Fobias

Hafefobia: el miedo al contacto físico

Hafefobia: el miedo al contacto físico
logo-buencocobuencoco- servicio del psicologia online
Buencoco
Servicio de psicología online
Publicado el
11/1/2023

Recibir o dar un abrazo, una caricia o un apretón de manos son gestos de afecto y estima que todas las personas, o casi todas, realizamos espontáneamente. Sin embargo, hay para quienes el contacto físico puede provocar un malestar tan intenso que acaba traduciéndose en una fobia.

Sin duda, la experiencia de la pandemia ha dejado huella en cada uno de nosotros y ha cambiado nuestras relaciones, en especial en lo que respecta al contacto físico, que, con el distanciamiento social, se volvió casi inexistente. Sin embargo, es importante distinguir entre la ansiedad que se siente a causa del virus y la fobia al contacto físico, una afección que no se basa en el hecho objetivo del contagio, sino en causas psicológicas específicas.

Pero, ¿quién rechaza un abrazo? ¿Hay personas que no quieren ser tocadas? En psicología, el miedo al contacto físico se conoce como hafefobia o afefobia (el término todavía no ha sido recogido por la RAE en ninguna de sus dos formas). Hafefobia viene del griego “haphé” que significa tacto y “phobos” que significa miedo o temor. Por lo tanto, la hafebobia o afefobia se define como el miedo a ser tocado o a tocar.

El contacto físico en la psicología

Ahora que hemos definido el significado de hafebobia, hagamos mención a la importancia del contacto físico. En psicología, el contacto físico es un elemento significativo de la comunicación emocional no verbal. Es una de las principales formas de interacción entre las personas, favorece las relaciones y contribuye a la regulación emocional del individuo. 

Y aquí, entra el sentido del tacto, el que nos pone en contacto con el mundo y lo que nos rodea. El tacto nos puede transmitir muchas emociones, como revelan las investigaciones realizadas por el neurocientífico M. Hertenstein y su equipo.

El experimento pretendía averiguar si solo a través del tacto era posible comunicar y reconocer algunas de las principales emociones, como por ejemplo:

  • la ira y la rabia
  • la tristeza;
  • el amor;
  • la simpatía.

Los resultados no solo confirmaron la hipótesis del grupo de investigación, sino que también mostraron cómo cada gesto se asocia a un tipo de emoción (una caricia, por ejemplo, se asocia al amor y la compasión, mientras que un toque tembloroso al miedo).

Sin embargo, para una persona con fobia la contacto físico el tacto puede volverse problemático y desencadenar miedos irracionales e incontrolados, de ahí que sea una fobia.

afefobia que es
Foto de Alex Green (Pexels)

Las causas de la hafefobia o afefobia

La bibliografía científica sobre la hafefobia es escasa. ¿Por qué tan poco interés por quienes tienen fobia al contacto físico y por sus posibles causas? Lo que observamos en el ámbito clínico es que a menudo la hafefobia no se presenta como un problema en sí mismo, sino más bien como un síntoma secundario de otras afecciones, como son:

  • trastornos de la personalidad como el trastorno por evitación;
  • trastornos del espectro autista;
  • trastornos postraumáticos.

De hecho, una de las causas más frecuentes de la hafefobia se encuentra en los traumas y la violencia en la infancia, como los abusos sexuales (hafefobia por agresión sexual), que pueden provocar una somatización tan fuerte que se desencadene el miedo al contacto físico.

Una investigación realizada por la Universidad de Liverpool destaca la importancia del contacto físico entre madre e hijo para el desarrollo del yo corporal y, en consecuencia, del yo psicológico. En psicología, el miedo al contacto físico también puede tener su origen en un estilo de apego inseguro en la infancia. 

Los niños y el contacto físico

En el caso de los niños o niñas que rechazan el contacto físico, rara vez se puede hablar de hafefobia, que suele manifestarse en la edad adulta. Lo más probable es que hayan sufrido traumas con sus compañeros o en contextos como equipos deportivos y grupos de juego, o acoso escolar.

Este rechazo también puede ser un signo de búsqueda de independencia de los padres o un ataque de celos debido a la llegada de un hermanito.

Tu bienestar psicológico más cerca de lo que crees

¡Habla con Buencoco!

Síntomas de la hafefobia

La hafefobia o afefobia puede ser una manifestación de un trastorno de ansiedad, que puede revelarse con los siguientes síntomas:

  • sudoración excesiva;
  • taquicardia;
  • temblor de ansiedad;
  • náuseas;
  • síntomas psicosomáticos como dermatitis o picores.

En términos psicológicos, los síntomas que una persona con hafefobia puede experimentar con mayor frecuencia pueden ser:

  • ataques de ansiedad;
  • evasión;
  • melancolía;
  • ataques de pánico.

Además de estas reacciones psicológicas causadas por la hafefobia, también se puede experimentar agorafobia, ansiedad social y problemas con la sexualidad.

síntomas hafefobia afefobia
Foto de Polina Zimmerman (Pexels)

Hafefobia en las relaciones

En varios foros dedicados a la hafefobia, podemos leer varias dudas expresadas por los usuarios sobre el fobia al contacto físico, las emociones que provoca la sensación de ser tocado y sobre la hafefobia en la intimidad.

Entre las preguntas y dudas más frecuentes están:

  • ¿Por qué tengo miedo de que me toquen?
  • Me molesta que me toque mi marido, ¿qué puedo hacer?
  • ¿Por qué no quiero que me toquen?
  • ¿Por qué me molesta que me toque mi novio?
  • ¿Por qué tengo miedo al contacto físico con mi pareja?

La fobia al contacto físico con los demás, con un chico o una chica, así como el miedo a la intimidad física, cuando hablamos de hafefobia puede hacer que una relación amorosa sea realmente problemática. 

En estos casos, podemos hablar de "hafefobia íntima", es decir, el miedo que se desencadena cuando el contacto afecta a las partes consideradas más íntimas y personales. De hecho, la intimidad es la base de la relación de pareja, y la hafefobia, con el consiguiente miedo a la intimidad, puede comprometer el equilibrio hasta el punto de provocar verdaderas crisis de pareja

Si la búsqueda del contacto físico, desde el punto de vista de la psicología, puede aportar beneficios considerables, para una persona con fobia al contacto físico se hace extremadamente problemático experimentar el sexo y el amor sin sentir ansiedad y miedo, y la atracción que siente por la otra persona no siempre le ayuda a superar esta fobia, porque se pierde la intimidad emocional.

 ¿Cómo superar el miedo al contacto físico? ¿Cuáles son los remedios para la fobia al contacto físico?

La terapia te ayuda a superar tus miedos

¡Habla con Buencoco!

La cura para la hafefobia

¿Cómo curar la hafefobia o afefobia? Uno de los remedios más eficaces para el tratamiento de esta fobia es la terapia psicológica. Además de las causas mencionadas, también puede ocultarse el sentimiento de vergüenza y el miedo a no sentirse a la altura.

No existe un test científico para la hafefobia, pero es posible, a través de abordajes psicoterapéuticos específicos, trabajar la fobia al contacto físico identificando las causas que han provocado el miedo al contacto físico y las estrategias más adecuadas para que la persona pueda afrontarla. 

La terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, puede guiar al paciente con fobia al contacto físico a superar el problema utilizando la técnica de la exposición, es decir, sometiendo gradualmente al paciente al estímulo fóbico (la terapia con mascotas puede ser una herramienta excelente para combatir el miedo al contacto físico).

Con un psicólogo online Buencoco, experto en fobias y trastornos de ansiedad, se pueden comprender las razones que llevan a la persona con fobia al contacto físico a sentirse incómoda con su pareja y con el resto y se aprende a gestionar el miedo al contacto físico con otras personas.

Te pueden interesar

Relaciones de pareja

Pérdida del deseo sexual: ¿qué nos está pasando?

Crecimiento personal

Inseguridad patológica: qué es y cómo afrontarla

Adultos jóvenes: el paso de adolescente a adulto

lee todos los artículos