Problemas familiares

¿Por qué un hijo adulto rechaza a su madre? Claves para entenderlo y superarlo

¿Por qué un hijo adulto rechaza a su madre? Claves para entenderlo y superarlo
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
10.8.2023

La relación entre padres e hijos es, sin lugar a dudas, uno de los lazos más profundos y esenciales que se forjan a lo largo de la vida. Desde los primeros momentos de cuidado y apego hasta las complejidades de la etapa adulta, este vínculo se nutre de experiencias compartidas, aprendizajes y, en ocasiones, dificultades propias del día a día y de la convivencia.

Sin embargo, hay situaciones en las que, sorprendentemente, un hijo adulto rechaza a su madre. Esta circunstancia, que puede ser devastadora para cualquier progenitor, plantea preguntas como: ¿por qué un hijo adulto rechaza a su madre? o ¿por qué hay hijos que no quieren a su madre?. En una tesitura así, es natural buscar respuestas que traten de explicar el porqué.

En este artículo, exploraremos las posibles causas detrás de este comportamiento y cómo abordarlas, teniendo en cuenta que cada relación es única y que las razones pueden variar ampliamente entre familias. 

“Mi hija no me quiere”: cuando un hijo te desprecia

¿Puede haber hijos que no quieren a su madre? Suena terrible, pero es algo que ocurre. La sensación que se puede llegar a vivir cuando un hijo te desprecia puede ser una de las experiencias más desgarradoras y desconcertantes. Esa sensación de rechazo puede surgir de diversas fuentes y manifestarse de diferentes maneras. A menudo, detrás de frases como "mi hija no me quiere" o "mi hijo de 30 años me odia", hay historias personales y emociones complejas que necesitan ser entendidas y abordadas con especial cautela y consideración.

Las experiencias pasadas, los malentendidos o incluso los problemas de salud mental pueden ser algunas de las causas subyacentes que expliquen por qué hay hijos adultos que odian a sus padres o les desprecian. 

Si alguna vez te has preguntado: “¿por qué mi hijo adulto no me habla?” O si en algún momento has experimentado esa sensación tan frustrante que se siente cuando un hijo adulto te desprecia, esto puede ser indicativo de problemas de comunicación que se han arrastrado desde la infancia o adolescencia.

Estos problemas pueden haberse exacerbado con el tiempo, llevando a sentimientos más intensos que pueden dar lugar a pensamientos como "mi hijo me odia" o "mi hija adulta me rechaza". Si bien no es fácil lidiar con estas emociones, máxime cuando provienen de un ser querido, es esencial comprender que, muchas veces, el desprecio no es un reflejo directo de tus acciones como madre, sino el resultado de una serie de factores y circunstancias específicas. Por este motivo, no tiene sentido autoflagelarse sin entender previamente las motivaciones que hay detrás de este tipo de conductas y formas de sentir.

¿Por qué una hija adulta rechaza a su madre?
Foto de Craig Adderley (Pexels)

¿Qué hacer si mi hijo me ignora, me rechaza o no me quiere?

Ahora bien, ¿qué hacer cuando un hijo adulto no te quiere? ¿Qué hacer cuando tu hija te desprecia o cuando tus hijos adultos no te valoran? La clave está en abordar el problema con empatía, paciencia y, si es necesario, buscar la intervención de un profesional de la salud mental como un psicoterapeuta o un psicólogo online que pueda ayudar a reconstruir las relaciones familiares. Hay veces que lo hemos intentado todo y la situación nos supera, y cuando esto ocurre no hay nada de malo en buscar apoyo externo.

Con todo, podemos poner en marcha algunas estrategias que han demostrado ser útiles cuando un hijo adulto te ignora o te rechaza. Una buena comunicación basada en la asertividad, el establecimiento de límites claros y el apoyo mutuo son fundamentales para reconstruir y fortalecer la relación madre hija. Y, sobre todo, es importante entender que, aunque el camino hacia la reconciliación puede ser largo y difícil, con el esfuerzo y la comprensión adecuados, es posible recuperar y fortalecer ese vínculo familiar tan especial.

“No soporto a mi madre”: cuando el hijo adulto se rebela

Las relaciones de amor-odio no son unidireccionales; los sentimientos de odio o rechazo de un hijo a su madre existen de la misma forma que a la inversa. La relación entre madre e hijo es compleja y multifacética, y no siempre está exenta de conflictos y tensiones. A medida que los hijos crecen y buscan su propia identidad, es posible que surjan sentimientos de rechazo o descontento hacia la figura materna. Esto es algo con lo que muchas familias conviven cuando los hijos transitan el paso de la adolescencia a la edad adulta (adultos jóvenes).

Frases como "no aguanto a mi madre" o "no quiero a mi madre" son expresiones de estas emociones, que pueden ser el resultado de una serie de factores y experiencias acumuladas a lo largo de los años por las que los hijos perciben a sus progenitoras como madres tóxicas, en cierto sentido. Hay hijos adultos que se preguntan: ¿por qué no siento amor por mi padre o por mi madre? ¿Por qué se siente rechazo hacia la madre? Aunque puede ser una duda que genera gran inquietud (porque parece que va contra natura), hallar respuestas puede suponer un alivio y es el primer paso para afrontar estos problemas.

Algunos de los motivos más comunes detrás de estos sentimientos son:

  • Percepción de falta de comprensión o apoyo: la sensación de que la madre no entiende o no apoya las decisiones o sentimientos del hijo/a puede ser muy frustrante.

  • Expectativas no cumplidas: hay veces que las presiones o las expectativas de la madre no se alinean con los deseos o aspiraciones del hijo/a. Cuando esto ocurre es posible que se generen sentimientos de rechazo y la relación entre los miembros de la familia se deteriore.

  • Diferencias generacionales: los conflictos derivados de las diferencias en valores, en creencias o en estilos de vida entre distintas generaciones pueden ser también un motivo de conflicto.

  • Conflictos no resueltos: hay problemas familiares o conflictos del pasado sin resolver que pueden influir en la relación entre padres e hijos. Los problemas de celos, la posesividad o tendencia a querer controlar a los hijos, pueden ser algunos de los motivos que subyacen al desprecio y el rechazo hacia el padre o la madre.

Estas razones pueden llevar a la persona a hacerse preguntas como "¿por qué no soporto a mi madre?" o "¿por qué siento rechazo hacia mi madre?". Para responder a estas cuestiones es esencial entender que estos sentimientos, aunque pueden llegar a ser muy intensos, a menudo son el reflejo de una necesidad de espacio, independencia o simplemente un deseo de ser escuchado y validado. No tienen por qué reflejar un odio visceral o un rechazo real.

Es importante que las madres reconozcan y respeten estos sentimientos, evitando tomarlos como un rechazo personal. En lugar de ello, es más útil abrir canales de comunicación, buscar comprender las preocupaciones y los sentimientos de sus hijos y, si es necesario, buscar ayuda psicológica profesional para mediar y mejorar la relación. 

¿Cómo superar el desprecio de un hijo?

Superar el desprecio o rechazo de un hijo no es fácil y muchas veces requiere una dosis extra de comprensión y paciencia para averiguar qué hay detrás de este comportamiento. Hay muchas personas que no asumen que puede haber hijos que no quieren a sus madres, pero es una realidad y como tal debe afrontarse. 

Cuando un hijo trata mal a su madre o cuando un hijo no quiere saber nada de sus padres, la respuesta del progenitor suele ser de confusión y dolor, ya que a veces no se entiende bien por qué ocurre y qué lleva a su hijo adulto a comportarse de este modo. Sin embargo, es esencial abordar estas situaciones con empatía y buscar soluciones constructivas. Cuando un hijo te adulta

Aquí te presentamos varios consejos útiles para resolver conflictos entre padres e hijos adultos que derivan de comportamientos como el desprecio de un hijo a su madre:

  • Comunicación abierta: si tu hijo no quiere hablar contigo, es importante darle espacio, ser paciente y buscar oportunidades para abrir canales de comunicación sin presionar. Hablar sobre cuestiones como por qué hay hijas adultas que odian a su madre o por qué una hija rechaza a su madre puede ser incómodo, pero es necesario abordarlo con amplitud de miras y flexibilidad. Para ello es necesario trabajar la escucha activa para favorecer una comunicación más empática y comprensiva.

  • Reconocimiento y validación: cuando un hijo adulto te hace sufrir, puedes llegar a reaccionar de forma desaforada e impulsiva. Sin embargo, es importante pararse a pensar, reconocer y validar los sentimientos de tu hijo, incluso si no estás de acuerdo con ellos. Hay hijos adultos que rechazan a sus padres por una serie de motivos que pueden ser legítimos. Por eso, validar lo que sienten es un primer paso necesario para reconstruir la confianza.

  • Educación emocional: si tu hijo te ignora, muéstrate empática y enséñale algunas claves sobre inteligencia emocional y responsabilidad afectiva. Quizás, ayudarle a comprender y gestionar sus propias emociones puede ser clave para resolver vuestros conflictos y modificar su comportamiento.

  • Establecer límites claros: para poner límites a un hijo adulto, es esencial establecer expectativas claras, mantener una comunicación abierta y ser consistente en la aplicación de las consecuencias.

  • Tiempo y espacio: en ocasiones, cuando un hijo no quiere saber nada de su madre lo que puede haber detrás es una exigencia legítima de más tiempo y espacio para uno mismo. Ser una buena madre con hijos adultos implica respetar su independencia y fomentar su desarrollo vital autónomo.

  • Participar en actividades conjuntas: realizar actividades juntos, como hobbies o actividades grupales, puede ser una buena manera de reconectar y fortalecer el vínculo entre padres e hijos.

  • Apoyo profesional: si sientes que el diálogo no es suficiente o hay problemas más profundos, como cuando una hija siente rabia contra la madre y estalla en ira constantemente, considera buscar la ayuda de un psicoterapeuta especialista en terapia familiar.

Enfrentar el desprecio de un hijo, especialmente en situaciones donde los hijos adultos rechazan a sus padres, puede ser una experiencia desgarradora, pero con comprensión, paciencia y el apoyo adecuado, es posible superarlo y reconstruir una relación saludable y basada en el respeto.

Recuerda que puedes contactar con nuestro equipo de psicólogos y psicólogas si te encuentras en una situación de este tipo. Solo tienes que completar este cuestionario para que podamos analizar en profundidad tu caso e iniciar un tratamiento personalizado.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos