Ansiedad

Ansiedad y sudoración nocturna

Ansiedad y sudoración nocturna
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
31.3.2023

La sudoración es un mecanismo de termorregulación que nuestro cerebro activa cuando necesitamos disminuir la temperatura corporal. Experimentamos sus efectos, por ejemplo:

  • Cuando tenemos fiebre.
  • Cuando nuestro cuerpo es sometido a un intenso trabajo muscular.
  • Cuando estamos sometidos a altas temperaturas ambientales. 

Los sudores nocturnos (o hiperhidrosis nocturna) pueden tener varias causas : 

  • Ambientales (temperatura alta).
  • Médicas (los sudores nocturnos pueden presentarse, por ejemplo, en el período de la menopausia con sofocos, ser síntoma de problemas endocrinológicos o signo de abstinencia en el caso de adicciones patológicas).
  • Psicológicas (la ansiedad puede causar sudores nocturnos).

¿Por qué la ansiedad y sudoración nocturna se dan juntas? Intentamos dar respuesta en este artículo y explicar las causas y los posibles remedios. 

Sudores nocturnos y ansiedad: síntomas 

En términos biológicos, la ansiedad se desencadena cuando percibimos una amenaza inminente y nos pone en condiciones de afrontarla. Lo hace activando una serie de respuestas psicofísicas que tienen una función adaptativa

Sin embargo, cuando nuestro estado de alerta psíquica se activa de forma continua, incluso en ausencia de una amenaza real, estamos en presencia de una ansiedad patológica, que se manifiesta con diversos síntomas. Los síntomas psicológicos con los que se puede presentar la ansiedad pueden ser: 

Entre los síntomas físicos, la ansiedad puede provocar:

  • aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria;
  • temblores;
  • trastornos del sueño;
  • tensión muscular; 
  • sudores nocturnos o diurnos. 

Cuando experimentamos un trastorno de ansiedad, nuestro cuerpo se ve estimulado por las hormonas del estrés, y la ansiedad por los sudores nocturnos puede convertirse en un síntoma real de no poca importancia. 

hiperhidrosis nocturna
Foto de Pexels

¿Qué es la sudoración nocturna por ansiedad? 

Sudar mucho por la noche puede ser uno de los síntomas psicosomáticos relacionados con la ansiedad. Cuando un conflicto inconsciente no logra expresarse a través de las palabras y no es objeto de mentalización, puede encontrar la forma de expresarse a través del cuerpo.

Los sudores nocturnos y la ansiedad pueden presentarse en personas con baja autoestima y sensibles al juicio de los demás. La sintomatología también puede surgir ante el mero pensamiento de tener contacto con otra persona y recibir críticas, sentir miedo al abandono, sensación de soledad y falta de afecto.

La preocupación y los estados de ansiedad encuentran en los sudores nocturnos una modalidad expresiva del malestar emocional permanente. 

Síntomas de ansiedad y sudoración nocturna 

Los síntomas más comunes de la sudoración nocturna por ansiedad se expresan a través de la sudoración primaria que involucra:

  • las zonas axilares;
  • cara, cuello y pecho;
  • ingles;
  • palmas de las manos y plantas de los pies.

Al no tener causas térmicas, este tipo de sudoración se denomina “fría”.

A menudo, cuando se asocia a pesadillas, la ansiedad provoca sudores nocturnos que se manifiestan por un descenso brusco de la temperatura cutánea, escalofríos, escalofríos y palidez debido a la reducción del flujo sanguíneo como consecuencia de una vasoconstricción periférica repentina. Por ello, un estado de ansiedad nocturna puede provocar sudoración y algunos escalofríos.

Cuando la hiperhidrosis no es consecuencia de condiciones fisiológicas o patológicas, es fácilmente atribuible a episodios de nerviosismo intenso y a un ataque de ansiedad y se manifiesta junto con taquicardia, mareos, presión torácica y dificultades respiratorias. 

Ansiedad y sudoración nocturna: las causas 

La ansiedad y los sudores nocturnos y diurnos pueden aparecer:

  • Como acontecimiento desencadenante de un ataque de pánico, poniendo a la persona en un estado de agitación, miedo y preocupación al percibir el síntoma como una señal de peligro.
  • Como una manifestación secundaria respecto al estado de angustia experimentado. 

En ambos casos, las causas de los sudores nocturnos se remontan a los efectos de las hormonas del estrés mediadas por el eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal, responsable de los sistemas de respuesta neuroendocrina.

Un papel paralelo lo juega la amígdala, un aglomerado de núcleos nerviosos perteneciente al sistema límbico, que procesa estados emocionales y se encarga de crear y memorizar recuerdos asociados al miedo y la ansiedad. Esta área cerebral es la que se activa de forma disfuncional en el trastorno de ansiedad generalizada o en un ataque de pánico, por ejemplo.

Sudoración nocturna por ansiedad: correlación con otros problemas psicológicos

Las personas que sufren de ansiedad social pueden experimentar hiperhidrosis repentina y profusa, percibida como una causa de vergüenza que, junto con otros síntomas físicos, con el tiempo puede conducir al aislamiento y estados de depresión . 

La persona también puede pasar noches en vela debido al calor, el sudor y la ansiedad. Al igual que ocurre con el temblor de ansiedad y la ansiedad nerviosa las situaciones muy emocionales pueden desencadenar reacciones físicas como sudores nocturnos y diurnos en el cuello u otras partes del cuerpo.

¿Existe una correlación entre los sudores nocturnos por ansiedad y la ansiedad de rendimiento? La sudoración por ansiedad de rendimiento es muy frecuente y quienes la padecen pueden encontrarse dándole vueltas a situaciones futuras antes de dormirse y durante la noche. Así, la ansiedad, el estrés y la sudoración nocturna pueden provocar insomnio, picores y sofocos.

ansiedad sudoracion nocturna
Foto de pexels

‍Sudores nocturnos y ansiedad: remedios 

Entre los remedios naturales que se pueden utilizar en caso de sudores nocturnos por ansiedad encontramos, en primer lugar, el uso de suplementos a base de salvia, que regulan y reducen la producción de sudor debido al estrés.

Sin embargo, para un mayor beneficio, es recomendable consultar a un especialista que sea capaz de investigar las causas de los sudores nocturnos relacionados con la ansiedad y que sugiera aprender estrategias de autorregulación como:

Terapia psicológica para tratar la ansiedad y sudoración nocturna

Cuando la ansiedad y el estrés provocan sudores nocturnos, y esto ocurre de forma recurrente y persistente, la hiperhidrosis puede ser incapacitante y conducir a la obsesión por sudar y exacerbar otros síntomas relacionados con los estados de ansiedad. Ir al psicólogo puede ser una solución eficaz. 

Con el apoyo de un especialista en problemas relacionados con los estados de ansiedad, se puede aprender a calmar la ansiedad y adquirir una mayor conciencia personal y confianza en uno mismo para intentar dejar atrás síntomas como los sudores nocturnos inducidos por la ansiedad, que hasta hace poco mermaban la calidad de vida.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos