Crecimiento personal

¿Miedo a no estar a la altura? ¡Manéjalo!

¿Miedo a no estar a la altura? ¡Manéjalo!
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
3.3.2023

Seguro que alguna vez has escuchado eso de "no estar a la altura" o peor aún, lo has experimentado. Pero, ¿no estar a la altura de qué? Hay quienes temen no estar a la altura de la maternidad o paternidad, quienes no sienten ser lo suficientemente buenos para un trabajo, quienes tienen miedo escénico por no sentirse capaces de hacer lo que otras personas sí hacen, quienes tienen miedo de no estar a la altura en el amor o incluso quienes tienen fobia a enamorarse (filofobia)… Sentimos miedo por ansiedad de rendimiento y, a veces, es precisamente ese miedo el que nos sabotea, nos hace sentirnos como un fraude y nos conduce a lo que temíamos: fallar.

¿Tienes miedo de no estar a la altura (atelofobia)? Pues entonces, este artículo puede desvelarte algunas cosas de tu interés.

Muchas personas, a lo largo de su vida, se enfrentan a situaciones en las que creen no ser lo suficientemente buenas. Si esto no se afronta y analiza, puede convertirse en la única forma que tiene la persona de (no) enfrentarse a las cosas y traer consigo:

  • Dolor y decepción.
  • Ataques de ansiedad (posible ansiedad social).
  • Atelofobia, es decir, el miedo a no ser suficiente.

Renunciar a cosas, situaciones, oportunidades y personas por miedo a no estar a la altura, a no tener éxito, puede conducir a fracasos que pueden aplastar nuestra energía vital e incluso al autosabotaje por pensar que no merecemos tener lo que tenemos.

Si vamos a la raíz de ese sentimiento de no estar a la altura encontraremos la autocrítica, es decir, la actitud de ser consciente de las propias limitaciones, equivocaciones y errores, aceptarlos y esforzarse por corregirlos o mitigarlos.

La autocrítica es una habilidad que tiene su origen en nuestras primeras relaciones:

  • Si se maneja de la manera correcta puede ayudarnos a mejorar como personas.
  • Si adquiere una connotación negativa puede ser devastadora y dificultar toda decisión y toda relación interpersonal. 

La autocrítica puede generar toda una serie de emociones, como rabia, tristeza, miedo, vergüenza, culpa y decepción. ¿Cuándo tienes miedo de no estar a la altura?

tener miedo de no estar a la altura de un trabajo
Foto de Pexels

Sentir no estar a la altura en un trabajo

El trabajo es uno de los ámbitos en los que las personas pueden tener miedo de no estar a la altura. Para los seres humanos, el trabajo es una necesidad primaria esencial, vivimos en comunidades y estamos biológicamente predispuestos a ejercitar nuestras capacidades y habilidades para lograr la aprobación personal y social.

En la sociedad actual, el trabajo supone un reto constante, mucho esfuerzo, dificultad y complejidad, tanto para encontrar un empleo como para mantenerlo, lo que en ocasiones puede provocar agotamiento laboral o síndrome de burnout. Pero precisamente, sentir no estar a la altura en un trabajo puede poner en peligro la propia carrera profesional

La inadecuación experimentada en el mundo laboral se convierte en una carga si temes perder tu trabajo o incluso si no sientes merecimiento por haberlo conseguido. El resultado de estos pensamientos puede disminuir tu rendimiento y la productividad, con las consiguientes consecuencias en el desempeño y el desarrollo (sabemosm, por el efecto Pigmalión, que las expectativas que tenemos sobre nosotros mismos o los demás pueden influenciar nuestras acciones). A menudo, no sentirse a la altura en el trabajo se asocia con el miedo al juicio de los compañeros, incluso al miedo a ser observado (escopofobia).

Esta creencia puede llevarte a no cambiar de trabajo por ese miedo a no estar a la altura de lo que se esperará. ¿Sabes que esto suele ocurrirle a personas que tienen tendencia a menospreciar sus propios logros y a ignorar su esfuerzo y compromiso con su carrera?

Para comprender y resolver este problema puede ser útil cultivar: 

  • el optimismo;
  • la autoestima;
  • el atrevimiento a situaciones nuevas y desconocidas. 

Es conveniente aprender a ver la novedad como una oportunidad para crecer, experimentar y mejorar. Tener miedo a no estar a la altura de las situaciones no ayudará a resolver el problema, sino que lo dificultará aún más.

Tener miedo a no estar a la altura en el amor

El sentimiento de no estar a la altura también puede surgir en el terreno de las relaciones y la sexualidad (ansiedad por rendimiento en la sexualidad) creando dificultades para establecer nuevas relaciones y entrando en un círculo vicioso, como por ejemplo: " no tengo amigos" porque no me siento a la altura, y ese mismo miedo es lo que te impide acercarte a nuevas personas.

¿Temes no ser suficiente para la otra parte o incluso no sientes que merezcas el amor? Las causas de pensar en no estar a la altura suelen encontrarse en los primeros años de vida y en el vínculo con la figura cuidadora de referencia. 

Cuando hablamos de la relación entre personas cuidadoras y niñez es inevitable hablar de estilos de apego.

El psicólogo estadounidense John Bowlby, quien teorizó sobre el apego, sostenía que “el apego es una parte integral del comportamiento humano desde la cuna hasta la tumba”.

Esto quiere decir que el estilo de apego que experimentamos en la infancia, desde el primer año de vida, define la estructura de personalidad de la persona en referencia a las relaciones que experimentará en la edad adulta.

Bowlby identifica cuatro estilos de apego:

  • Apego seguro, experimentado por aquellas personas que en su infancia pudieron separarse temporalmente de su madre (o la persona cuidadora) con la certeza de no ser abandonadas, permitiéndose explorar el entorno con seguridad y confianza.
  • Apego inseguro ambivalente, caracteriza a aquellos niños que muestran hipervigilancia hacia el contacto con la persona cuidadora y, en consecuencia, están poco atentos e involucrados con el entorno.
  • Apego evitativo inseguro, presente en niños que centran su atención en el juego y el entorno, evitando la cercanía y el contacto con la figura de referencia.
  • Apego inseguro desorganizado, que se presenta como consecuencia de traumas de la infancia, en parte provocados por cuidadores inestables y agresivos, que le han provocado más miedo que seguridad. 

Probablemente no estar a la altura de la pareja es un pensamiento de quienes aprendieron, en su niñez, un estilo de apego evitativo e inseguro, basado en la regla “me basto a mí mismo”. Consecuencias:

  • No sentirse a la altura de otra persona (en sentido amoroso).
  • No tener ganas de convertirse en la pareja de otra persona.
  • Dejar a una persona por creer no estar a la altura.

El miedo a no estar a la altura de amar o ser amado está influenciado por algunos de estos aspectos:

  • baja autoestima;
  • inseguridad;
  • miedo a fallar;
  • miedo al rechazo;
  • miedo al conflicto. 

Sentir no estar a la altura en una relación puede manifestarse en comportamientos de manipulación emocional y manías de control. Conocerte y comprenderte puede ayudarte a gestionar las relaciones interpersonales.

tener miedo a no estar a la altura en el amor
Foto de Pexels

No estar a la altura de la paternidad o maternidad 

Convertirse en padre o madre no es una elección fácil. No sentirse preparado para cuidar de un hijo es un sentimiento normal, especialmente cuando se consideran los desafíos del embarazo y la maternidad, que conllevan toda una serie de cambios en la persona y en la pareja. Depende de cómo estos se procesen puede desestabilizar la relación.

No sentirse a la altura de ser padres y el miedo a cometer errores que tarde o temprano puedan afectar al desarrollo psicológico y emocional de los hijos se ven alimentados además por el mito de "la madre o el padre perfecto", ¡algo que no existe!

El psicólogo británico Donald Winnicott ideó la teoría de la "madre suficientemente buena" (o "padres suficientemente buenos"). Winnicott sostenía que solo este tipo de madre es capaz de garantizar un buen desarrollo y crecimiento a sus hijos. 

La madre suficientemente buena posee, según Winnicott, una capacidad fundamental, la "preocupación maternal primaria", una habilidad que le permite:

  • Empatizar con el bebé. 
  • Reconocer e identificarse con sus necesidades.
  • Dar respuestas adecuadas.

Según su teoría, se trata de una capacidad que se desarrolla lentamente ya durante el embarazo y que permite a la madre crear un entorno de contención para su hijo, en el que éste se siente seguro y protegido, sin que, no obstante, sea consciente de ello.

Tener miedo de no estar a la altura a consecuencia de una enfermedad

Convivir o tener una relación cercana con una persona enferma muchas veces implica la incapacidad de encontrar las palabras adecuadas. El diagnóstico de una enfermedad no solo nos despierta temor y preocupación, sino que desencadena una serie de mecanismos de identificación, activa nuestros miedos a enfermar y morir y, en los casos más graves, incluso da lugar a ataques de pánico y otros trastornos más graves.

Estos temores nos llevan a creer que necesariamente tenemos que encontrar qué decir. Sin embargo, no solo nos comunicamos con palabras, también lo hacemos a través de nuestro cuerpo y nuestro comportamiento, lo que a veces nos lleva a enviar mensajes contradictorios a la persona que tenemos delante. 

Todas estas situaciones son normales. Estar al lado de una persona enferma y, en general, enfrentarse a la enfermedad, puede despertar una serie de emociones y sentimientos que nos hacen pensar no estar a la altura. A mayor preocupación por no estar haciendo lo suficiente, mayor dificultad para hacer algo.

tener miedo a no estar a la altura
Foto de Pexels

¿Por qué no me siento a la altura?

El filósofo Nietzsche habla de la existencia de dos tipos de personas: 

  • Los insensatos, quienes nacen con seguridad en sí mismos, como si ya hubieran recibido desde el inicio una alta autoestima.
  • Los escépticos, quienes son conscientes de que la seguridad, la confianza y la autoestima requieren un largo proceso de construcción y discusión y representan una conquista personal más que un don ya presente al nacer.

Trabajar la autoestima y la confianza en uno mismo es importante. Para ello, tenemos que enfrentarnos a las pruebas que nos pone la vida e intentar superarlas. Cuando nos alejamos de las experiencias por miedo a no tener éxito, será cada vez más frecuente sentir no estar a la altura de nada ni nadie. 

Las consecuencias de una baja autoestima:

  • Miedo a defraudar las expectativas de los demás.
  • No sentirse igual a los demás, por considerar que falta atractivo, inteligencia, cultura, simpatía… 
  • Miedo al juicio de los demás, incluso en las acciones más simples y triviales de la vida cotidiana.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

Ante estos miedos, la persona puede poner en marcha una serie de mecanismos útiles para sentirse protegida, que construyen un círculo vicioso que alimenta, en lugar de sofocar, el sentimiento de no estar a la altura. 

Cómo superar el tener miedo de no estar a la altura  

En psicología, la idea de no sentirse a la altura suele ser un problema estrechamente relacionado con la autoestima. Como hemos visto, la baja autoestima conduce a la inseguridad y a la desconfianza en el propio potencial y en las propias capacidades y, en consecuencia, la inseguridad continuada hace descender el nivel de autoestima. Es muy feo sentir no estar a la altura. ¿Qué hacer frente a esto?

Como puedes intuir por todo lo que te hemos contado hasta ahora, el primer paso para sentir más seguridad y no caer en la trampa de pensar en no estar a la altura es aumentar la autoestima.

En algunos casos, el miedo a no estar a la altura puede estar relacionado con trastornos de la personalidad, como el trastorno evitativo de la personalidad, donde los individuos tienden a evitar situaciones sociales por miedo a la crítica o el rechazo. No obstante, aunque este miedo sea consecuencia de un rasgo de personalidad, en cierto modo estable y duradero, es posible superarlo y quienes se ocupan del bienestar mental saben que la mejor estrategia suele ser hacer que la persona se centre en los éxitos que ha logrado en su vida.

Muchas personas inseguras tienden a comparar sus propias capacidades con las de los demás. A la larga, la persona que adopta este tipo de comportamiento tiende a sentirse inútil, incapaz de hacer lo que los demás esperan de ella. Cuando no te sientas a la altura, concéntrate:

  • En lo bueno que estás haciendo.
  • En tus capacidades.
  • En los éxitos y objetivos que has alcanzado.

Esto no solo te ayudará a aumentar tu autoestima, sino a afrontar la vida con mayor confianza y serenidad.

El miedo a no estar a la altura no tiene por qué negarse, sino que puede comprenderse y afrontarse mediante un mayor autoconocimiento.  En la base de este miedo se encuentra la falta de reconocimiento de las propias capacidades, una mala imagen propia que se ha ido construyendo y cristalizando a lo largo del tiempo, probablemente alentada también por señales y mensajes percibidos en el entorno a los que se les ha dado y se les sigue dando validez y te hacen sentir inseguridad.

Pedir ayuda psicológica significa cuidar de uno mismo y aprender más sobre las formas en que nos movemos por el mundo. ¿Aún tienes dudas? En Buencoco la primera consulta cognoscitiva es gratuita, ¡prueba!

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos