Fobias

Amaxofobia: ¿te conduce el miedo?

Amaxofobia: ¿te conduce el miedo?
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
12.4.2023

Tienes que coger el coche para ir a buscar aquel encargo que hiciste. Has mirado la ruta más de una vez para saber cómo llegar (te entran nervios o miedo a conducir por sitios nuevos) y ahora estás ahí, en tu coche con el corazón acelerado y las manos sudando porque estás a punto de girar la llave del contacto. ¿Y si hay un embotellamiento y se te hace tarde para regresar? Tienes miedo a conducir de noche, así que eso te angustia…

¿Qué te está pasando? Pues quizás lo desconoces, pero tienes amaxofobia o miedo a conducir. En esta entrada de blog, hablamos de la fobia a conducir

¿Qué es la amaxofobia?

¿A qué tienes miedo si padeces de amaxofobia? Etimológicamente, la palabra amaxofobia proviene del griego ἄμαξα ('amaxa' «carro») y φόβος ('fóbos' «temor») así que, como ya hemos avanzado, amaxofobia significa miedo irracional a conducir.  Es uno de los tipos de fobias llamadas específicas  y comparte ciertos síntomas con la talasofobia (miedo al mar), la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) y la acrofobia (miedo a las alturas).

Es habitual escuchar en personas conductoras noveles “me he sacado el carnet y me da miedo conducir”,  pero la amaxofobia es un tipo de miedo muy intenso  que nada tiene que ver con aquel que se suele tener cuando se está aprendiendo a conducir o con la falta de práctica.

Tenemos que distinguir entre lo que es miedo y lo que es fobia. El miedo es algo común y una reacción natural en el ser humano. Obviamente cuando una persona es novata tiene que perder miedo a conducir e ir dejando poco a poco atrás la inseguridad e ir ganando confianza. El miedo es una experiencia adaptativa ante situaciones u objetos que implican un peligro real, mientras que una fobia es un temor a situaciones o cosas que no son peligrosas y que para la mayoría de las personas no supone un problema. 

Por ejemplo, sin llegar a la amaxofobia,  es normal que, en determinadas ocasiones, a las personas nos surja ante el volante:

  • miedo a conducir con lluvia, nieve o temporal…
  • miedo a conducir solas;
  • miedo a conducir por ciudad;
  • miedo a conducir por autopista;
  • miedo a conducir por autovía;
  • miedo a conducir por carretera (sobre todo aquellas con muchas curvas o en obras…);
  • miedo a conducir por viaductos y túneles.
miedo a conducir
Foto de Pexels

¿Entonces qué es amaxofobia y qué no es? Hay expertos que consideran que se puede tener fobia a conducir un coche o moto en diferentes grados. Por ejemplo, hay personas que conducen a diario, pero que son incapaces de hacerlo fuera de los trayectos conocidos,  o conducen por zonas rurales, pero tienen un miedo desmedido e incapacitante  a conducir por autopistas o autovías, mientras que en grados más altos hay personas que solo de verse en un coche ya se bloquean

Por otro lado, hay quienes creen que solo se puede hablar de amaxofobia cuando a la persona este miedo la incapacita para la conducción. No solo es que tiene miedo a conducir, sino que la idea de pensar en coger un vehículo ya la aterra y teme todo aquello que esté relacionado con ir en coche o moto, aunque sea como copiloto o acompañante. 

¿Sabías que según un estudio de la Fundación CEA, la amaxofobia la sufren en España más del 28% de los conductores? Un 55% de mujeres y un 45% de hombres, aunque según la misma fuente, como la conducción históricamente se ha identificado más con el género masculino, a los hombres les cuesta más reconocer que tienen problemas de ansiedad o miedo a conducir. Así que, si te identificas con este problema, no te sientas mal porque es más común de lo que parece.

Por qué me da miedo conducir:  causas de la amaxofobia

La mayoría de las fobias específicas se remontan a un acontecimiento de activación específico que por lo general suele ser una experiencia traumática o estresante.

En el caso de la amaxofobia, las causas son complejas. A veces, no hay razones que estén muy justificadas y hablamos de una situación idiopática (irrupción espontánea o de causa desconocida), pero de forma usual, este irracional miedo a conducir se ha relacionado con los siguientes motivos:

  • Haber tenido un accidente previo o alguna mala experiencia conduciendo.
  • Tener ansiedad asociada a algún otro problema.

En referencia a la primera causa, en muchas personas este miedo se da en un grado bajo tras la mala experiencia o el accidente; en otras se acaba convirtiendo en una fobia a la conducción y, por tanto, abandonan el coche o moto. Por eso, lo ideal es que quienes detecten señales inicien un tratamiento precoz  para evitar dejar de coger el vehículo.

En ocasiones, detrás del temor a conducir puede haber miedo a perder el control, un miedo que puede no solo limitarse a la conducción, sino que también puede afectar a otras áreas de la vida, provocando una ansiedad significativa.

Si volvemos al estudio de la Fundación CEA, que mencionamos al inicio, dicen haber descubierto que al miedo a conducir le preceden  más los problemas de ansiedad que la amaxofobia. Además, el estudio afirma que cada vez es mayor el número de personas que se ven afectadas por este miedo siendo la causa principal algún cuadro de ansiedad como, por ejemplo, claustrofobia, agorafobia y acrofobia entre otros. 

Hay conductores que han sufrido un ataque de pánico o ansiedad mientras conducían y eso genera miedo a que vuelva a ocurrir mientras se está en el coche.  Es aquí, cuando dependiendo de la persona, surgen diversas reacciones: optar por dejar de conducir o sobrellevar el tema y conducir solo si se va en compañía de un copiloto. ¿Es esta una solución para conducir sin miedo? Que una persona tenga miedo a conducir sola e intente ir siempre acompañada acabará siendo un problema en lugar de una solución, ya que hará que se vaya sintiendo más insegura y acabará aumentando su sensación de incapacidad.  

Si no se toman medidas y se intenta seguir como si no sucediese nada puede llegar un momento en el que se tenga una crisis al volante con los síntomas más frecuentes del miedo a conducir:

  • sudoración
  • palpitaciones
  • malestar general…

y esto pone en riesgo no solo su vida sino la del resto de las personas.

causas amaxofobia
Foto de Pexels

Amaxofobia: síntomas principales

Podemos hablar de los siguientes síntomas:

  • Síntomas cognitivos: miedo intenso,  pensamientos y sensación de que algo horrible va a suceder y no  se va a poder escapar de esa situación. 
  • Síntomas conductuales: la persona cree que no podrá reaccionar ante cualquier situación y se bloqueará.
  • Síntomas fisiológicos: ansiedad extrema, temor y pánico que desencadena falta de aliento, respiración rápida, ritmo cardíaco irregular, náuseas, sequedad de boca, sudoración excesiva, temblores, dificultad para hablar…

Cuando hablamos de fobia a conducir también hay que tener en cuenta que en los casos más graves el principal síntoma es la evitación, es decir no coger el vehículo aun a riesgo de que eso suponga un quebradero de cabeza con los desplazamientos.

Cómo superar la amaxofobia

A continuación, te damos algunos consejos para perder el miedo a conducir. A los miedos es importante plantarles cara para no dejar que la fobia condicione tu vida.

¿Cómo perder el miedo a conducir? Entre los trucos para perder el miedo a conducir

más populares está el de coger el vehículo por lugares conocidos y hacer pequeños tramos para ir cogiendo confianza. Es importante la constancia. Para que funcione debes hacerlo seguido, y ten en cuenta que aunque es posible que al principio te parezca que no avanzas y tengas días peores que otros, vencer el miedo a conducir es posible. Poco a poco podrás ir aumentando el nivel. La exposición gradual se ha revelado eficaz en el tratamiento de otros tipos de fobias específicas como la fobia a las palabras largas o la aviofobia, así que confía y a por ello.

También hay técnicas y ejercicios para superar la amaxofobia que pueden ayudarte. Por ejemplo, cuando aparecen los pensamientos intrusivos que te hacen perder confianza puedes concentrarte en alguna palabra neutra y repetirla (como si de un mantra se tratara) o tararear una canción… El objetivo es bloquear estas ideas catastrofistas.  

La respiración siempre ayuda a gestionar la ansiedad. Puedes coger aire en cuatro tiempos, retenerlo en siete y exhalar en ocho, despacio y durante 1 o 2 minutos antes de salir de casa o cuando estés parado en un semáforo… Esto te servirá para intentar neutralizar la situación.

tratamiento amaxofobia
Foto de Pexels

Tratamiento de la amaxofobia

Curar la amaxofobia es posible con el tratamiento adecuado. Ir al psicólogo y empezar terapia para perder el miedo a conducir te ayudará a lo siguiente:

  • Trabajar la fobia cognitivamente: ¿qué es lo que te da miedo?, ¿un fallo en  el coche?, ¿tener un accidente?, ¿quedar atrapado en un túnel? , ¿la autopista?
  • Entrenar técnicas de relajación para contrarrestar la ansiedad que conlleva una fobia.
  • Cambiar la percepción de la amenaza con una exposición gradual enfrentándose progresivamente a lo que le da miedo.

Uno de los tratamientos que da buenos resultados es la terapia breve estratégica y la técnica de la peor fantasía en la que se pide al  paciente que se aísle cada día durante media hora y que trate de llevar a la mente todas sus peores fantasías respecto a sus miedos, fobias u obsesiones, en este caso puede ser el miedo a conducir después de aprobar el carnet, el  miedo a conducir por ansiedad,  el miedo a conducir moto etc.

Además, en nuestro país, cada vez hay más centros de formación vial que han incorporado cursos específicos para personas con amaxofobia con ayuda psicológica para asimilar la fobia a conducir y tratar de cambiar el relato viendo la conducción como  una experiencia que resulte neutra. También puede ser de gran ayuda para quienes se plantean “quiero aprender a conducir pero me da miedo” es decir para quienes tienen miedo a sacarse el carnet de conducir.

Piensa que la única manera de vencer el  miedo a conducir es enfrentarse a él.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

Bullying: características, consecuencias y cómo afrontarlo

lee todos los artículos