Crecimiento personal

La pirámide de Maslow: una teoría que explica las necesidades humanas

La pirámide de Maslow: una teoría que explica las necesidades humanas
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
9.10.2023

En psicología, existen teorías que, con el tiempo, se convierten en pilares importantes para entender la naturaleza humana. Una de esas teorías es la pirámide de Maslow, una representación jerárquica de las necesidades humanas que ha sido esencial para comprender la motivación y la conducta de las personas.

Aunque no es perfecta y tiene sus detractores, esta teoría ofrece insights valiosos sobre cómo operamos y qué nos impulsa, ya sea en el ámbito educativo, laboral, empresarial o a nivel personal.

En este artículo, hablaremos de la pirámide de necesidades de Maslow, de sus niveles y de sus implicaciones prácticas y pondremos algunos ejemplos para saber cómo implementarla en el ámbito personal y profesional.

¿Qué es la pirámide de necesidades de Maslow y para qué sirve?

La pirámide de Maslow es una representación visual que desglosa la teoría de Abraham Maslow, referente de la psicología humanista, sobre la jerarquía de las necesidades humanas. Esta teoría, que ha sido fundamental en el campo de la psicología, propone que las personas tienen una serie de necesidades que buscan satisfacer en un orden específico. Pero, ¿qué dice la pirámide de Maslow? En su esencia, la pirámide destaca que las necesidades básicas, como la alimentación y el refugio, deben ser satisfechas antes de que podamos centrarnos en necesidades más complejas, como las relaciones y la autoestima.

La pirámide Maslow se compone de cinco niveles, cada uno representando un conjunto de necesidades. Estos niveles son: necesidades fisiológicas, necesidades de seguridad, necesidades de afiliación, necesidades de reconocimiento y necesidades de autorrealización. Estos 5 niveles de la pirámide de Maslow se explorarán en detalle en los siguientes apartados.

Ahora bien, ¿por qué es importante la pirámide de Maslow? Básicamente, esta herramienta no solo ayuda a los profesionales a comprender las motivaciones humanas, sino que también es esencial para cualquiera que busque entender sus propias necesidades y cómo satisfacerlas. La definición de la pirámide de Maslow se centra en la idea de que, para alcanzar la autorrealización o el crecimiento personal, primero debemos asegurarnos de que nuestras necesidades más básicas estén cubiertas.

¿Y para qué sirve la pirámide de Maslow? Desde un punto de vista práctico, la pirámide de Maslow nos sirve para comprender cómo nuestras motivaciones cambian a medida que satisfacemos nuestras necesidades. Por ejemplo, una persona que no tiene garantizada su seguridad física probablemente no estará motivada para buscar relaciones de pareja significativas o logros profesionales. Solo cuando esa necesidad de seguridad esté satisfecha, podría avanzar hacia las siguientes necesidades en la pirámide.

la teoría de las necesidades de maslow incluye la necesidad fisiológica de beber agua
Foto de Karolina Grabowska (Pexels)

La jerarquía de las necesidades de Maslow

Antes de entrar en la explicación de cada nivel de la pirámide, es importante entender que Abraham Maslow identificó cinco categorías de necesidades que, según él, todos los seres humanos buscan satisfacer. Estas necesidades básicas humanas las organizó en una jerarquía, y según el psicólogo cada nivel debe ser satisfecho antes de poder avanzar al siguiente. A continuación, veremos cuáles son los 5 niveles de la pirámide de Maslow.

Necesidades fisiológicas

Las necesidades fisiológicas son las más básicas y vitales para la supervivencia. Incluyen cosas como el aire, el agua, la comida y el sueño. Sin estas necesidades satisfechas, es casi imposible concentrarse en cualquier otra cosa (ni, prácticamente, sobrevivir). Son la base de la pirámide de Maslow y representan las necesidades básicas del ser humano.

Necesidades de seguridad

Una vez que nuestras necesidades fisiológicas están satisfechas, según la pirámide de Maslow, buscamos seguridad y estabilidad. Esto puede manifestarse como seguridad física, financiera o emocional. En este nivel, las personas buscan crear un ambiente estable y predecible en sus vidas.

Necesidades de afiliación

Con las necesidades básicas y de seguridad cubiertas, en el siguiente nivel las personas buscarían conexiones sociales y afectivas. Esto incluye amistades, relaciones familiares y amorosas. Se trata del deseo de pertenecer y ser aceptado por un grupo o una comunidad.

Necesidades de reconocimiento

Este nivel se refiere a la necesidad de autoestima y el reconocimiento de los demás. Las personas quieren sentirse valoradas y respetadas, y esto a menudo se manifiesta en la búsqueda de éxito y en la obtención de logros.

Necesidades de autorrealización

El nivel final de la pirámide es la autorrealización. Es el deseo de alcanzar nuestro máximo potencial y ser la mejor versión de nosotros mismos. Es una búsqueda constante de crecimiento personal y desarrollo.

Cuando las necesidades básicas o psicológicas de un individuo, como la seguridad o la afiliación, no se satisfacen, puede surgir un sentimiento de carencia o vacío, lo que puede contribuir a problemas como una baja autoestima, ansiedad o depresión. Además, la incapacidad de alcanzar las necesidades de autorrealización o reconocimiento también puede llevar a sentimientos de inadecuación o falta de propósito, aunque, por supuesto, depende de cada persona, de su nivel de autocuidado, sus circunstancias y el entorno en el que se desarrolla, entre otros factores.

Teoría de la motivación de Maslow

La teoría motivacional de Maslow se originó en la década de 1940 cuando Abraham Maslow presentó su modelo innovador sobre la jerarquía de las necesidades humanas. En su artículo semanal "A Theory of Human Motivation", publicado en 1943 en la revista Psychological Review, Maslow propuso que las personas están motivadas por una serie de necesidades que deben ser satisfechas en un orden específico, desde las más básicas hasta las más elevadas.

El modelo de Maslow contrasta con otras teorías motivacionales de la época, como las derivadas del conductismo, que se centraban principalmente en cómo los estímulos externos influían en el comportamiento humano. Mientras que estas teorías veían a las personas como seres reactivos, la perspectiva de Maslow las presentaba como individuos proactivos en busca de satisfacer sus necesidades internas.

Otras teorías motivacionales, como la teoría de la autodeterminación de Deci y Ryan, o la teoría bifactorial de Herzberg, también han abordado la motivación desde diferentes ángulos. Por ejemplo, Herzberg propuso que existen factores que pueden motivar a los empleados (factores motivadores) y factores que pueden desmotivarlos (factores de higiene). Aunque estas teorías ofrecen perspectivas interesantes, la pirámide de motivación de Maslow sigue siendo una de las más reconocidas y utilizadas en diversos campos, desde la psicología hasta la gestión empresarial.

Con todo, a pesar de su popularidad, ha habido críticas a la pirámide de Maslow. La opinión sobre la pirámide de Maslow no es unánime, ya que hay quien argumenta que la jerarquía de necesidades no es universal y puede variar según la cultura o el individuo. Otros señalan que las personas no siempre satisfacen sus necesidades en el orden propuesto por Maslow. Además, ha habido debates sobre si la autorrealización debería considerarse realmente una "necesidad" en el mismo sentido que las necesidades más básicas. 

Otras teorías motivacionales

Mientras que la pirámide de Maslow es ampliamente reconocida en el estudio de la motivación humana, existen otras teorías que ofrecen perspectivas complementarias y, en ocasiones, alternativas sobre cómo las personas se motivan y actúan en función de sus necesidades y deseos.

  • Pirámide de Maslow actualizada: a lo largo de los años, la pirámide de Maslow ha sido revisada y actualizada para reflejar una comprensión más moderna y matizada de la motivación humana. Algunos expertos han propuesto la inclusión de nuevas categorías, como las necesidades cognitivas y estéticas, o han reordenado la jerarquía basándose en investigaciones más recientes. Estas adaptaciones buscan hacer que la teoría sea más aplicable y relevante para el mundo actual.
  • Teoría bifactorial de Herzberg: también conocida como la teoría de los dos factores, Herzberg propuso que existen dos conjuntos de factores en el lugar de trabajo: los factores motivadores y los factores de higiene. Mientras que los factores motivadores están relacionados con la satisfacción y motivación intrínseca, como el reconocimiento y el logro, los factores de higiene se relacionan con el entorno de trabajo y, si están ausentes, pueden causar insatisfacción.
  • Pirámide de Maslow y Virginia Henderson: la autora de esta teoría motivacional, enfermera y teórica, identificó 14 necesidades básicas que son fundamentales para el cuidado de los pacientes, apoyándose en la pirámide de Maslow. Aunque su teoría se desarrolló principalmente para la enfermería, tiene aplicaciones más amplias, sugiriendo que las personas están motivadas para satisfacer estas necesidades esenciales, que van desde respirar y comer hasta comunicarse con otros y buscar la autorrealización.
  • Pirámide de Maslow y Kalish: aunque menos conocida que las anteriores, la teoría de Kalish es una variante de la de Maslow y se centra en el proceso de decisión de compra del consumidor. Propone que las decisiones de compra están influenciadas por una serie de factores, incluidas las necesidades y deseos del individuo, así como las influencias externas, como la publicidad y las opiniones de otros. Esta teoría ofrece una perspectiva sobre cómo las motivaciones pueden influir en las decisiones de los consumidores.

En conjunto, estas teorías ofrecen una visión amplia y con matices de la motivación humana. Aunque cada una tiene su propio enfoque y aplicaciones, todas subrayan la complejidad de los factores que impulsan nuestro comportamiento.

Ejemplos de la pirámide de Maslow

Ahora que ya hemos visto cuáles son las necesidades de la pirámide de Maslow, para entender mejor cómo funciona esta teoría motivacional, veamos algunos ejemplos prácticos.

A continuación, vamos a desgranar cada uno de los niveles de la pirámide de Maslow con ejemplos con los que cualquier persona puede identificarse:

  • Necesidad fisiológica: imagina a alguien que ha estado perdido en el desierto durante horas bajo un sol abrasador. Su principal preocupación será encontrar agua para saciar su sed. En situaciones menos extremas, después de un largo día de trabajo, uno podría sentir hambre y buscar una comida nutritiva. Estas son algunas manifestaciones de las necesidades fisiológicas, que son las más básicas y esenciales para nuestra supervivencia.
  • Necesidad de seguridad: cuando nuestras necesidades fisiológicas están cubiertas, buscamos seguridad y estabilidad. Piensa en una familia que busca mudarse a un vecindario seguro, o en alguien que ahorra dinero para tener un "colchón" financiero en caso de emergencias. Estos son ejemplos de cómo buscamos protegernos de posibles peligros o incertidumbres.
  • Necesidad de afiliación: con nuestras necesidades básicas y de seguridad satisfechas, nuestro enfoque se desplaza hacia la conexión social. Imagina a alguien que se muda a una nueva ciudad y busca grupos o ambientes para unirse y hacer nuevos amigos. O piensa en la importancia de las reuniones familiares y cómo nos esforzamos por mantenernos en contacto con seres queridos. Estos ejemplos reflejan nuestra necesidad innata de pertenecer y conectarnos con otros.
  • Necesidad de reconocimiento: una vez establecidas las conexiones sociales, buscamos ser valorados y reconocidos por nuestras habilidades y logros. Piensa en un artista que expone su obra en una galería, esperando recibir elogios, o en un empleado que trabaja duro para obtener un ascenso o un reconocimiento en su lugar de trabajo. Estos escenarios ilustran nuestra búsqueda de estima y respeto por parte de otros.
  • Necesidad de autorrealización: en la cúspide de la pirámide, una vez satisfechas todas las demás necesidades, estaría la autorrealización. Imagina a alguien que, después de años en un trabajo convencional, decide seguir su pasión y abrir su propio negocio, o a alguien que se embarca en un viaje espiritual para encontrar un propósito más profundo en la vida. Estos ejemplos de autorrealización en la pirámide de Maslow nos pueden ayudar a alcanzar nuestro máximo potencial y ser la mejor versión de nosotros mismos, tal y como se propone desde otros enfoques, como la psicología positiva y el foco que esta pone en las fortalezas personales.
El camino hacia la autorrealización de Maslow
Foto de James Wheeler (Pexels)

Aplicación de la pirámide de Maslow en empresas

Las empresas pueden utilizar la pirámide de Maslow para entender y satisfacer las necesidades de sus empleados y llevar a cabo una mejor gestión de conflictos entre sus empleados. Veamos cómo aplicar la pirámide de Maslow para empresas y en el ámbito laboral.

En primer lugar, las empresas pueden garantizar que las necesidades básicas en el ámbito laboral estén cubiertas, ofreciendo salarios justos que permitan una vida digna y condiciones de trabajo seguras. A continuación, es esencial fomentar un ambiente laboral estable y seguro, donde los empleados sientan que su puesto no está en riesgo constante. 

Una vez establecida esta base, las empresas pueden promover un clima laboral positivo y el trabajo en equipo, satisfaciendo así la necesidad de afiliación. Para abordar la necesidad de reconocimiento, es crucial ofrecer oportunidades de desarrollo profesional, reconocer los logros y proporcionar un feedback constructivo. Todas estas acciones pueden prevenir problemas psicológicos en el ámbito laboral, como el síndrome de burnout.

Finalmente, para la autorrealización, las empresas pueden ofrecer oportunidades para que los empleados asuman roles desafiantes, se involucren en proyectos significativos y tengan un sentido de propósito en su trabajo.

La pirámide de Maslow aplicada al marketing

La pirámide de Maslow también ha encontrado aplicaciones prácticas en el mundo del marketing, ofreciendo una estructura para entender las motivaciones del consumidor y diseñar estrategias más efectivas. Al comprender las necesidades de los consumidores en diferentes niveles de la pirámide, las marcas pueden crear mensajes y campañas que resuenen profundamente con su público objetivo. En ocasiones, se hacen ejercicios de la pirámide de Maslow para mejorar la identificación y priorización de las necesidades de cada consumidor, lo que proporciona a las marcas una visión más clara de las áreas que pueden necesitar más atención en sus campañas.

Por ejemplo, una campaña de publicidad para un producto alimenticio puede dirigirse a las necesidades fisiológicas, mientras que una campaña para un sistema de seguridad del hogar abordaría las necesidades de seguridad. El uso de redes sociales, por otro lado, también juega un papel en la satisfacción de las necesidades de afiliación y reconocimiento, permitiendo a las personas conectarse, compartir y recibir validación de sus pares.

En conclusión, la pirámide de Maslow no solo es una herramienta útil para comprender la psicología humana, sino que también es relevante para las marcas y los especialistas en marketing que buscan conectarse de manera genuina con sus consumidores. Al abordar las necesidades fundamentales y aspiracionales de las personas, las empresas pueden construir relaciones más sólidas y duraderas con su público, lo que se traduce en una mayor lealtad y éxito a largo plazo.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

Bullying: características, consecuencias y cómo afrontarlo

lee todos los artículos