factores como el miedo a ser juzgado por otros, el qué dirán y la baja autoestima. Estas fobias no solo merman la confianza y el amor propio de quien la padece, sino que también generan aislamiento y dificultan que la persona pueda realizar ciertas actividades diarias. 

¿Cuáles son las fobias más raras del mundo?

Se dice que hay tantas fobias como miedos existen. Ya te hemos contado en qué consisten las fobias específicas y te sorprenderá saber que hay temores de lo más extraños que puedas imaginar y con nombres muy complejos. La hexakosioihexekontahexafobia es uno de los tipos de fobias más raras y literalmente significa aversión al número 666. Incluso el expresidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, era hexafosioihexekontahexafóbico. A este número se le asocia con el Anticristo. 

¿Fobia al trabajo? Se trata de la ergofobia y es el miedo irracional que se desencadena al momento de ir a la oficina, estar en el puesto de trabajo, acudir a reuniones, etcétera. La ansiedad que produce la ergofobia es capaz de repercutir seriamente en el desempeño de las funciones laborales.

Otra de las fobias extrañas es la turofobia o miedo al queso. Quien experimenta aversión hacia este alimento puede sufrir ataques de ansiedad y pánico con solo olerlo o verlo. Y hay quienes presentan fobia al vómito (emetofobia).

El miedo extremo a los botones se conoce como koumpounofobia. Alaska y Steve Jobs son algunos de los koaumpounofóbicos más famosos. 

Otros tipos de fobias raras son: 

  • Tripofobia, la reacción de repugnancia y asco a los agujeros.
  • Hipopotomonstrosesquipedaliofobia es el miedo a pronunciar o leer palabras muy largas.
  • Pteronofobia o terror injustificado a recibir cosquillas o rozar una pluma. 
  • Acarofilia, aversión a cualquier tipo de cosquillas.
fobias raras
Foto de Karolina Grabowska (Pexels)

Cuando las fobias son un problema

El miedo es una de las emociones básicas que experimentamos a lo largo de nuestra vida y se trata de una sensación muy común. Pero cuando este miedo es irracional y comienza a condicionar la forma en la que una persona se desarrolla, entonces ya se habla de una fobia. 

Las personas que experimentan alguno de los tipos de fobias que existen evitan exponerse a la situación que les afecta. Por ejemplo, quien tiene miedo a los tiburones, simplemente deja de ir a la playa; quien tiene miedo al embarazo y el parto (tocofobia) tendrá dificultades para ser madre; quien siente aversión a los aviones, prefiere coger el tren o el autobús antes que montarse en un avión: no importa que el avión sea el medio de transporte más rápido y seguro, quien tiene miedo a conducir (amaxofobia) deja de hacerlo.

Centrémonos en el miedo a volar, una de las fobias más comunes hoy en día y que muchas personas experimentan. La aerofobia, como se conoce a este miedo irracional, produce a la persona que se atreve a viajar en avión una sensación de angustia, ataques de pánico y ansiedad una vez que están sentados en cabina esperando el despegue. 

Lo que caracteriza a las fobias es que ese objeto o situación al que se le tiene terror en realidad es inofensivo (hasta cierto punto) y es poco probable que eso pueda, efectivamente, hacer daño. 

Tal es el caso de la selacofobia o miedo a los tiburones: hay 1 entre 4.332,817 probabilidades de morir por un ataque de tiburón. Por otra parte, las posibilidades de que un avión se estrelle son de 1 entre 1,2 millones y de morir en ese accidente son de 1 entre 11 millones. Cuando ya no solo se le tiene miedo a los tiburones o a los aviones, por ejemplo, sino al miedo a la muerte, entonces se habla de la tanatofobia.

Si permitimos que las fobias dominen nuestra mente y en consecuencia la forma en la que actuamos, entonces se convierten en un verdadero problema. No salir de casa, no dar discursos en público, preferir no viajar por miedo a un accidente o no ir a la playa por temor a un ataque de tiburón u otras especies marinas son acciones que condicionan tu vida.

Es posible aprender a gestionar las fobias y el miedo que ciertos objetos y situaciones producen, pero para ello es necesario contar con la asesoría de un profesional. Puedes pedir ayuda psicológica online para encontrar el origen de estas fobias y saber cómo enfrentarte a ellas poco a poco.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Conociendo la psicología positiva

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

Cada cuánto ir al psicólogo y cuántas sesiones de psicología son necesarias

lee todos los artículos