Crecimiento personal

Cómo cuidarse a uno mismo: claves y beneficios

Cómo cuidarse a uno mismo: claves y beneficios
logo-buencocobuencoco- servicio del psicologia online
Buencoco
Servicio de psicología online
Publicado el
29/11/2022

¿Cómo llevas lo de cuidar de ti mismo o de ti misma? ¿Te dedicas tiempo? En este artículo hablamos de autocuidado, palabra conformada por auto, del griego αὐτο, que significa "propio" o "por uno mismo", y cuidado del latín cogitātus que significa "pensamiento". Si todavía relegas lo cuidarse a uno mismo, sigue leyendo y toma nota para aprender a cómo hacerlo. 

Cuidarse a uno mismo: ¿qué significa? 

Cuidarse a uno mismo o una misma significa escucharse para comprender las necesidades, quererse y pensar en el bienestar físico y mental. Para ello, es necesario reconocer el propio valor. Esto requiere tiempo, paciencia y la necesidad de aceptarse y quererse con las propias limitaciones y defectos.

En psicología, cuidarse a uno mismo se convierte en un principio fundamental para lograr el bienestar personal y social porque significa aceptarse. Trabajar la autoestima y el cuidado propio con gestos cotidianos que tengan en cuenta las necesidades personales, es un primer paso importante. 

Cuidarse a uno mismo puede parecer algo difícil, sobre todo para aquellas personas acostumbradas a dejar de lado sus propias necesidades y anularse a sí mismas para hacer sentir bien a los demás (por ejemplo, la familia, la pareja, las amistades). Por otra parte, dedicar tiempo a cuidarse a uno mismo es esencial porque desencadena un mecanismo virtuoso: cuidar de uno mismo para cuidar de los demás.

cuidar de ti misma
Fotografía de Pixabay

Consecuencias de no cuidarse

La importancia del autocuidado se entiende cuando conocen las consecuencias de no hacerlo. Cuando dejamos de cuidarnos y nos ponemos en segundo plano tendemos a olvidar cómo hacerlo y esto nos lleva a experimentar una sensación de vacío y tristeza difícil de explicar y llenar. ¿Qué ocurre cuando nos descuidamos?

  • Nos juzgamos de forma crítica. Pensamos que somos incompetentes y tememos no estar a la altura, no ser lo suficientemente buenos o buenas.
  • No nos sentimos "suficiente" y, en algunos casos, se puede llegar a experimentar la llamada atelofobia (un tipo de fobia específica en el que el afectado teme la imperfección).
  • Se le da vueltas al pasado, hay preocupación por el futuro y no se disfruta del momento presente.
  • Se pierde el poder de control sobre nuestra vida, como si las cosas no dependieran de nosotros. 

Cómo cuidarse: algunos consejos

Para sentirte bien contigo mismo/a, a veces, no se necesita tanto.

Aquí, te dejamos algunos consejos para empezar a cuidarte:

  • Tómate un momento diario solo para ti.
  • Aprende a perdonarte después de cometer un error.
  • Piensa en tus deseos y en lo que puedes hacer para mejorar tu vida.
  • Ejerce la inteligencia emocional, crea una armonía entre tu mente y las emociones.
  • Empieza a cuidar de tu cuerpo, tu mente y tus relaciones interpersonales.

Más claves para aprender a cuidarse de uno mismo a diario:

  • Planifica una rutina.
  • Sigue una dieta equilibrada.
  • Haz ejercicio, ya sabes…mens sana in corpore sano.
  • Ten una buena higiene del sueño (si sufres de insomnio consulta con un especialista).
  • Compra algo nuevo que desees desde hace tiempo.
  • Lee un buen libro.
  • Pasa tiempo en la naturaleza (la montaña o los beneficios del mar son buenos para la salud mental).
  • Da un paseo.
  • Reúnete con amigos.
cómo cuidar de ti misma
Fotografía de Pixabay

Cuidar de los demás

El autocuidado nos hace sentir bien y también nos permite cuidar de los demás. Quienes trabajan en profesiones de ayuda a otras personas, como el personal sanitario, los profesionales de la psicología, en el trabajo y asistencia social, lo saben bien: para cuidar de los demás, es necesario cuidarse a uno mismo. 

Si nos ocupamos de los demás sin pensar en nosotros mismos y sin recibir nada a cambio, nuestra energía se agota y acabamos sintiéndonos sobrecargados. Por eso es clave elegir relaciones que enriquezcan y hagan sentir bien, que devuelvan lo que damos en términos de tiempo y afecto. Cuidar de uno mismo y de los demás se convierte en una única acción para vivir con mayor serenidad y satisfacción. 

Lo más valioso que podemos dar a otras personas es nuestro tiempo y nuestra presencia con una sonrisa, un gesto, una palabra… Por eso es importante preguntar cómo podemos ayudar, escuchar sin juzgar y estar cerca de la otra persona. Todo esto se puede resumir trivialmente en una palabra: estar ahí. 

Tu bienestar psicológico más cerca de lo que crees

¡Habla con Buencoco!

Cuidar de uno mismo: lo que la psicología puede hacer

Cada persona, al menos una vez en su vida, ha sentido soledad, se ha sentido perdida, atascada y sin darse cuenta de lo que quiere y siente que es necesario. Es entonces cuando la persona siente que tiene un problema y no está bien, pero no sabe por dónde empezar para sentirse mejor y mejorar su vida. 

¿Qué mejor motor de cambio que iniciar un viaje de descubrimiento psicológico? También es una forma de cuidarse a uno mismo, porque permite obtener herramientas de crecimiento personal, trabajar la baja autoestima y aumentar el autoempoderamiento.

Ir al psicólogo puede ayudar a la persona a identificar sus necesidades y prioridades y, a través del reconocimiento de sus recursos, puede ayudarla a volver a florecer y a situarse de nuevo en el centro de su vida y a reactivar la capacidad de cuidar de sí misma. 

Te pueden interesar

Relaciones de pareja

Pérdida del deseo sexual: ¿qué nos está pasando?

Crecimiento personal

Inseguridad patológica: qué es y cómo afrontarla

Adultos jóvenes: el paso de adolescente a adulto

lee todos los artículos