Trastornos mentales

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
29.2.2024

Mucha gente hace ejercicio físico y va al gimnasio por diversos motivos; mantenerse en forma y cuidar de mantener su cuerpo sano es sin duda uno de ellos. Pero ¿qué pasa cuando se pasa de una pasión por el deporte a una patología? ¿Cuáles son las consecuencias de un culto al cuerpo que se convierte en obsesión? En algunos casos podemos hablar de vigorexia, también llamada bigorexia (variante de “big” o grande en inglés y la raíz latina “orexis”) o síndrome de Adonis.

En este artículo intentaremos responder a las preguntas más habituales sobre el tema.

¿Qué se entiende por vigorexia?

Como es habitual, para comprender mejor el significado de vigorexia, utilizamos varios elementos. La primera, que puede ayudarnos a comprender mejor qué es el vigor, es la etimología.

La palabra vigorexia deriva del latín vigor, que significa “fuerza” y orexis, que significa “apetito”. Ya a partir de esta definición podemos entender que el individuo vigoréxico tiene "hambre de fuerza" y, por ello, experimenta una preocupación excesiva y crónica por no tener suficientes músculos y por ser excesivamente frágil y poco robusto.

Vigorexia, bigorexia, síndrome de Adonis o dismorfofobia compleja, muscular o anorexia inversa son todas las formas en que se denomina a este trastorno, cuya gravedad e implicaciones clínicas muchas veces tendemos a subestimar.

Vigorexia y psicología: cuando el deporte se convierte en una obsesión

Dadas sus características, no es de extrañar que la vigorexia esté muy extendida principalmente entre quienes acuden habitualmente a los gimnasios y entre los amantes del culturismo, hasta el punto de que también se la denomina "enfermedad del culturista".

Como precisó el psiquiatra Tom Hildebrandt, algunos pensamientos, creencias y fobias pueden traducirse en una obsesión por los músculos y por el gimnasio o la actividad física en general y, en consecuencia, en la adopción de una dieta inadecuada y decididamente rica en proteínas, que puede provocar incluso graves consecuencias físicas. complicaciones.

Vigorexia y abuso de sustancias

Los graves daños que provoca en el organismo la obsesión por el fitness, como la ingesta de sustancias ilícitas que muchas veces le sigue, y la fuerte interferencia social que ello provoca, han hecho que el interés por este nuevo trastorno haya aumentado notablemente.

En un estudio de 2003 se intentó analizar más en profundidad la relación entre la llamada anorexia inversa y el abuso de esteroides, intentando comprender si los síntomas de la vigorexia estaban presentes incluso una vez cesado el trastorno por abuso de sustancias.

Luego se distribuyeron cuestionarios a 137 niños en un gimnasio para investigar sus hábitos alimentarios y una escala para investigar la gravedad del trastorno, tanto en relación con el ejercicio físico como con el consumo de sustancias.

El estudio observó que el uso de esteroides, y no el culturismo per se, se asociaba con una mayor gravedad de los síntomas alimentarios, que aumentaban al aumentar las puntuaciones de la Escala de gravedad del abuso de sustancias.

Por tanto, es innegable encontrar una correlación entre el abuso de sustancias y las conductas alimentarias disfuncionales, aunque aún queda por comprender si los síntomas alimentarios deben considerarse como causa o efecto del trastorno por abuso de sustancias.

Sin embargo, es importante precisar que la vigorexia no debe confundirse con una forma de entusiasmo y pasión por el culturismo porque la dedicación ordinaria al deporte es solo saludable y de ningún modo representa un indicio de insatisfacción con la propia imagen o de déficit en el funcionamiento normal social y profesional; como ocurre, en cambio, con quienes padecen vigorexia.

Algunas personas que van al gimnasio sufren de vigorexia
Foto de Andrea Piacquadio (Pexels)

Síntomas de la vigorexia

La dependencia del ejercicio físico o la adicción al deporte está comprometiendo:

la salud física, la salud emocional y la psicológica.

¿Cómo se manifiesta la vigorexia? Entre los síntomas de la vigorexia se encuentran:

  • Obsesión por la apariencia física: la preocupación constante por no estar lo suficientemente musculoso o en forma es un primer signo de una posible vigorexia.

  • Obsesión por el gimnasio y el entrenamiento: el sujeto dedica un número excesivo de horas a entrenar en el gimnasio, ignorando muchas veces lesiones o signos de fatiga.

  • Dieta estricta: sigues dietas extremas o haces un uso inadecuado de suplementos para aumentar la masa muscular.

  • Aislamiento social: el miedo a ser juzgado como no lo suficientemente musculoso puede llevar a quienes padecen vigorexia a reducir o evitar por completo las interacciones sociales.

  • Comprobación compulsiva: comprobar repetidamente su apariencia en el espejo o pesarse con frecuencia pueden ser signos de la presencia del trastorno.

  • Insatisfacción “crónica”: nunca te sientes lo suficientemente satisfecho con tu cuerpo, a pesar del progreso físico

  • Uso de sustancias: se pueden usar esteroides anabólicos u otras sustancias para estimular el crecimiento muscular, a pesar de los riesgos para la salud.

Las causas de la vigorexia o bigorexia

Para identificar cuáles son las principales causas de la vigorexia debemos tener siempre presente una compleja combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. Algunos de los factores de riesgo más comúnmente identificados [3] están relacionados con:

  • Factores biológicos: puede haber predisposiciones genéticas o alteraciones neurobiológicas que contribuyan al desarrollo de vigorexia, similar a otros trastornos alimentarios y al trastorno obsesivo compulsivo.

  • Factores psicológicos: la baja autoestima, el perfeccionismo y las experiencias de victimización pueden aumentar el riesgo de desarrollar vigorexia.

  • Influencias culturales y sociales: la sociedad a menudo valora e idealiza un cierto tipo de apariencia física. Los medios de comunicación y la publicidad promueven con frecuencia el ideal de un cuerpo excesivamente musculoso como símbolo de éxito y atractivo. Esta presión social puede empujar a los individuos a perseguir una imagen corporal poco realista, lo que puede conducir al desarrollo de conductas vigoréxicas.

  • Experiencias de vida: acontecimientos traumáticos como haber sufrido bullying o críticas relacionadas con la apariencia física pueden influir negativamente en la percepción corporal de una persona, llevándola a buscar un control excesivo sobre su cuerpo para aumentar la autoestima y sentirse aceptada.

Vigorexia: las consecuencias

La vigorexia puede tener graves consecuencias físicas y psicológicas, debido a una obsesión por ganar masa muscular y una imagen corporal distorsionada. Estas son algunas de las consecuencias físicas más comunes asociadas con la vigorexia:

  • lesiones por sobreentrenamiento, como lesiones musculares, tendinitis y otros problemas músculo-esqueléticos.

  • problemas cardíacos, problemas hepáticos y disfunción hormonal, causados ​​por el uso de esteroides anabólicos u otras drogas para aumentar la masa muscular.

Además, entre las consecuencias psicológicas de la vigorexia encontramos el aislamiento social. La renuncia a compromisos de cualquier tipo y el sacrificio constante de todo lo que les quita tiempo a la actividad deportiva aísla a estos individuos, haciéndolos cada vez más ajenos a su contexto social habitual y adheridos cada vez más a un estilo de vida que se vuelve disfuncional.

Un individuo bigoréxico también puede llegar a renunciar a roles importantes en el ámbito laboral y, en algunos casos, incluso comprometer las relaciones amorosas y familiares, para poder formarse lo máximo posible y no perder tiempo y energía en otra cosa que no sea entrenar.

Entre las consecuencias psicológicas también podemos incluir otros problemas de salud mental asociados, como por ejemplo:

Las mujeres también pueden desarrollar vigorexia o bigorexia
Foto de Scott Webb (Unsplash)

Vigorexia: ¿cómo clasificarla?

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) los criterios diagnósticos clasifican la bigorexia como "dismorfia muscular" y la incluyen dentro de los trastornos del espectro obsesivo-compulsivo.

No obstante, por sus características, se puede considerar un trastorno que en muchos aspectos abarca dos categorías diagnósticas:

  • Trastornos alimentarios como anorexia nerviosa y bulimia.
  • Trastornos obsesivo-compulsivos.

¿Es la vigorexia un trastorno alimentario?

Los rastros del vínculo entre la bigorexia y el espectro de los trastornos alimentarios se remontan a las primeras investigaciones del psiquiatra Harrison G. Pope y cols. quienes, inicialmente, se refirieron a esta patología como "anorexia nerviosa inversa".

Entonces, ¿la anorexia es también vigorexia? Aunque ambos trastornos suponen una distorsión de la imagen corporal y pueden tener graves consecuencias en la salud física y mental, no es correcto interpretarlos como sinónimos. [2]

Es cierto que estos dos trastornos tienen características y síntomas similares, pero también específicos que los diferencian.

Lo que hace que la anorexia y la vigorexia sean similares es la atención extrema que los sujetos ponen en su apariencia física y los sentimientos de ansiedad y depresión resultantes:

  • La ingesta de alimentos se reduce y se controla excesivamente.
  • la actividad deportiva es intensiva
  • la dieta es excesivamente controlada y rígida: se controlan estrictamente los valores nutricionales de cada alimento y, cuando no se proporciona esta información, el sujeto siente una gran ansiedad. [1]

¿En qué se diferencian entonces? En la investigación citada, el meollo de los argumentos se encuentra en el adjetivo "inverso" con el que Pope había definido esta "anorexia atípica".
De hecho, si en la anorexia la principal preocupación se centra en perder el máximo peso posible, en el caso de la bigorexia se observa una fobia diferente: la de nunca ser lo suficientemente musculoso

Por tanto, es incorrecto decir que cuando se es anoréxico también se es vigoréxico.

¿Y si la vigorexia fuera un trastorno obsesivo-compulsivo?‍

La ambigüedad que rodea a la vigorexia la hace similar en muchos aspectos al trastorno obsesivo-compulsivo. De hecho, en los sujetos afectados por ella no faltan pensamientos obsesivos sobre su forma física con las consiguientes conductas compulsivas como:

  • compararse con otros
  • revisa continuamente tu apariencia física
  • buscar continuamente tranquilidad sobre la propia apariencia
  • entrenamiento excesivo

Vigorexia y ortorexia

La vigorexia, en términos de diagnóstico, tiene mucho en común con la ortorexia, incluso si las motivaciones de la persona son muy diferentes. La vigorexia se centra en aumentar la masa muscular y la definición física, mientras que la ortorexia se centra en la pureza y salubridad de los alimentos.

Ambos trastornos muestran conductas compulsivas, ya sea ejercicio excesivo o restricción extrema de alimentos. Tanto en la vigorexia como en la ortorexia, existe una gran preocupación por el control, que se manifiesta a través del entrenamiento o la dieta.

Ambos trastornos, entonces, pueden tener graves consecuencias sobre la salud mental y física (ansiedad y aislamiento social, problemas nutricionales y físicos) del mismo modo que en ambos trastornos se produce una distorsión en la percepción de uno mismo y de su comportamiento, que nunca antes se ha visto suficientemente. adecuada o saludable.

Recupera la confianza en ti misma

Inicia el cuestionario

Vigorexia y sexualidad

La vigorexia puede tener un impacto significativo en la sexualidad y las relaciones íntimas de las personas que la padecen de varias formas, entre ellas las siguientes:

  • La insatisfacción con el propio cuerpo puede provocar sentimientos de insuficiencia y vergüenza, lo que afecta negativamente a la autoestima y a la percepción de uno mismo como pareja sexual deseable.

  • La ansiedad y la presión relacionadas con la apariencia para mantener un cierto nivel de condición física pueden reducir el deseo sexual y la capacidad de disfrutar de la intimidad.

  • La dedicación extrema al entrenamiento y las dietas puede limitar el tiempo y la energía disponibles para las relaciones íntimas, lo que lleva a crisis de pareja o separación.

  • El uso de esteroides anabólicos u otras sustancias para aumentar la masa muscular puede tener efectos secundarios que afecten la función sexual, incluidos problemas de libido, disfunción eréctil o cambios en el deseo sexual.

La terapia de pareja puede ser útil para abordar los impactos de la bigorexia en las relaciones y la sexualidad al ayudar a ambos socios a comunicar mejor sus necesidades e inquietudes.

La conciencia y la comprensión de cómo la vigorexia afecta la sexualidad pueden guiar caminos de tratamiento eficaces y mejorar la calidad de vida y las relaciones íntimas.

Vigorexia masculina y vigorexia femenina

La presión social y cultural que experimentan los hombres para ajustarse a un ideal de masculinidad caracterizado por la fuerza física y una musculatura definida lleva a la creencia de que la vigorexia masculina está más extendida que la femenina.

Por supuesto, debido a estas expectativas culturales y a la creciente exposición a imágenes de cuerpos masculinos idealizados en los medios y la publicidad, los hombres pueden ser particularmente vulnerables a desarrollar vigorexia.

Sin embargo, es importante reconocer que la vigorexia puede afectar a personas de cualquier género. Las mujeres también pueden sufrir vigorexia, aunque puede manifestarse de maneras ligeramente diferentes, dada la variación en las presiones sociales y los ideales de belleza entre los géneros.

La vigorexia genera obsesión por la apariencia física
Foto de Norbert Buduczki (Unsplash)

Vigorexia: ¿cómo curarla?

Como hemos visto, la vigorexia puede derivar en conductas nocivas como el abuso de sustancias (esteroides anabólicos, suplementos) y el exceso de actividad física, entre otros problemas de salud mental.

Un psicólogo especializado (como el psicólogo online de Buencoco) puede ser de gran ayuda. Entre las herramientas de evaluación de la vigorexia que puede utilizar un profesional para luego crear un camino en función de las necesidades específicas del paciente, pueden encontrarse diversos cuestionarios y pruebas psicológicas. 

Entre las pruebas más conocidas y utilizadas se encuentran:

  • El Inventario de Dismorfia Muscular (MDI): es una de las herramientas más utilizadas para la evaluación de la dismorfia muscular e incluye preguntas que tienen como objetivo evaluar inquietudes relacionadas con los músculos, la conducta de ejercicio compulsivo y el uso de sustancias para mejorar el aspecto físico.
  • el Inventario de Adicción al Ejercicio (EAI): una herramienta de detección para evaluar el riesgo de adicción al ejercicio físico, validada en lengua española.

  • el Eating Disorder Inventory (EDI) o el Eating Disorder Examination Questionnaire (EDE-Q): pruebas centradas en los trastornos alimentarios, pero que pueden incluir preguntas útiles para evaluar la insatisfacción corporal y conductas relacionadas que pueden superponerse a la vigorexia.

Entre los tipos de terapia que pueden estar indicados para el tratamiento de la bigorexia mencionamos la terapia cognitivo conductual (TCC), la terapia psicodinámica y la terapia relacional sistémica.

Un psicoterapeuta puede sugerir la participación de otros especialistas de la salud, como un nutricionista. También puede resultar útil participar en grupos de apoyo, donde compartir diferentes testimonios sobre experiencias relacionadas con la vigorexia puede ayudar a reducir el aislamiento social.

Para profundizar más en el tema de la Vigorexia, te recomendamos el libro “Vigorexia: la prisión corporal” de Almudena García Alonso, Ediciones Pirámide.‍

Bibliografía

[1] Maida, DM (2003). La clasificación de la dismorfia muscular. Universidad La Salle

[2] Pope Jr., HG, Katz, DL y Hudson, JI (1993). Anorexia nerviosa y “anorexia inversa” entre 108 culturistas masculinos. Psiquiatría integral, 34(6), 406-409

[3] Strobel, C., Kolbeck, D., Mayer, I., Perras, M. y Wunderer, E. (2020). Dismorfia muscular: la búsqueda compulsiva de un cuerpo musculoso. Características, prevalencia, causas, tratamiento, prevención e implicaciones nutricionales. Ernahrungs Umschau, 67(12), 214-21.

Este texto es una adaptación en español del artículo “Cos’è la bigoressia e perché non va sottovalutata” publicado en versión original en el blog de Unobravo.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Mujeres y sexo: la sexualidad femenina

lee todos los artículos