Masturbación en el embarazo: ¿es segura su práctica?

Masturbación en el embarazo: ¿es segura su práctica?
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
6.3.2024

La masturbación femenina durante el embarazo es un tema que genera curiosidad y preguntas, tanto desde el punto de vista de la salud como del bienestar psicológico. 

El embarazo es un periodo de cambios físicos y emocionales intensos y puede influir en la experiencia sexual de la mujer, incluyendo su deseo y sus prácticas de masturbación. En este sentido, el hecho de explorar la masturbación en el contexto del embarazo ofrece a muchas mujeres una oportunidad para entender cómo disfrutar de su sexualidad de manera segura y placentera, atendiendo a las recomendaciones médicas y a sus propias necesidades y preferencias. 

A continuación, hablamos de masturbación y embarazo. Abordamos la cuestión de si es posible practicarla de forma segura, de sus beneficios y de los posibles riesgos de masturbarse durante el embarazo.

¿Puede una mujer embarazada masturbarse?

La masturbación durante el embarazo es un tema que surge de forma espontánea en la sexualidad femenina, especialmente en este periodo de transformación tan significativo. Es evidente que el deseo sexual puede aumentar durante el embarazo debido a una mayor circulación sanguínea en la zona pélvica, lo que hace que el aparato genital sea más sensible y, por ende, que los orgasmos se intensifiquen.

Además, la masturbación en el embarazo no solo permite a la mujer mantener una actividad sexual placentera sin necesidad de penetración, sino que también actúa como un mecanismo de relajación ante los numerosos cambios que experimenta su cuerpo y mente, y también como una práctica para combatir la ansiedad en el embarazo

Los expertos en sexología destacan que la masturbación manual puede favorecer la dilatación vaginal, preparando el cuerpo para el momento del parto. Además, se ha observado que durante el segundo y tercer trimestre del embarazo (especialmente las últimas semanas o el último mes), la frecuencia de la masturbación puede aumentar significativamente debido a las fluctuaciones hormonales, si bien esto es bastante variable entre mujeres.

Ahora bien, es importante respetar la individualidad de cada mujer, sus deseos y su relación con su cuerpo durante el embarazo. Hay mujeres que experimentan un incremento en el deseo sexual, pero otras pueden no sentirlo en la misma medida, influenciadas por factores físicos, como las náuseas, o psicológicos, como la ansiedad o la inconformidad con los cambios corporales. La clave reside en la libertad y en respetar las decisiones personales sobre la sexualidad.

Una mujer embarazada puede masturbarse
Foto de Jonathan Borba (Pexels)

Beneficios de la masturbación en el embarazo

Durante el embarazo, muchas mujeres se preguntan si es bueno masturbarse o si, por el contrario, es malo y no debería hacerse. Lo cierto es que la evidencia y los expertos sugieren que masturbarse en el embarazo es bueno (o puede serlo en la mayoría de las ocasiones), ya que ofrece numerosos beneficios para la salud y el bienestar psicológico.

A continuación, detallamos los beneficios de la masturbación durante el embarazo:

  • Disminución del estrés: la masturbación libera endorfinas, hormonas que utiliza nuestro cuerpo de forma natural que pueden ayudarnos a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

  • Mejora del sueño: alcanzar el orgasmo promueve una sensación de relajación profunda, facilitando un sueño más reparador, especialmente valioso cuando la mujer tiene insomnio o dificultades para conciliar el sueño por las molestias típicas del embarazo.

  • Alivio de molestias y dolores: específicamente, puede aliviar malestares comunes del embarazo como náuseas, dolor lumbar y ciática.

  • Fortalecimiento del suelo pélvico: las contracciones musculares durante el orgasmo tienen un efecto positivo en el suelo pélvico, preparándolo para el parto y la recuperación posparto.

  • Mejora de la relación de pareja: la práctica de la masturbación, ya sea sola o en compañía de la pareja, puede mejorar la intimidad y el entendimiento mutuo.


En conclusión, podemos decir que, en general, es bueno masturbarse estando embarazada, ya que contribuye significativamente al bienestar emocional y físico, desmontando el mito de que es mala la masturbación en el embarazo. Ahora bien, como veremos a continuación, es importante seguir algunas recomendaciones para que la masturbación sea segura.

Empieza a cuidar de tu salud mental con ayuda de un psicoterapeuta

Inicia el cuestionario

¿Cómo masturbarse durante el embarazo?

Si has llegado hasta aquí es posible que te hagas la siguiente pregunta: ¿cómo masturbarse estando embarazada? 

Para asegurar una experiencia segura y placentera es importante adoptar prácticas que respeten las necesidades únicas de tu cuerpo durante este tiempo especial. Existen distintas formas de masturbarse en el embarazo. La masturbación manual, enfocándose en el clítoris donde se concentran la mayoría de las terminaciones nerviosas, es una manera efectiva y segura de lograr placer sin introducir objetos en la cavidad vaginal. Esta técnica no solo es segura, sino que también permite una conexión íntima contigo misma, ya que es posible explorar las sensaciones placenteras sin riesgos adicionales.

Además, aunque la masturbación se considera segura durante un embarazo de bajo riesgo, es importante tomar ciertas precauciones para minimizar cualquier riesgo. La utilización de juguetes sexuales requiere una higiene impecable para evitar infecciones, y se debe prestar atención a la elección de productos libres de bisfenol A y con materiales poco porosos y fáciles de limpiar. 

La masturbación debe realizarse con cuidado para evitar pequeños desgarros que puedan introducir bacterias y causar infecciones, particularmente preocupantes durante el embarazo. Mantener las uñas cortas y limpias y considerar el uso de guantes puede ofrecer una protección adicional. En caso de dudas o si se presentan condiciones de riesgo, consultar con un profesional médico es siempre el mejor recurso para garantizar la seguridad y el bienestar tanto de la madre como del bebé en desarrollo.

Es normal masturbarse en el embarazo
Foto de Andreza Vasconcelos (Pexels)

Riesgos de la masturbación en embarazadas

Durante el embarazo, ciertas condiciones de alto riesgo y complicaciones pueden requerir que se evite la masturbación como medida de precaución para proteger tanto a la madre como al feto. Situaciones como la presencia de placenta previa, un cuello uterino debilitado, sangrado vaginal, antecedentes de parto prematuro, o cualquier diagnóstico que indique un riesgo de parto prematuro, pueden hacer que el médico aconseje limitar o evitar completamente la actividad sexual, incluida la masturbación. 

En este sentido, es fundamental seguir las indicaciones médicas específicas, ya que en estos casos, los orgasmos, que provocan contracciones uterinas, podrían desencadenar trabajo de parto prematuro o complicaciones adicionales. También es recomendable consultar con un profesional sanitario en caso de que exista una masturbación compulsiva o si esta práctica forma parte de un problema de mayor envergadura (como la adicción al sexo y otros trastornos sexuales).

Con todo, es importante señalar que en un embarazo de bajo riesgo, los orgasmos pueden provocar contracciones leves en el útero, pero estas no son perjudiciales para el feto y no suelen causar parto prematuro ni complicaciones. Estas contracciones son similares a las que pueden ocurrir después de una relación sexual o incluso durante exámenes médicos.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

Esquizofrenia: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Mujeres y sexo: la sexualidad femenina

lee todos los artículos