Fobias

Aracnofobia: el miedo a las arañas

Aracnofobia: el miedo a las arañas
logo-buencoco
Buencoco
Servicio de psicología online

Artículo revisado por nuestra redacción clínica

Publicado el
20/3/2023

¿Ver un insecto por pequeño que sea te produce malestar? Si la respuesta es sí, podríamos estar hablando de zoofobia o fobia a un animal. ¿Y que genera ese miedo cuando es irracional? Pues una ansiedad extrema al ver, por ejemplo:

  • insectos (entomofobia);
  • arañas (aracnofobia);
  • serpientes (ofidiofobia);
  • pájaros (ornitofobia);
  • perros (cinofobia).

Entre estas fobias, la aracnofobia, la fobia a las arañas,  es una de las más comunes y suele aparecer durante la infancia o la adolescencia. El miedo a las arañas se clasifica entre los tipos de fobias específicas, donde incluimos algunas otras que nada tienen que ver con los animales:

Descubrimos qué es la aracnofobia, por qué se tiene fobia a las arañas y cómo superarla. 

aracnofobia el miedo a las arañas
Foto de Rodnae Productions (Pexels)

Aracnofobia: significado‍

La palabra aracnofobia tiene una etimología derivada del griego: ἀράχνη, aráchnē, 'araña' y φόβος, phóbos, 'miedo'. El significado de aracnofobia es literalmente 'tener miedo a las arañas'.

La fobia a las arañas puede presentarse como una sensación de asco (como es el caso de la tripofobia, que, aunque no es realmente una fobia, provoca un profundo asco por los objetos con agujeros) o como un miedo intenso e irracional que puede hacer que la persona evite el objeto temido, limitando su autonomía. En ocasiones, quienes no padecen fobias menosprecian o desvalorizan la experiencia de quien sí las padece. 

Sin embargo, la fobia a las arañas puede llegar interferir en las actividades normales de la persona aracnofóbica, limitando su calidad de vida por llevarla a renunciar a actividades recreativas como un paseo por el campo o unas vacaciones en un camping.

Aracnofobia: significado y causas psicológicas del miedo a las arañas 

¿Es innato el miedo a las arañas? Intentamos comprender de dónde viene la fobia a las arañas y por qué tanta gente les teme. Un estudio publicado en Frontiers in Psychology señala que el miedo a arañas y serpientes es innato a nuestra especie y que la aracnofobia tiene una explicación evolutiva, ligada a instintos de supervivencia. 

Los científicos señalan que lo que hoy nos repugna era un peligro para la supervivencia de nuestros antepasados. Las arañas, en particular, se consideraban portadoras de infecciones y enfermedades. Durante la Edad Media, por ejemplo, se creía que eran responsables de la peste negra y que sus mordeduras, venenosas, causa de muerte. Pero, ¿se nace con fobia a las arañas o se desarrolla?

¿La aracnofobia es genética?

¿Está presente el miedo a las arañas desde el nacimiento? Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas investigó los orígenes de esta aversión en bebés de seis meses -demasiado pequeños para haber desarrollado ya una fobia a estos animales-, y señaló que la aracnofobia también está determinada por componentes genéticos, por tanto, puede existir un "miedo innato" a las arañas:

"Una predisposición genética a una amígdala hiperactiva, importante para la estimación del peligro, puede significar que una mayor 'atención' hacia estas criaturas se convierta en un trastorno de ansiedad".

A los niños y niñas se les mostraron imágenes de arañas, flores, serpientes y peces y, mediante un sistema de seguimiento ocular por infrarrojos, se observó que la dilatación de las pupilas aumentaba cuando miraban imágenes que representaban arañas y serpientes, a diferencia de cuando miraban imágenes que representaban flores y peces.

Un estudio sobre la asociación entre el miedo y la percepción de la aracnofobia demostró que ese miedo también está vinculado a una percepción visual alterada del animal. Los picos más altos de fobia correspondían a estimaciones del tamaño de las arañas superiores a su tamaño real.

Los miedos, a menudo útiles aliados en la protección contra el peligro, pueden llegar a ser irracionales y basarse en la interpretación que damos a la realidad. Por eso, mientras algunas personas se aterrorizan otras permanecen indiferentes.

fobia a las arañas
Foto de Mart Production (Pexels)

¿Cuántas personas sufren aracnofobia?

La fobia a las arañas se considera un trastorno real y, como hemos dicho, se incluye en la categoría de fobias específicas del DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), en el apartado de trastornos de ansiedad. 

Un estudio de David H. Rakison, de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh, demuestra que la aracnofobia afecta al 3,5% de la población y que "las mujeres son cuatro veces más propensas que los hombres a tener miedos y fobias a estas, pero no a otros estímulos".

¿Por qué son más propensas a la fobia a las arañas las mujeres? Probablemente, como argumenta la citada investigación, las razones pueden ser:

  • "Que la transmisión social de miedos y fobias sea más común o promovida entre las mujeres que entre los hombres".
  • "Que el mecanismo del miedo de las mujeres a las serpientes y las arañas sea mayor porque las mujeres han estado más expuestas a estos animales en el curso de la evolución (por ejemplo, durante el cuidado de los infantes, o mientras buscaban y recolectaban alimentos)"
  • "Que ser mordida por una serpiente o una araña fuese algo que afectase más a las mujeres”.

Quienes tienen fobia a las arañas, ¿también temen a las telarañas?

El miedo a las arañas no suele limitarse a la visión del insecto, sino que está estrechamente relacionado con las delicadas obras arquitectónicas que tejen con gran paciencia: las telarañas. Este miedo puede esconder la angustia de verse atrapado en una de ellas y que resulte difícil escapar.

Aracnofobia: los síntomas

Los síntomas de la fobia a las arañas son bastante variables y las reacciones pueden ser diferentes, dependiendo también de la gravedad del trastorno. En algunos casos, el miedo a las arañas puede desencadenarse con solo ver una fotografía o un dibujo del arácnido. Algunos de los síntomas más comunes:

  • aumento de los latidos del corazón (taquicardia);
  • sudoración;
  • náuseas y temblores;
  • trastornos gastrointestinales;
  • mareo o vértigo;
  • dificultad para respirar.

Las personas con fobia a las arañas también pueden desarrollar ansiedad anticipatoria y, al anticiparse a la situación temida, adoptar conductas de evitación. La reacción fóbica, en los casos más extremos, puede incluso provocar ataques de pánico reales y posible agorafobia.

miedo a las arañas aracnofobia
Fotografía de Pexels

Aracnofobia y sexualidad

A propósito de los miedos, Freud escribió: "Toda fobia se remonta a una angustia infantil y es una continuación de ella, aun cuando tenga un contenido diferente y deba, por tanto, denominarse de otro modo". ¿Cómo se interpreta la aracnofobia en psicoanálisis?

La araña, representada como un objeto negro y peludo que a menudo se esconde en grietas, tiene un valor simbólico positivo y otro negativo en función de cómo se interpreten sus características. 

Como símbolo positivo, la araña indica laboriosidad, diligencia, precisión y resistencia. En cambio, es un emblema negativo porque es venenosa y puede evocar especulaciones de muerte. 

En términos psicoanalíticos, la aracnofobia tiene causas psicológicas llenas de referencias a la relación con la madre, por lo que la fobia a las arañas, para Freud, está vinculada a lo femenino. Junto a la necesidad/deseo del objeto amoroso, existe un impulso a eliminarlo para ser libre de vivir la propia vida de forma autónoma. 

En estas personas, la araña, que suscita angustia y repugnancia, se asocia al órgano sexual femenino, con referencia al vello púbico y al miedo a verse privado de una sexualidad adulta y autónoma, lo que sitúa la aracnofobia entre las fobias "relacionadas con el amor".

Miedo a las arañas durante la infancia

Como hemos visto anteriormente, niños y niñas -incluso de muy corta edad- reaccionan de forma diferente ante las imágenes de arañas que ante las que representan otros temas. La infancia es una época muy importante para enseñar a gestionar y afrontar los miedos y preparar a los niños y niñas para hacer frente a las ansiedades que puedan encontrar a lo largo de su vida.

En el caso del miedo a las arañas durante la infancia, puede ser útil trabajar para comprender qué es lo que realmente asusta: el aspecto del animal, la forma en que se mueve el arácnido, el hecho de que pueda picar o morder, o lo que sea. 

Para ayudar a afrontar el miedo a las arañas, mostrar imágenes o vídeos en los que aparezcan estos animales puede ayudarle a reconocer que no suponen una amenaza real.  

Las personas adultas deben intentar comprender por qué las arañas asustan al niño o niña y controlar su propio comportamiento, evitando alejarse rápidamente en presencia de un animal inofensivo y, del mismo modo, mostrando excesiva comodidad para no dar a este miedo una atención y validación indebidas.

Pruebas sobre la fobia a las arañas 

¿Cómo puede saber si padece aracnofobia? Mediante el uso de pruebas de evaluación es posible hacerse una idea concreta del alcance de la propia fobia. En el caso de la aracnofobia, las pruebas suelen basarse en preguntas específicas que le ayudan a describir la reacción ante la visión de una araña o un tipo específico de araña. 

Se puede pedir a la persona que imagine una situación fóbica con una araña, intentando obtener una imagen bien definida de la circunstancia temida. Será importante obtener una descripción precisa y nítida de la araña, identificando los diferentes aspectos que pueden definir al animal, por ejemplo: 

  • el tamaño;
  • el color;
  • los movimientos;
  • la velocidad. 

Un valioso apoyo para obtener una representación vívida de la situación lo proporciona la realidad virtual, que permite simular los escenarios que provoca la fobia a las arañas, hasta llegar al contacto directo con ejemplares reales. 

Las pruebas, sin embargo, no permiten realizar un diagnóstico real, por lo que una consulta con un especialista será esencial para un análisis preciso de la situación.

Tratamiento de la aracnofobia: terapia psicológica para el miedo a las arañas

¿Cómo tratar la fobia a las arañas? Superar la aracnofobia es posible. Si el comportamiento patológico se prolonga durante más de seis meses, es aconsejable ir al psicólogo.

La aracnofobia puede provocar: 

  • Malestar al estar al aire libre.
  • Cambios en las relaciones sociales.
  • Ataques de pánico.
  • Algún tipo de manifestación psicosomática, como picores frecuentes en la nariz.

Un tratamiento de terapia psicológica puede ser útil para por ejemplo:

  • Entender qué esconde la fobia a las arañas.
  • Comprender de dónde procede el miedo a las arañas.
  • Poner de relieve el comportamiento disfuncional de quienes tienen fobia a las arañas.
  • Aliviar el malestar que produce la aracnofobia.
  • Aprender a gestionar los estímulos ansiógenos provocados por la fobia.
fobia a las arañas
Foto de Liza Summer (Pexels)

Enfoques terapéuticos para superar el miedo a las arañas

A continuación detallamos algunas de las terapias y tratamientos más habituales para tratar la aracnofobia:

Psicoterapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual, realizada de forma presencial, con un psicólogo online o con un psicólogo a domicilio, puede ayudar a la persona a gestionar y afrontar el miedo a las arañas reduciendo los pensamientos desagradables asociados a este terror. 

Algunas técnicas cognitivas, como el uso del modelo ABC, la reestructuración cognitiva y la exploración de los pensamientos que afloran en el momento de tensión, pueden utilizarse como apoyo durante la exposición a la situación temida.

Terapia de exposición y desensibilización

Los estudios demuestran lo siguiente:

La terapia de exposición es uno de los enfoques terapéuticos más exitosos y consiste en presentarle a la persona repetidamente la situación u objeto fóbico en un entorno seguro. La desensibilización permitirá al paciente desarrollar una tolerancia a la situación aterradora, fomentando la adquisición de nuevos recuerdos que puedan sustituir a los angustiosos. 

Aunque la eficacia de las terapias de exposición ha sido demostrada por varios estudios científicos, no siempre quienes padecen una fobia deciden someterse al tratamiento. En este contexto, las nuevas aplicaciones de tecnología basadas en la realidad virtual podrían mejorar la aceptación de las terapias de exposición.

Las investigaciones sobre realidad virtual han demostrado que, en el caso de fobias específicas como la aracnofobia, el uso de la realidad aumentada produce resultados similares a los obtenidos en condiciones de exposición reales. De hecho, según Steven Novella, neurólogo estadounidense y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, aunque la persona sea consciente de que se enfrenta a una realidad virtual, reacciona como si estuviera inmerso en la realidad real.

Remedios farmacológicos para superar la fobia a las arañas

Investigadores de la Universidad de Amsterdam, según se recoge en el estudio publicado en Biological Psychiatry, han descubierto que el uso del fármaco propranolol puede ayudar a cambiar la reacción de las personas que tienen una fobia específica, en este caso la aracnofobia. 

Sin embargo, este fármaco se administró a una muestra de personas demasiado pequeña para poder generalizar los resultados. 

Teniendo en cuenta las herramientas mencionadas hasta ahora, podemos concluir que el uso de las nuevas técnicas en el tratamiento de las fobias, además de las terapias tradicionales, podría tener varias ventajas, incluyendo menores costes y disponibilidad para un mayor número de pacientes.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede remplazar el diagnóstico de un profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

Te pueden interesar

Conociendo la psicología positiva

¿Qué es la vigorexia y por qué no se debe subestimar?

Cada cuánto ir al psicólogo y cuántas sesiones de psicología son necesarias

lee todos los artículos