Ansiedad

Megalofobia: el miedo a las cosas grandes

Megalofobia: el miedo a las cosas grandes
logo-unobravo
Buencoco
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Artículo revisado por nuestra redacción clínica
Publicado el
5.1.2023

¿Sientes ansiedad cuando estás cerca de alguna cosa grande, como un avión, un camión, un monumento o incluso un edificio enorme? En ese caso, quizás sufras de megalofobia, un tipo de fobia específica menos conocida para la mayoría.

Las fobias pueden ser muy limitantes e interferir en la vida cotidiana de quienes las padecen. ¿Cuándo podemos hablar de fobia? Cuando sentimos un miedo irracional y desmesurado hacia algo (aunque no represente un peligro real, como puede ser el miedo a los espacios abiertos o a aquellos cerrados, en el caso de quienes padecen claustrofobia, o la fobia a las palabras largas...) y evitamos a toda costa entrar en contacto con ello. 

En este artículo te contamos los síntomas, las causas y el tratamiento para la megalofobia.

Tipos de fobias

Hay tres tipos de fobias:

Cuando una fobia se manifiesta como una ansiedad intensa dirigida hacia un objeto o situación concreta nos encontramos ante una fobia específica, como es el caso del trastorno psicológico conocido como megalofobia.

A su vez, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, clasifica las fobias específicas por subtipos:

  • Fobia a los animales (zoofobia, que incluye, por ejemplo, el miedo a las arañas y la fobia a los insectos).
  • Fobia a la sangre, las heridas, las inyecciones o los vómitos (emetofobia).
  • Fobia relacionada con el entorno natural (tormentas, alturas o el mar, como en la talasofobia).
  • Fobia situacional (a los aviones, los ascensores o las multitudes, como en la enoclofobia).
  • Otros tipos de fobias (como la amaxofobia, la acrofobia, la tanatofobia).

Además, de las fobias específicas más comunes mencionadas, hay personas afectadas por otro tipo de fobias específicas más raras, como la tripofobia (miedo a los patrones repetitivos).

Qué significa megalofobia

Mega significa grande y fobia significa miedo, por lo tanto, la megalofobia es el miedo a lo grande.

que es la megalofobia
Fotografía de Oleksandr Pidvalnyi (Pexels)

Megalofobia: los síntomas

Si bien el concepto de tamaño es relativo, hay cosas que todas las personas tenemos claro que son de grandes, como una grúa, un rascacielos, un barco o algunas montañas. 

Quienes tienen fobia a las cosas de gran tamaño sienten terror ante estos objetos y experimentan en su presencia diversos síntomas:

  • ataques de pánico o ansiedad;
  • sudoración excesiva;
  • mareos;
  • náuseas
  • respiración irregular;
  • ritmo cardíaco acelerado.

Ejemplos de megalofobia

Algunas fobias derivadas de la megalofobia:

  • miedo a los árboles grandes;
  • miedo a las montañas muy grandes;
  • miedo a los grandes edificios y casas, y en general a las grandes construcciones como grandes edificios y rascacielos; 
  • miedo a los grandes monumentos (obeliscos, fuentes, etc.);
  • miedo a las grandes estatuas;
  • miedo a las grandes máquinas;
  • miedo a los grandes barcos.

Por lo tanto, cualquier cosa que tenga grandes dimensiones puede desencadenar una intensa reacción física y psicológica que desembocará en episodios de miedo irracional. 

megalofobia causas
Fotografía de Matthew Barra (Pexels)

Megalofobia: las causas 

El miedo a las cosas grandes, como ocurre con otras fobias, puede estar relacionado con una combinación de factores. Por ejemplo:

  • traumas previos sufridos por la persona;
  • comportamiento en respuesta a los padres y cuidadores o aprendido de ellos;
  • una vulnerabilidad temperamental a experimentar trastornos de ansiedad con mayor intensidad.

Las fobias no siempre se diagnostican. A menudo ocurre que la persona que la sufre adopta un comportamiento evitativo que, si bien en un principio parece proporcionarle alivio, en realidad desencadena un mecanismo dañino que llega a minar su autoestima.

De hecho, evitar el objeto o situación de lo que genera fobia no solo contribuye al autoconvencimiento de estar experimentando un peligro real, sino de que no se está a la altura de afrontarlo. 

Tratamiento para la megalofobia

Algunas fobias resultan complicadas de tratar porque no son provocadas por algo concreto, sino por temas más abstractos. Sin embargo, siempre es posible ir al psicólogo y ponerse en tratamiento. En el caso de la megalofobia, una fobia específica, la terapia, sin duda, será de gran ayuda.

Cuando una fobia altera el curso normal de la vida y la rutina diaria de una persona, es necesario buscar ayuda

En el caso de la megalofobia, imagina que en el recorrido hacia el trabajo hay zonas de grandes edificios, ¡o peor!, que la oficina del trabajo de tus sueños esté en un rascacielos, que tus vacaciones se vean limitadas por miedo a ir en un barco etc., un psicólogo puede ayudarte a tratar una fobia. 

Megalofobia y terapia cognitivo-conductual

Entre las terapias psicológicas utilizadas, una de las más frecuentes para el tratamiento de la megalofobia, y las fobias en general, es la terapia cognitivo-conductual. En este tipo de enfoque se utiliza, por ejemplo, la técnica de exposición. La persona se expone gradualmente a la situación u objeto que le genera miedo, con el objetivo de reducir progresivamente la ansiedad que le evoca. 

La técnica de exposición se adapta a distintos tipos y grados de fobia y puede realizarse tanto en exposición en vivo, exposición en imaginación, exposición en realidad virtual... Por ejemplo, en el caso de la megalofobia, el paciente no tiene por qué enfrentarse a objetos grandes durante la terapia. 

Así, se pone en práctica la exposición imaginativa, en la que el paciente imagina precisamente que está en presencia del objeto fóbico y lo describe con la mayor precisión posible. Según el caso, la exposición puede ser gradual (la persona se expone a situaciones que evocan niveles crecientes de ansiedad) o por inundación o implosión.

Las técnicas más utilizadas en psicoterapia para tratar una fobia incluyen:

Como hemos mencionado, la fobia surge de la asociación de un objeto o situación con emociones como la ansiedad y el miedo. Iniciar terapia ayudará a comprender mejor este mecanismo y acompañar a la persona que sufre de fobia hacia una mayor toma de conciencia para gestionar y superar el problema.

Un psicólogo online Buencoco puede guiarte en este recorrido. Para empezar, basta con rellenar el cuestionario y realizar la primera consulta cognitiva gratuita y sin compromiso, después elige si empiezas o no la terapia.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Madres tóxicas: aprende a identificarlas y lidiar con ellas

Astenia: cuando una siesta no es suficiente

Los trastornos psicosomáticos: cuando el cuerpo habla

lee todos los artículos